VALOR DEL TIEMPO

0
45
El valor del tiempo

El valor del tiempo

En cuanto transcurren los días y se atesoran experiencias siempre valiosas para el Espíritu ansioso de aprendizaje, el tiempo se encarga de dar cumplimiento a su labor, en torno de la cual van surgiendo poderosas oportunidades, todas útiles al quehacer humano.

Con el tiempo, el filete de agua que nace entre las piedras de la montaña imponente, llega al mar convertido en caudaloso río que es portador de vida o de muerte, dependiendo del lecho que conformó con su tenaz persistencia…

Con el tiempo, la semilla desprendida de la planta de origen, transportada por el viento, golpeada por la lluvia y casi calcinada por el sol, cae en medio del surco abierto y se transforma en el seno de la tierra, en árbol, flor y fruto, cumpliendo su ciclo evolutivo y también proporcionando vida…

Con el tiempo, el mineral que duerme en lo recóndito de la piedra, despierta vibrátil, para luego de sufrir la purificación del fuego, se convierta en la viga maestra de la construcción edilicia, proporcionando seguridad, trabajo, vida…

Así también el espíritu humano, con el tiempo, tras profundas caídas y sufrimientos en el crisol del dolor y recuperándose en el amor, adquiere la seguridad de su destino: el Padre Creador…

Y superando etapas reencarnatorias –unas dolorosas, otras de aprendizaje, todas de progreso– alcanza la iluminación interior, comprendiendo su inmortalidad y persiguiendo hasta el infinito la perfección, condición sine-qua-non, para la cual fue creado.

Bendice, pues, las horas difíciles que hoy te atormentan, ya que con el tiempo conocerás la felicidad que otorga la conciencia libre de ataduras con la retaguardia…

(Valor del tiempo; extraído de la obra PROSIGAMOS. Dictado por el espíritu Cosme Mariño, a través de la mediumnidad psicográfica de Juan Antonio Durante).

Mensaje publicado por gentileza y autorización expresa del Consejo Espirita Internacional (C.E.I.), quien posee los derechos de autor de esta obra.

Publicidad solidaria gratuita