Editorial

SE HA IDO UN AMIGO: HOMENAJE A JUAN ANTONIO DURANTE  

            Hace unos días, se nos ha ido un amigo. Porque para muchos de nosotros, personas y grupos tanto de todo el continente Americano, como de Europa, era considerado un buen amigo, una de esas personas entrañables y queridas que dejan su sello especial por donde quiera que van.
            Juan Antonio Durante, supo transmitir el ideario espírita, esta doctrina que tan dentro llevaba. Porque el espiritismo, hay que llevarlo dentro; no se trata de aprenderlo, de conocer que existe un más allá, unas leyes, que existe la posibilidad de comunicarse con los seres queridos, no, el espiritismo es para vivirlo y sentirlo, y como Juan Antonio pocos conocemos que lo hayan vivido e interiorizado tanto.
            Es por eso, que este amigo, este hermano, nos ha calado tanto, porque en cada visita, supo transmitirnos esa esencia, ese algo invisible que hace que cada idea, que cada palabra, nos llegue adentro y abra las puertas de nuestro espíritu, y nos de ese impulso y esa fuerza necesaria que siempre vigorizaba nuestras almas y nos alentaba a continuar en este camino de siembra y de esfuerzo personal en pos de las dos facetas que son inseparables al espiritismo verdadero; la mejora moral de uno mismo y el compromiso de saber transmitirlo y divulgarlo.
            Juan era un trabajador incansable, dedicó toda su vida a la divulgación del espiritismo; allí donde le requerían; allá que se presentaba; sin importarle los kilómetros, las estaciones de tren, los aeropuertos, las incomodidades los sacrificios, etc. Renunció a todo en su vida, en pos de un ideal. Era un espiritista convencido, vocacional; un obrero de la buena nueva, uno de esos espíritus que enseguida captaron lo que es el espiritismo, los tiempos en que vivimos y la necesidad de volcar todos sus esfuerzos en pro de ser una herramienta de trabajo en favor del plano espiritual.
            Ha muchos de nosotros han de llamar a nuestras puertas varias veces; han de darnos serios avisos de parte del mundo espiritual para que dejemos las cosas materiales y dediquemos nuestras vidas al compromiso adquirido antes de encarnar. Ha Juan Antonio, no le hizo falta desde muy joven hizo caso del llamado del plano invisible para dedicarse a esta tarea; ya digo no solo de divulgar la doctrina, sino de transmitirla con pureza y con el ejemplo sencillo y práctico.
            Era una persona, jovial, con muy buen humor, agradable, generoso; siempre cercano, solidario; te ofrecía todo su cariño y amistad, te transmitía su amor y su afecto y siempre sabias que podías contar con él, tanto para impartir una conferencia, como para participar de una sana convivencia en donde se pasaba comentar experiencias personales, anécdotas y aquellas vivencias que nos hacen querer y amar más a nuestra doctrina.
            En este año, en el mes de mayo, pasamos varios días con él. Se organizó una conferencia que fue un éxito de público y además fue un reencuentro fraternal en nuestra nueva sede en Villena. Un día de felicidad para muchos hermanos que desde un tiempo no nos reencontrábamos y él fue la pieza que nos hacia falta para que esto se pudiera producir. Ya entonces su enfermedad se hizo manifiesta, hizo un esfuerzo considerable para poder resistir el dolor y las molestias; ni una sola palabra de queja, de pesar; es más; prometió volver el próximo año; pero nosotros sabíamos que eso sería difícil; pero el ejemplo queda ahí, entrega y sacrificio hasta el final.
            Juan Antonio Durante, supo querernos y nosotros lo hemos querido a él como a un amigo, como a un hermano; nunca olvidaremos los momentos vividos junto a él; las lecciones que nos enseño y sobre todo, el amor que profirió a nuestra doctrina, superando las adversidades y dificultades que como todo ser humano tuvo que experimentar.
            Nos ha dejado un legado importante, un ejemplo a seguir. Sigamos su estela, la doctrina necesita muchos como él.
            Hasta siempre Juan Antonio, hasta pronto amigo. Ven a visitarnos; sigue ayudándonos; inspíranos; allánanos el camino; infúndenos fuerza en los momentos de flaqueza; sigue queriéndonos igual para que no perdamos ni un ápice de amor hacia nuestra doctrina y lleguemos hasta el final como tú.
            Contamos contigo Juan Antonio..
GRUPO VILLENA
Anteriores Artículos

PALABRAS DE ALIENTO

Siguientes Artículos

VIDEO HOMENAJE JUAN ANTONIO DURANTE

Sin Comentarios

Deja tu opinión