Libre albedrío

PROGRESO Y RESPONSABILIDAD

A mayor conocimiento, mayor grado de responsabilidad, eso es algo que hemos oído en muchas ocasiones. Y es cierto, puesto que al ser más conscientes de nuestros actos, de sus repercusiones, por lógica hemos de ser mucho más responsables, que aquellos; que por su grado de evolución, son ignorantes o desconocedores de las consecuencias de sus actos.

 Asimismo, la omisión de los deberes y obligaciones que nos impone nuestro grado de adelanto, nuestra posición en el mundo, etc., también supone un grado de responsabilidad que en un futuro deberemos asumir.

 Al igual que a cada uno se le dará según sus obras, también se puede decir sin miedo a equivocarnos, que se nos pedirá en función de nuestra formación, conocimiento, preparación, etc.

 Cada espíritu cuando viene a la tierra trae una misión, ningún espíritu viene, por así decirlo, de vacaciones a la tierra. Salvo excepciones, que también las hay, pero que no es el caso de este artículo, pararse a desarrollar dicha cuestión.

 Dicha misión tiene la particularidad de ponerle a prueba, en cuanto a las nuevas experiencias y objetivos que viene a desarrollar; y como no, también le someterá a prueba en el sentido de comprobar si es capaz de poner en práctica los conocimientos y las cualidades que ya ha adquirido. Dado que aunque haya adquirido alguna virtud o cualidad, todavía no ha alcanzado la perfección absoluta, y mientras tanto las vidas en la carne le someten a una gran diversidad de pruebas y de circunstancias a fin de que siga desarrollando sus atributos, y servir también de modelo y de ejemplo hacia sus congéneres.

 Es por ello que no debemos descuidarnos en ningún momento de nuestra vida; ya que las pruebas no sabemos en qué momento se nos pueden presentar; tampoco sabemos la misión exacta que hemos venido a cumplir, aunque podamos tener una intuición más o menos clara. No obstante, son muchos los momentos que podemos vivir en los que atravesemos alguna nube oscura que no nos deje ver el horizonte con claridad, y que nos difumine el camino que hemos de seguir, con lo cual hemos de pensar siempre positivamente, manteniendo la guardia para no dejarnos llevar por el plano material y por la comodidad, que son los peores enemigos que podemos tener, junto a la siempre y constante posibilidad de que seamos presa, o víctima de la parte espiritual negativa que en su trabajo siempre buscará la oportunidad para distraernos y llevarnos por el camino fácil, el de la pasividad, la comodidad, la vida fácil, y la búsqueda de los placeres temporales y efímeros que conlleva el estar en la materia.

 Los espíritus menos adelantados tienen la obligación de buscar la perfección que aún no han adquirido, e ir escalando en la empinada cuesta de la evolución, adquiriendo mayores conocimientos, soportando las inclemencias de los martirios o sufrimientos que conlleva el estar encarnados en mundos inferiores, formando parte de una sociedad imperfecta, compuesta en la mayor parte de espíritus atrasados, de toda índole, que buscarán aprovecharse y explotar sus debilidades en su beneficio personal, y sufrir propiamente por su falta de evolución.

 Mientras que los espíritus más adelantados, tienen la obligación de ayudar, de servir de ejemplo, de conquistar nuevas metas y proyectos, y de comportarse y actuar equilibradamente, demostrando su grado de adelanto  y de conocimientos.

 Es una lástima que llegados a un nivel de evolución, y sin duda de un nivel de compromiso espiritual, pueda darse la posibilidad de que nos acomodemos en la materia, por poder disponer de una vida más o menos llevadera, o de una situación que nos facilita todo lo que materialmente podamos necesitar, y olvidemos por contra que también necesitamos dar de sí, de todo aquello que llevamos dentro, lo que sin duda nos ha costado muchas existencias alcanzar, muchos sacrificios, mucha renuncia y esfuerzo, y que llegados a un punto importante en nuestra evolución, olvidemos todo eso y por simple comodidad material, pasividad, o por un momento de crisis que podamos atravesar, no saquemos nuestra fuerza interior, para romper de una vez esa barrera y estemos dispuestos a hacer lo que tenemos que hacer, lo que hemos venido a hacer.

 Esto puede suponer un corte, un paréntesis peligroso en nuestra evolución personal y espiritual, una mancha en nuestro expediente de trabajo y de realizaciones en el plano material, que es donde se producen estos errores y tropiezos, y que naturalmente será necesario casi sin duda, volver a la tierra en una  encarnación posterior similar para reparar y dar cumplimiento a la misión que dejamos sin cumplir.

  Las vidas fáciles y sin esfuerzo no suponen un punto a favor para los espíritus encarnados, sino todo lo contrario, suelen conllevar faltas y errores y un grado de estancamiento que puede costarle a este espíritu una o más vidas de expiación para recuperarse de ese estado de pasividad y de comodidad por la que se dejó llevar.

 En estos casos, las protecciones y los espíritus que vienen acompañando a estas personas, tratan de ayudarles por todos los medios disponibles, para que sean conscientes de su situación y de la misión que han traído a la tierra y que deben retomar cuanto antes, pero no siempre lo consiguen, desafortunadamente, dejando a esta persona con su libre albedrío que actúe como crea conveniente. Será más adelante cuando se dé cuenta, después de desencarnar cuando le presenten lo que tenía que hacer, y lo que por fin pudo hacer, con el saldo a favor o en contra, en su cuenta de acciones.

 No debemos confiarnos, la vida en la materia es muy peligrosa, en cuanto a que es muy fácil equivocarnos. Igualmente es fácil también reaccionar, dar marcha atrás y rectificar, siempre y cuando tengamos deseos de progreso y sepamos escuchar los consejos y sugerencias que puedan ofrecernos, tanto desde el plano material como espiritual.

 

Fermín Hernández Hernández

2015  © Amor, paz y caridad

 

“Confiamos en todos vosotros porque espiritualmente os conocemos, y os hemos elegido para formar parte de este grupo y realizar la misión a la que nos hemos comprometido, vosotros encarnados, nosotros en espíritu, pero como estáis en la materia, lo tenéis que demostrar cada día.”

(Comunicación espiritual obtenida en un trabajo mediúmnico)

Anteriores Artículos

"BIENAVENTURAROS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN"

Siguientes Artículos

EL DOLOR

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.