Leyes Universales

OBJETO DE LA VIDA HUMANA 3

Objeto de la vida humana 3

5 – Seres caídos en zonas o ambientes purificadores.-En esa otra dimensión de la Vida, no visible para nosotros ni perceptible a nuestros sentidos físicos, existen ambientes o zonas purificadoras, cuya función es depurar, diluir, limpiar el magnetismo mórbido, deletéreo, contenido en esas almas, generado por personas que, en su ambición de dominio, orgullo, soberbia o maldad (almas endurecidas), hayan cometido crímenes en diverso modo. Si esas transgresiones a la Ley no hubiesen sido redimidas en la vida humana, esas almas caen en zonas purificadoras, según cada caso. Es el infierno o purgatorio que refieren ciertas iglesias o la “gaena” a la que se refería Jesús. Y después de un tiempo, generalmente largo, en esos ambientes de sufrimiento, claman por una oportunidad de rectificación.

6 – Seres ansiosos de progreso – Cuando en el devenir del tiempo, el espíritu que ha alcanzado ya cierto grado de evolución, y aun viviendo en ambientes felices (celestiales), comienza a percibir ansias de mayor progreso, de realización en el plano físico, por conocer ya, que es en el plano de vida donde se puede conquistar mayor progreso. Y aun disfrutando de la felicidad que esos reinos de Luz y Amor proporcionan, esa ansia se incrementa más y más, hasta que decide volver a la vida física, aun conociendo los sinsabores y lucha que le aguardan. Pero, vibrando en amor hacia los que sufren y la presión que siente de progreso, de realizar, le impelen a decidirse, a descender al plano físico, renunciando al ambiente feliz en que se halla. Es el efecto de la Ley de Evolución, energía que presiona al Espíritu a seguir progresando, ascender hacia la meta fijada por la Ley.

Comienza, entonces, a planificar un programa de realizaciones, que intuye. Y baja (espiritualmente) al plano físico en busca del ambiente propicio para el desarrollo del programa: padres, ambiente social, circunstancias favorables y desfavorables que habrán de presentársele, dificultades y reveses a superar, etc., etc.

Claro que, una vez encarnado, y privado de la memoria del mundo superior, puede verse acometido de desánimo. No obstante, en sus momentos críticos, recibirá la ayuda de sus alianzas espirituales, aun cuando no se percate de ello. Pues, debemos saber que, todos recibimos ayuda para la realización del objeto de nuestra vida humana. Ello está dentro de la Ley del Amor.

7.- Seres Misioneros – ¿Qué sería de nuestra humanidad, si no recibiéramos las ayudas necesarias para el cumplimiento de nuestro destino, nuestro compromiso hecho en el plano extrafísico antes de encarnar?

Desde los reinos de Luz y Amor, seres espirituales de gran evolución, que vibrando en Amor hacia la humanidad terrena, y renunciando, temporalmente, a las bellezas y felicidad de esos reinos, periódicamente se desprenden y bajan a vivir entre los humanos, para ayudarles en su progreso, en el cumplimiento de su compromiso espiritual. Los vemos como trabajadores humildes en las diversas actividades de progreso, tales como educadores, moralistas, filósofos, artistas de la pintura, de la escultura, etc., orientadores de grupos humanos, fundadores de escuelas del Conocimiento, protectores, defensores de los oprimidos, etc. En fin, renovadores.

¿Y por qué hay seres que renuncian a esos estados de bienaventuranza? Por el gran amor que sienten hacia la humanidad sufriente, y en su ansia de darles a conocer las causas de las desventuras y sufrimientos, asi como enseñarles el camino de las superaciones; renuncian a su bienestar y descienden a la vida física para ayudar a sus hermanos encarnados, nosotros los humanos.

Dentro del plan divino para la evolución de los mundos y las humanidades, hay períodos de cambio que abarcan milenios. Y nuestro mundo y su humanidad ha llegado ya al “punto”, al momento marcado por la Ley, para el cambio en la modalidad de vida, al que denominamos “cambio de era planetaria”. Aunque sin percatarnos, estamos viviendo ya ese cambio, el comienzo de una nueva era planetaria.

Veamos, en lo que conocemos de historia de nuestra humanidad, de nuestro mundo, tan sólo los últimos cinco o seis mil años, podemos apreciar que, el avance científico-técnico ha estado estancado. No obstante, tan sólo en estos últimos cien años, hemos llegado a un estado de adelanto científico-técnico, que asombra. Es decir que, en este sentido, el progreso o adelanto en los últimos cien años, es mucho mayor que los miles de años anteriores.

Todo esto, ¿nos indica algo? Naturalmente que sí. Nos indica claramente, que estamos en el comienzo de una nueva era planetaria, en la cual van a efectuarse cambios muy notorios en la modalidad de vida de los humanos.

Y así, en este momento que vivimos como humanos, muchos seres de gran evolución han encarnado ya en nuestro mundo, para contribuir al adelanto científico y moral-espiritual, de orientar a esta humanidad hacia la nueva era planetaria que estamos comenzando ya a vivir, y en la cual va a haber un cambio total de la modalidad de vida. ¡Preparémonos para participar en la nueva humanidad del tercer milenio!, evitando así ser separados para vivir en un mundo de vida cavernaria, mundo que está acercándose a nuestro sistema solar, para recoger toda la maldad humana del planeta Tierra.

Para finalizar recordemos que: Una vida humana es una oportunidad que la divina providencia nos proporciona para nuestro progreso espiritual y evolución. ¡¡No la desperdiciemos!!

 

Objeto de la vida humana 3 por:   Sebastián de Arauco

Anteriores: Objeto de la vida humana, Objeto de la vida humana 2

Anteriores Artículos

UNA RED DE DOS UNIVERSOS

Siguientes Artículos

CÓMO CASTIGA LA VIDA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.