Enfocando la actualidad

EL ABORTO: ¿CUESTIÓN DE CONCIENCIA?

“La conciencia de la madre durante el embarazo, es la ocasión para reactivar los esquemas psíquicos preexistentes en la psique del niño a consecuencia de sus vidas pasadas”.

Roger J Wollger- Psicoanalista- Libro “Otras vidas, otras identidades”

Sirva esta cita del Dr. Wollger para ilustrar una de las muchas investigaciones que están realizándose sobre la conciencia pre-natal y su más que evidente realidad antes de la concepción de la primera célula embrionaria.

Sin duda lo traemos a colación puesto que, con los grandes avances de la embriología y la genética en la última década, los científicos más prestigiosos dentro de este campo se encuentran con el reto de colocar el debate sobre el aborto más allá de dónde hasta ahora se había situado.

En este campo, de notable repercusión moral y de conciencia; donde tanto influyen las concepciones religiosas y las creencias particulares de cada cual, también de los propios investigadores, es muy necesario adoptar la actitud de observador de los hechos, sin subjetividades que enturbien nuestro análisis y que nos acerquen cada día más a una realidad que la ciencia ya demuestra.

El hecho cierto es que hasta ahora existían dos posturas bien diferenciadas; las que consideraban al feto como un ser humano, integral, real, individual y con conciencia propia desde el momento de la concepción; y la contraria, la de aquellos que únicamente entreveían en el desarrollo del feto la formación biológica del embrión, heredada de la evolución de la especie, dejando su aspecto humano, consciente y como persona integral a partir del nacimiento del niño.

Generador de enormes controversias, este tema precisa de una tercera vía; aquella que viene a ilustrar los principios evolutivos del ser humano y que dejamos en manos de la ciencia espiritual sin desdeñar el avance científico. Esta tercera vía, basada en concepciones espirituales exentas de fundamentalismo religioso, consigue aunar criterios científicos y espirituales; al tener como objeto de estudio la misma cosa: LA VIDA ANTES DE LA VIDA DEL PSIQUISMO HUMANO; del alma humana, antes de formar un cuerpo biológico que irá formando a su imagen y semejanza, adaptado a una serie de leyes fisiológicas, psíquicas y espirituales, no por desconocidas para algunos, no menos trascendentes.

Cuando la vida tiene el horizonte temporal de una sola existencia y no se contempla la posibilidad de un pasado anterior; donde ya se ha vivido y experimentado con anterioridad, es lógico que se aborden los planteamientos desde esta única óptica con fines utilitaristas, pragmáticos, egoístas o de simple capricho personal.

Ante esta cuestión se justifica la interrupción voluntaria del embarazo por distintas causas; causas que, para el que las sostiene, son totalmente válidas y coherentes; veamos tres de las que más se argumentan:

1.- Precariedad económica al no poder sostener con una vida digna al hijo que viene.

2.- Embarazo no deseado fruto de una violación, abuso sexual, u otra razón aparentemente justificable.

3.- Libertad de la madre para hacer de su cuerpo lo que realmente desee.

Contestaremos a estas objeciones para abortar recomendando el Test para la Reflexión (1) que incluimos al final de este artículo, donde ustedes mismos podrán responderse sobre las objeciones citadas.

No obstante, ampliaremos las respuestas que ustedes mismos se contestarán incluyendo la explicación que desde el conocimiento nos ofrece la ciencia del espíritu, y más concretamente, la que ofrece la filosofía espirita de Allan Kardec. Aquí se afirma que el espíritu viene a la tierra con un compromiso de realización y experiencias, y que la vida no es patrimonio de los padres, ni siquiera de la madre que desarrolla en su viente el embrión que dará origen a un nuevo ser humano. La vida pertenece a Dios; y toda responsabilidad de nuestros propios actos para con otros espíritus que necesitan de una nueva vida es muy importante; quedando en el debe o en el haber de nuestro trayecto evolutivo, creando así responsabilidades y condiciones de dicha o de sufrimiento para el día de mañana.

...”Necesario es tener presente que, unido al feto, hay un alma que viene a la vida humana con un programa a realizar que necesita para su evolución…El aborto provocado es un crimen; y si el espíritu que reencarna es un ser bondadoso, perdonará y buscará otros padres, pero si no lo es, quizá pueda llegar a vengarse provocando trastornos psíquicos e incluso esperar a sus padres en el momento de la muerte física para vengarse” Sebastián de Arauco – Libro: “Tres Enfoques Sobre la Reencarnación”

Es importante distinguir entre el aborto voluntario del involuntario. El primero es al que nos referimos en este artículo. Cuando el embarazo es aceptado y se produce un aborto involuntario, sin ser causa de accidentes, imprudencias o irresponsabilidad de la madre, las causas son de otra índole muy diferentes desde el punto de vista espiritual. En este último caso, las causas suelen derivarse de pruebas específicas que los padres aceptan antes de encarnar, o bien de expiaciones por deudas del pasado del espíritu que intenta reencarnar o incluso de  los padres.

Una de las explicaciones más plausibles respecto al aborto involuntario, y sin que pueda generalizarse en todos los casos, hace referencia a la actitud de los padres actuales en una vida anterior; en la que practicaron con asiduidad el aborto; y ante el reconocimiento de su error, en la vuelta de nuevo a la tierra mediante la reencarnación han desarrollado un sentimiento de profundo respeto por la vida; con  lo cual regresan con el enorme deseo de ser padres. Y sin embargo, a pesar de no existir impedimentos biológicos de importancia, sufren varios abortos involuntarios como consecuencia de las causas que sembraron anteriormente. Ante esto, y en muchos casos, la necesidad de procrear se vuelve casi obsesiva, hasta el punto de convertir la idea de ser padres en el eje central y el propósito principal de su vida.Cuando esto acontece, ocurre como con cualquier contrariedad en la vida de la que desconocemos con exactitud su causa, y sólo queda aceptar, de buen grado y sin rebelarse, la incidencia; continuando la vida hasta que esta ofrezca una nueva oportunidad de volver a engendrar un hijo; resultado que acontece con mucha frecuencia después de varios fracasos anteriores.

Y retomando el tema del aborto voluntario y consciente por parte de los progenitores, es conveniente precisar algunas cuestiones que sin duda los lectores pueden preguntarse. Cuestiones tales como las que reseñamos a continuación y que detallamos de forma textual con las respuestas que el mundo espiritual ofreció a Kardec (2):

A) ¿Qué hacer si la vida de la madre corre peligro si el niño nace?
R: Resulta preferible sacrificar al ser que no existe y no al ser que existe.

B) ¿Sea cual sea el mes de gestación; es un crimen el aborto provocado?
R: Es un crimen porque se transgrede la ley de Dios, ya que ello equivale a impedir al alma que afronte las pruebas cuyo instrumento debería ser el cuerpo físico

C) ¿Cuáles son las consecuencias del Aborto para el espíritu que no llega a nacer?
R: Una existencia nula, que habrá de reiniciarse

Además de ello; aquí podríamos igualmente mencionar las consecuencias del aborto para los padres. En el caso concreto de la madre está demostrado que, después de un aborto provocado los estados depresivos hacen su aparición en un porcentaje muy elevado; todo ello debido, sin duda alguna, a la cuestión psicológica de la “conciencia de culpa” que toma forma en el psiquismo de la madre, y en algunos casos llega a producir verdaderos estragos en la salud mental y emocional de la madre.

Esta conciencia de culpa tiene su origen en el compromiso espiritual que la madre tenía para con el “no nacido”, y que, aunque ella no lo recuerda conscientemente, su espíritu sí es plenamente consciente de esta responsabilidad adquirida,  y de forma inconsciente aflora a través de su mente, el remordimiento interior de la falta cometida, de la oportunidad de progreso negada a otro ser con el que existen vínculos anteriores.

Si es el padre el inductor del aborto, puede ocurrir exactamente lo mismo; aunque la madre, siempre puede ejercer su voluntad y libre albedrío para impedirlo. No obstante, si cede a la imposición o el chantaje del esposo, se convierte en cómplice, aunque contando con el atenuante de que en su fuero interno deseaba tener ese hijo.

Sea como fuere, el tema del aborto, de amplias repercusiones éticas, sociales, religiosas, psicológicas y espirituales, es sin duda una cuestión de conciencia; en la que las personas que han de tomar decisiones al respecto deben estar informadas de los pros y los contras que su opción les puede suponer.

Por ello, en esta ocasión, les hemos brindamos las respuestas y planteamientos que sobre este tema tan delicado nos ofrece el conocimiento espiritual, con el  sorprendente paralelismo de las confirmaciones de la ciencia sobre la vida prenatal del psiquismo humano; tal y como hemos leído al inicio de este artículo.

Nos mueve en este caso la intención de que, por ustedes mismos, amplíen sus conocimientos sobre ello, y a la vista de sus propias reflexiones, adopten las decisiones que consideren más adecuadas, sabiendo de antemano las repercusiones posteriores ,que un acto de tal naturaleza, puede tener para su persona y su felicidad o desdicha futura.

(1) TEST PARA LA REFLEXIÓN

¿Qué harías si te encontraras en alguna de estas situaciones?

1.- El padre es asmático, la madre tuberculosa. Tuvieron cuatro hijos, el primero es ciego, el segundo es sordo, el tercero esta muerto y el cuarto tiene tuberculosis. La madre esta embarazada de nuevo. ¿Recomendarías el aborto en esta situación?

2.- Un hombre blanco viola a una niña negra de 13 años y está embarazada. Si fueras el padre de esta joven, ¿Le recomendarías el aborto?

3.- Un predicador y su esposa quienes enfrentan problemas económicos muy fuertes, ya tienen 14 hijos, son realmente pobres. Considerando su extrema pobreza, ¿Recomendarías que la esposa abortara su decimoquinto hijo?

4.- Una joven esta embarazada; no esta casada y su prometido no es el papá del niño que esta esperando. ¿Le recomendarías que abortara?

SI contestaste “SI” en alguna de las situaciones anteriores lee lo siguiente:

1.- En el primer caso el mundo no hubiera conocido a Ludwing Van Beethoven.

2.- En el siguiente caso Ethel Walters, una de las cantantes negras más famosas de todos los tiempos nunca hubiera nacido.

3.- En la tercera situación hubieras aniquilado a John Wesley, uno de los más grandes predicadores del siglo.

4.- Y en el cuarto caso hubieras quitado a Maria y a todo el mundo el regalo más precioso de toda la humanidad: JESUS DE NAZARETH

Antonio Lledó Flor

2015 © Amor, paz y caridad

(2) Allan Kardec en el Libro de los Espíritus – Ítem 357-359

Anteriores Artículos

CRÓNICA XVI JORNADAS AIPE

Siguientes Artículos

“HAY MUCHAS MORADAS EN LA CASA DE MI PADRE”

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.