Educación Mediumnica

CLASES DE MEDIUMNIDAD

Entre las muchas clases de mediumnidad que existen, hay unas que son consideradas como más frecuentes o generales, y a éstas vamos a dedicar este artículo.

No obstante, sabemos de la existencia de otros tipos de mediumnidad pero que sería prolijo enumerar por su excepcionalidad y porque las reglas generales para la mediumnidad y su comportamiento son iguales para todas, sea cual sea la facultad que se tenga.

Pueden existir características específicas en cada tipo de mediumnidad que las haga diferentes en su mecanismo de trabajo o que requieran de unas condiciones determinadas para actuar; pero las normas básicas de comportamiento, desarrollo y potenciación de las facultades son siempre las mismas.

También la moral, el estudio y el conocimiento que deben tener, es igual para todas (cuanto más, mejor), completando la auténtica educación mediúmnica no sólo con la experiencia que nos ofrece la práctica de la mediumnidad, sino con una actitud abierta de aprendizaje constante, a fin de perfeccionar los conocimientos que se tienen de este tema.

A continuación detallaremos la clasificación tipológica más habitual dentro de las facultades:

A) DE EFECTOS FISICOS: Son los más aptos concretamente para la producción de fenómenos materiales, como movimientos de cuerpos inertes, ruidos, descolocación, elevación y traslado de objetos, etc. En estos fenómenos siempre intervienen voluntaria o involuntariamente médiums dotados de facultades especiales. “En general, tienen por agentes a espíritus de orden inferior, ya que los espíritus elevados sólo se preocupan de las comunicaciones inteligentes e instructivas”.

Es necesario aclarar que, la facultad de producir efectos materiales, raramente existe en aquellos que poseen medios más perfectos de comunicación, como la escritura o palabra.

B) SENSITIVOS O IMPRESIONABLES: “Se aplica esta denominación a las personas susceptibles de presentir la presencia de los espíritus, por una vaga impresión, como un ligero estremecimiento en todos sus miembros, hecho éste que no logran explicar. Esta facultad puede llegar a ser tan sutil, que aquél que la posee reconoce por la impresión que experimenta, no sólo la naturaleza buena o mala del espíritu que está a su lado, sino también su individualidad”.

C) OYENTES O AUDITIVOS: “Son los médiums que oyen a los espíritus; algunas veces es como si escuchasen una voz interna que resuena en su foro íntimo, otras veces es una voz exterior, clara y distinta, como la de una persona viva. Aquél que no es médium oyente, puede comunicarse por un espíritu por intermedio de un médium oyente que le trasmite las palabras”.

D) PARLANTES: “Son aquellos que posibilitan a los espíritus la comunicación oral con otras personas encamadas. En este caso, una tercera persona puede entablar una conversación normal con el espíritu comunicante”.

E) VIDENTES: “Son aquellos médiums dotados de la facultad de ver a los espíritus. Algunos gozan de esta facultad en estado normal, cuando perfectamente despiertos, conservan la memoria precisa de lo que ven. Otros solamente la poseen en estado sonambúlico. No es normal que esta facultad se muestre en estado permanente; no obstante existen personas que la controlan permanentemente y en distintos grados de profundidad.

F) SONAMBÚLICOS: “El sonambulismo es una variedad de la facultad mediúmnica, o mejor dicho, son dos tipos de fenómenos que generalmente van unidos. El sonámbulo actúa bajo la influencia de su propio espíritu; el médium sonambúlico lo hace al contrario, es el instrumento de una inteligencia extraña; es pasivo y lo que manifiesta no viene de él”.

G) SANADORES: “Este género de mediumnidad consiste, principalmente, en la facilidad que poseen ciertas personas de curar por simple imposición de manos, por la mirada y hasta por un gesto, sin la intervención de ningún fármaco”. Generalmente es una facultad espontánea, y aunque se utilice el fluido magnético, algunos sanadores o curanderos no saben siquiera lo que
es el magnetismo. Esta facultad está muy extendida en casi todas partes, no obstante no es el médium el que cura si no los espíritus protectores que trasmiten la energía a través de él.

H) PNEUMATOGRAFOS: “Se conocen por este nombre a aquellos que tienen la facultad de obtener escritura directa”. No es una facultad tan común como la anterior, no obstante “es una comprobación patente de la intervención de la fuerza espiritual en las manifestaciones”.

I) ESCRIBIENTES O PSICÓGRAFÓS: “Son aquellos médiums que reciben la comunicación a través de la escritura”. De todos los medios de comunicación, la escritura manual es de los más simples, cómodo y sobre todo completo. Para el médium, la facultad de escribir es la más susceptible de desarrollar por el ejercicio, y además proporciona a todos un examen perfecto y minucioso del mensaje recibido.

Además de las mencionadas, existe una facultad mediúmnica que es patrimonio de todas las personas; como bien sabemos, todos somos médiums en potencia, en mayor o menor grado estamos abiertos a las influencias del Más allá; es por ello, que todos podemos ejercer lo que se denomina como FACULTAD DE AYUDA.

Esta consiste básicamente en la facilidad que todos podemos tener para ayudar a los demás con nuestro deseo de hacerlo, tanto en obras como en pensamiento. Lamentablemente ejercitamos muy poco esta facultad. Con nuestra oración sentida dirigida hacia lo Alto podemos realizar grandes ayudas a todo aquél que lo necesite, de forma anónima y continua.

Es ésta una formula que engrandece al espíritu que la practica y que le hace estar en sintonía vibratoria con aquellos espíritus de bien que por afinidad acuden a él para proporcionar la ayuda que pide para los demás.

Y por último, nos gustaría explicar un tipo de facultad que tiene mucho que ver con lo que acabamos de explicar; podríamos denominarla como facultad de ELEVACIÓN. Y es la facilidad extraordinaria que poseen algunas personas de proyectar con su oración, peticiones de ayuda hasta planos de luz y elevación, donde es recogida por espíritus perfectos que enviarán de inmediato la ayuda solicitada.

Esta clase de Mediumnidad es extraordinaria por la ayuda que brinda a la oración de los demás en aquellos trabajos de caridad que tienen como objetivo el esclarecimiento de entidades perturbadas, obsesadas o ignorantes del más allá. Esta facultad es apreciada únicamente por aquellos buenos clarividentes que son capaces de evaluarla en su dimensión real al comprobar el trabajo extraordinario que realiza bajo la ayuda y potenciación del plano espiritual que ampara y coordina estos trabajos.

Antonio Lledó

© 2015 Amor,  paz y caridad

Anteriores Artículos

CONVIVIR ES LUCHA INTERIOR

Siguientes Artículos

DESTINOS Y FATALISMO

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.