Educación Mediumnica

CONCLUSIONES EDUCACIÓN MEDIUMNICA 2

La mediumnidad es todo un símbolo de la grandeza espiritual de Dios; cuando ésta se realiza con dignidad, cuando se alcanzan los objetivos que tiene establecidos, la grandeza de Dios suele brillar con luz propia, pues entonces se dan los hechos más prodigiosos y los imposibles se solucionan de forma maravillosa. Es lo que en otras épocas se ha denominado como milagros, pero la comprensión de las leyes que rigen la mediumnidad nos indican que los milagros no existen; sólo es la intervención divina manifestada a través de un intermediario fiel, fidedigno, capaz de transmitir la fuerza divina a los planos del mundo material.

Es todo un fenómeno de luz y de claridad de conciencia para el hombre. Sabido es que, la escasa evolución de la humanidad necesita de vez en cuando de “prodigios” para que las conciencias despierten a la realidad espiritual. Para que abandonemos el materialismo egoísta que nos inunda y nos interesemos por nuestro propio adelanto evolutivo. Este es uno de los más importantes objetivos de la mediumnidad: DESPERTAR LAS CONCIENCIAS DE LOS HOMBRES A SU AUTÉNTICA REALIDAD ESPIRITUAL.

La mediumnidad es pues un instrumento que Dios pone a nuestra disposición para que logremos adelantar en nuestro camino hacia Él; pero al mismo tiempo, para que, con ella, podamos enseñar a nuestros semejantes el camino a seguir. Sería repetitivo mencionar lo que en otras ocasiones hemos señalado como bases espirituales en el comportamiento del médium, baste decir que: un médium que realice esfuerzos diarios por su mejoramiento moral siempre estará asistido por entidades de bien y de una u otra forma conseguirá los objetivos que se ha propuesto espiritualmente.

La responsabilidad del médium es tan importante que, todo aquél que posea una facultad, lejos de rechazarla, debe interesarse por ella, pues, los beneficios espirituales que puede lograr son extraordinarios tanto para él como para los que le rodean.

Cuanto tengamos dudas acerca de cómo hemos de enfrentar un problema que la mediumnidad nos presenta, debemos recurrir siempre al conocimiento que de ella nos proporciona el espiritismo; y si a pesar de ello, la cuestión es tan personal que nadie nos puede orientar, antes de tomar una decisión tomemos como modelo aquellas facultades que han marcado rumbos durante su existencia en la tierra; aquellos espíritus de luz y evolución moral que supieron llevar sus facultades con tanta dignidad y beneficio hacia el prójimo que han sido ejemplos vivos de la grandiosidad divina.

Preguntémonos entonces de qué forma estos espíritus solucionarían el problema, cuál sería su comportamiento y su actuación e intentemos imitarles en lo posible.

Tampoco hemos de olvidar que, UNA MEDIUMNIDAD ES UN COMPROMISO DE DOBLE DIRECCIÓN: EL QUE SE ESTABLECE ANTES DE ENCARNAR ENTRE EL ESPÍRITU PROTECTOR Y EL ENCARNADO. Si nosotros actuamos correctamente hemos de tener la completa seguridad de que la protección también lo hará; no obstante siempre las protecciones son superiores en evolución a los encarnados. Sin embargo, si no llevamos bien nuestra facultad, podemos llevarnos la gran sorpresa al desencarnar, pues es posible que nuestra protección haya cumplido con creces su compromiso mientras que nosotros hayamos equivocado nuestro rumbo.

Para finalizar con esta sección, debiéramos manifestar que nuestra intención en todo momento ha sido la de aclarar aquellos conceptos que no estuvieran del todo diáfanos para las facultades, orientando a las mediumnidades a que busquen siempre el estudio, la instrucción, que no se dejen llevar por su impulsos ni por las tendencias fantasiosas que todavía abundan a nivel popular. Es éste un tema muy serio, de gran importancia para el desarrollo y evolución del espíritu que posee una facultad.

Nos atrevemos a decir que, el buen ejercicio de una facultad mediúmnica es sin duda el objetivo primordial de la persona que la posee espiritualmente hablando, pues no debemos olvidar que, a la tierra se viene principalmente a progresar espiritualmente, a avanzar en el camino de la evolución de nuestra conciencia.

Así pues, LA EDUCACIÓN MEDIÚMNICA DEBE SER EL OBJETIVO IMPRESCINDIBLE DE TODA FACULTAD, pues a través de ella encontraremos el auténtico sentido a nuestra vida; el cumplimiento de la misión que hemos venido a realizar y lo más importante: conseguiremos agradar y agradecer a Dios con nuestras obras la gran oportunidad de progreso que nos ha concedido.

Conclusiones educación mediumnica 2:   Antonio Lledó Flor

©2016, Amor, paz y caridad

Anteriores Artículos

II CONGRESO ESPÍRITA INTERNACIONAL

Siguientes Artículos

NO SEPARÉIS LO QUE DIOS HA UNIDO

Sin Comentarios

Deja tu opinión