APÓSTOLES DEL BIEN

0
442
Apóstoles del bien

Apóstoles del bien (*)

La palabra apóstol procede del griego (apóstolos) compuesto del prefijo (apo) lejos y (stellō) que quiere decir enviar, en latín «apostōlus». Esta palabra griega se tradujo del hebreo “Sheliaj”, que significa enviado, representante o intermediario.

Cuando hablamos de apóstoles, automáticamente el pensamiento se nos traslada a la época de Jesús. Él mismo seleccionó a aquellos que debían acompañarlo en su intensa travesía mesiánica, llena de sinsabores, incomprensiones, ingratitud y otras contrariedades propias de la inferioridad moral y espiritual de este mundo.

A excepción del Sublime Maestro, el resto que lo acompañaron fueron personas humildes, con cualidades morales importantes pero que todavía se encontraban con necesidades espirituales que debían corregir o superar con la ayuda inigualable del Guía de la Humanidad.

No obstante, en todas las épocas han existido “apóstoles del bien”, personas con más o menos protagonismo social que dejaron honda huella en aquellas otras con quienes se relacionaron. Seres con un perfil espiritual superior al de la mayoría; con una misión muy concreta a desempeñar en un entorno lleno de sufrimientos, con gentes necesitadas de caridad, de consuelos y de una luz que les guiara en el camino con verdadera sabiduría; luz que les llegaba a través de sus palabras y, sobre todo, de su ejemplo constante de renuncia y de perdón.

Vamos a hacer mención aquí a tres de ellos de forma breve. Sus vidas transcurrieron en nuestro país durante el pasado siglo XX, especialmente la primera mitad; una época de muchas convulsiones políticas y sociales en España, sobre todo con el estallido de la Guerra Civil en el año 1936 y sus consecuencias posteriores.

JUAN DAMASCENO BISBAL CLIMENT

Imagen de Juan Damasceno Bisbal Climent
Juan Damasceno Bisbal Climent

Al primero ya le dedicamos un amplio artículo; se trata de Juan Damasceno Bisbal Climent. (1883-1939). Nació en la población valenciana de Catadau. Hombre de gran magnetismo y con facultades curativas extraordinarias, ayudó a muchísimas personas, tanto para curar sus cuerpos como sus almas, aportándoles sabios consejos en relación al camino espiritual que tenían trazado y que debían cumplir. Vivió prácticamente toda la Guerra Civil española hasta su muerte en enero del año 1939. Sufrió las consecuencias de aquella etapa convulsa de la Historia de España, con aquel ambiente social tan cargado de radicalismo político y religioso.

FRANCISCO ESCRICH PÉREZ

Imagen de Francisco Escrich Pérez
Francisco Escrich Pérez

En segundo lugar haremos mención de otro personaje que queremos destacar también en este modesto artículo. Se trata de Francisco Escrich Pérez (1903-1939). Madrileño de nacimiento, fue militar de carrera y también músico militar. Es el padre de nuestra compañera de grupo María Luisa Escrich, trabajadora incansable y autora de numerosas poesías y artículos de interés.

A los 17 años le hablaron de la existencia de los espíritus, y a partir de ahí, este hombre de grandes inquietudes empezó a investigar por su cuenta. De su personalidad podemos decir que fue una persona afable, recta en el obrar y muy sensibilizado con las necesidades de sus semejantes. Tenía la caridad como estandarte en su conducta diaria; ayudaba siempre que se le presentaba cualquier oportunidad, pero siempre de manera discreta y anónima. Inculcó dichos valores y conocimientos espirituales a su familia.

Llegó a ser comandante mayor durante la Guerra Civil. Finalmente, el 19 de mayo de 1939, este joven militar fue fusilado por pertenecer al bando republicano. Por su trayectoria personal y conducta recta, algunas personas trataron de que le conmutaran la pena capital; sin embargo, no lo perdonaron porque “hablaba con los muertos”.

Hubo que esperar cinco años para que su familia recibiera una comunicación de él, muy breve. Nuestra compañera María Luisa la explica con detalle en el artículo titulado Comunicación con los espíritus. Tan solo transcribimos la pregunta que le realizó su esposa antes de partir:

-¿Puedes decirme cómo es tu situación en el mundo de los espíritus?

–Dios, el Amor Supremo, ha sido inmensamente misericordioso conmigo. Adiós.

JUAN DE DIOS YESTE AIBAR

Imagen de Juan de Dios Yeste Aibar
Juan de Dios Yeste Aibar

Y por último, haremos mención de otro gran trabajador espiritual: Juan de Dios Yeste Aibar (1894-1966). Nació y vivió en Chiclana de Segura (Jaén). Llegó a ser alcalde de dicha población en época republicana. Durante el periodo de pre-guerra, e incluso durante la Guerra Civil, se comportó como un verdadero cristiano, esforzándose al máximo para evitar linchamientos y ajustes de cuentas, arriesgando con ello muchas veces su propia vida.

Fue muy tolerante con las manifestaciones religiosas de la época, respetando la libertad de culto y evitando enfrentamientos con los disidentes radicales. Un hecho destacable fueron las guardias que hacía delante de la prisión durante las noches para evitar ajusticiamientos clandestinos. Gracias a su abnegado sacrificio por defender la paz y la concordia entre sus conciudadanos, Chiclana de Segura fue conocida en aquella época como “La Rosa de Oro”. Tras la contienda militar, estuvo preso sin causa alguna durante 4 años.

En reconocimiento a la extraordinaria labor que realizó por sus conciudadanos, en Chiclana de Segura existe hoy día una calle con su nombre.

Actualmente su familia sigue la estela que dejó aquel hombre extraordinario. Algunos de sus nietos siguen en la tarea espirita, especialmente Juan de Dios Rodriguez Yeste, que es el actual presidente de la Asociación de Estudios Espíritas “Esperanza hacia la Luz”, por cierto, con el mismo nombre de la asociación que tuvo su abuelo en la misma población.

También hemos de destacar de Juan de Dios Yeste que, además de sus grandes cualidades personales poseía una extraordinaria mediumnidad vidente, lo que le permitió ayudar, junto a las personas que conformaban el equipo de trabajos mediúmnicos, a numerosas entidades espirituales perturbadas; también le sirvió de herramienta para evitar la mixtificación o el engaño al que están expuestos todos los médiums serios en algún momento de su trayectoria espiritual. Como buen espiritista, estudió de forma regular las obras fundamentales de Allan Kardec, las de León Denís y de Camilo Flammarion.

Como decíamos, formaba parte de un buen grupo mediúmnico que trabajaba en pos del bien, viviendo la doctrina con humildad, sencillez y gran responsabilidad. Esta actitud tan limpia y de gran elevación espiritual les llevó a vivir fenómenos muy poco frecuentes en las casas espíritas.

Vamos a narrar uno muy destacado que a día de hoy sigue sorprendiendo a propios y a extraños.

Hablamos aproximadamente del año 1965. Las reuniones mediúmnicas en aquella época eran clandestinas en España, porque debemos recordar que, con la dictadura de Francisco Franco que promulgaba el Nacional-catolicismo, la libertad religiosa no solo estaba prohibida sino que eran perseguidas otras disciplinas filosóficas o religiosas, especialmente la masonería y el espiritismo.

En cierta ocasión, el Guía espiritual que dirigía al grupo mediúmnico les dijo que para la siguiente reunión tuvieran preparada una cámara de fotos con un carrete nuevo para dispararla, en el momento en que fueran avisados, sobre una pared blanca del salón donde se reunían.

El día convenido percibieron todos los presentes, tras las oraciones iniciales, una atmósfera espiritual muy especial. Justo en el momento en que el Guía espiritual, a través del médium de incorporación, el señor Zacarías Lietor, avisaba para disparar la cámara, percibieron un resplandor que iluminó por unos instantes toda la sala. Algunos días después, cuando revelaron el negativo, no apareció el resplandor ni ningún tipo de luminosidad como pudieron apreciar todos; sin embargo, la sorpresa fue enorme cuando quedó impresa la imagen que compartimos a continuación con todos ustedes…

Imagen a la que alude el artículo en la que aparece el Maestro Jesús de Nazareth acompañado por uno de sus apóstoles.

Un verdadero fenómeno mediumnico de efectos físicos, donde las entidades espirituales, aprovechando el fluido acumulado en la reunión, provocaron la impresión del negativo con una imagen muy nítida sobre una pared material completamente blanca y desnuda.

En la foto se pueden ver claramente al Maestro Jesús y seguramente al apóstol Juan, el más joven de todos ellos. Tan solo se conoce otra foto similar tomada en otro grupo de Brasil.

¿Se trata de un hecho milagroso o fantástico? En absoluto, la doctrina espírita y el estudio de los fenómenos mediúmnicos nos aportan suficientes argumentos para comprender de forma racional y clara esta posibilidad, aunque, como hemos dicho, muy poco frecuente. No olvidemos el conocido fenómeno de las fotos paranormales, es decir, fotografías realizadas de forma común en las que, sin sospecharlo, aparecen “las almas” de personas fallecidas.

Son fenómenos que se producen casi siempre de forma espontánea, al margen de creencias o culturas, y que ponen de relieve la realidad espiritual que está inmanente en nuestras vidas, y que al mismo tiempo demuestran una vez más la inmortalidad del alma.

En resumen, nuestra intención con este artículo ha sido dedicarle un sincero homenaje a estas “tres grandes almas”, una pequeña muestra de la gran cantidad de seres que, esparcidos por todo el mundo, descienden y reencarnan junto a nosotros para cumplir, por verdadero amor incondicional, con sus compromisos de abnegación y de sacrificio en un mundo todavía sumido en el materialismo y envuelto en las pasiones desequilibrantes. Algunos de ellos poseedores de facultades mediúmnicas extraordinarias, verdaderos intermediarios de las manos generosas de lo Alto que a veces nos traen sorpresas agradables”, y que nos acercan un poco más a esa realidad espiritual que todavía no vemos, pero que cada vez la tenemos más cerca.

Han sido y son puntos de luz que iluminan el camino, faros que llenan de consuelo y de esperanza a todos aquellos que todavía poseen una pesada carga de errores a rescatar del pasado y una gran tarea todavía por cumplir.

Apóstoles del bien por: Redacción

© 2021, Amor, Paz y Caridad.

(*)IMPORTANTE: Nuestro más sincero agradecimiento a todas aquellas personas, muy especialmente a los familiares de los protagonistas de este artículo, por su inestimable contribución; sin la información aportada hubiera sido imposible realizar este pequeñito homenaje. Muchas gracias.

Publicidad solidaria gratuita