Extraterrestres

UN NUEVO CAPÍTULO PARA LA HUMANIDAD

Abordamos una nueva sección, en la que como su título dice, vamos a enfocar el tema de la posibilidad de la  existencia de seres extraterrestres en nuestro planeta; desde un punto de vista espiritual, para intentar comprender con profundidad, que hay de positivo y real en este tema; que hay de verdad y de mentira en todas aquellas noticias que van surgiendo en el día a día; que tiene de fantasía y de ilusión; y sobre todo, qué  nos aporta esta realidad que durante ya algunas décadas, está  presente en los círculos de diálogo y de opinión.

Sin embargo, apenas nos llegan comentarios y noticias, a no ser  de índole más bien científico;  falta por supuesto una explicación y un desarrollo espiritual de la cuestión. También presentan a los hermanos extraterrestres en plan negativo, e incluso aduciendo que han podido hacer daño a la humanidad o servirse de nosotros como laboratorio para sus intereses e investigaciones.  Nada más lejos de la realidad.

La verdad es que desde un punto de vista espiritual, hay muy poco en donde poder estudiar,  para llegar a hacernos una idea amplia y clara del porqué y para qué están aquí, qué pretenden, qué buscan, en qué nos pueden ayudar. Una vez que nos ponemos a hacernos preguntas y a investigar, son infinidad las dudas que nos asaltan y el deseo de comprender y hallar respuestas lógicas y definitivas va creciendo.

Como pueden observar, he dicho hermanos extraterrestres, porque para nosotros no son más que hermanos que vienen de mundos superiores con el único ánimo de ayudar.

Son muchos los interrogantes, las dudas, las cautelas que surgen en torno a este, por un lado tan atractivo, y por otro tan delicado tema. Sin embargo, desde el punto de vista de la doctrina espírita , ha de ser algo natural, y que se presta a estudio y divulgación, “la casa de mi Padre tiene muchas moradas” anunció Jesús hace ya 2000 años, y el espiritismo avanzó la revolucionaria idea de “pluralidad de mundos habitados”; por tanto se debe de poder  enfocar este tema de manera razonada, natural,  sin cortapisas, desvelando lo que puede haber de verdad y de positivo, y descartando la fantasía y todas aquellas tendencias que rozan el fanatismo, la ignorancia espiritual de las leyes que rigen nuestro proceso de evolución y la falta de realismo en sus argumentos.

No debemos tener miedo en enfocar este tema tan controvertido hasta el día de hoy, hemos de emplear el razonamiento, la lógica, y tener en cuenta los planteamientos y aseveraciones de la doctrina. Este es un tema muy poco debatido y discutido, y en muchas ocasiones ha servido para arrojar sobre él  infinidad de falacias y extremos muy alejados de la realidad. Motivo de más para encarar este tema, que encierra una gran transcendencia, con seriedad, responsabilidad y con un actitud positiva.

Es hora de que podamos hablar de él sin cortapisas, arrojar la luz que nos puede ayudar en nuestro progreso y descartar las ideas contrarias a la doctrina, que son fruto del desconocimiento, de la fantasía y en otras ocasiones, de la intervención del plano espiritual negativo en su esfuerzo y encono por crear confusión y poner todo tipo de trabas para la perfecta comprensión del tema. De este aspecto tan importante también nos ocuparemos.

Son muchas las preguntas que nos podemos hacer, las cuales serán  objeto de estudio y de análisis en este apartado. Sólo  pretendemos aclarar y llegar un poco más lejos de lo que hasta ahora se ha llegado en este tema tan  crucial e importante dada la hora en la que estamos, CAMBIO DE CICLO.

¿Porqué es ahora precisamente cuando más se habla y se comenta de esta realidad?

¿Tienen algo que ver los extraterrestres con el cambio de ciclo, en el que, sin duda ninguna, estamos ya inmersos?

¿Es posible que vengan a evitar que los seres humanos podamos dañar más de la cuenta al propio planeta?

¿Es posible que puedan visitarnos hermanos de otros mundos?

Si es así, ¿vienen con materia o solo en estado espiritual?

¿Pueden existir extraterrestres negativos, que vengan sólo  a aprovecharse de nosotros y hacer de la tierra su laboratorio?

¿Qué misión podrían tener?

¿Porqué  no se manifiestan clara y rotundamente?

¿Vienen por sí mismos, o forman parte de una planificación?

¿Qué nos quieren dar a entender?

¿Están aquí desde hace cientos de años o acaban de llegar?

¿De qué mundos vienen, de mundos como el nuestro o de mundos de regeneración o superiores?

En fin, estas y otras muchas preguntas han de tener una respuesta lógica, clara y razonada. El espiritismo debe dar respuesta a todos estos interrogantes, y a otros muchos más, con el objeto de que podamos arrojar luz y claridad ante tantos y tantos disparates que se han dicho sobre esta cuestión. Debemos ser valientes y hacer acopio de nuestra gran filosofía, pues esta se caracteriza por su versatilidad, por la capacidad de responder a tantos y tantos interrogantes que la humanidad no ha sabido descifrar por sí sola, y en esta cuestión no se puede mantener al margen, ni encogerse de hombros. Eso sí, siempre respetando las reglas de la lógica, el discernimiento y los postulados  sobre los cuales se asienta nuestra filosofía.

Lo cierto y preciso es que en cada momento de la humanidad surgen nuevos capítulos, nuevas experiencias y necesidades que se deben encarar y han de ser objeto de estudio e investigación, creemos que este es el momento idóneo de afrontar esta realidad.

Si hay en la tierra una filosofía que pueda y deba responder a todos estos interrogantes e inquietudes que tiene una buena  parte de nuestra humanidad, esa no es otra que el espiritismo, puesto  que ya dedica un capítulo, en el libro de los espíritus, a la pluralidad de mundos habitados, remarcando que no estamos solos en el universo, y que estamos llamados a subir en esa escala de la evolución. Asimismo nos enseña que existe una ley de solidaridad y fraternidad universal, por la cual los que están arriba ayudan a los que están abajo, y esta regla rige también entre los diferentes tipos de mundos.

Hemos de aportar pues nuestro grano de arena, tenemos el deber de arrojar luz sobre este asunto, no es un tema trivial que debamos dejar al margen de nuestra lucha por la difusión de todo cuanto la sociedad se pregunta, y también tenemos el deber de despejar y rechazar tantas teorías que se han vertido a la sociedad, especialmente aquella totalmente errónea, que quieren hacernos ver que los extraterrestres que nos visitan pueden resultar negativos para nosotros.

Insisto, dejemos a un lado el fanatismo y la ilusión, la fantasía y la ignorancia, abordemos este tema con responsabilidad, con discernimiento y con razonamientos acompañados de la lógica y el sentido común, y veremos cómo se pueden despejar muchas dudas y aportar mucho de positivo a la sociedad y a nosotros mismos.

  Fermín Hernández Hernández

2015  © Amor, paz y caridad

Anteriores Artículos

EL DOLOR

Siguientes Artículos

CARTA DE EINSTEIN A SU HIJA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.