Extraterrestres

CONCLUSIÓN EXTRATERRESTRES

A lo largo de este último año, hemos plasmado desde estas páginas, una serie de reflexiones y conceptos sobre diversas ideas e interrogantes que se suscitan acerca de la existencia y presencia del fenómeno ovni-extraterrestres en nuestro planeta. Siempre desde un punto de vista  espiritual, teniendo en cuenta las leyes universales y los principios filosóficos que nos amparan, y que están a nuestro alcance para extraer de los mismos el mayor jugo posible, las más amplias y variadas respuestas y con ello, ampliar nuestros conocimientos así como nuestra conciencia de las cosas que suceden en nuestro mundo y que ineludiblemente nos afectan.

Tratar este aspecto con naturalidad, sencillez y sin ánimo de convencer, sino de exponer ha sido nuestro método. Muchos interrogantes sin duda quedan en el aire, muchas respuestas y todo un nicho de argumentos por desvelar; esperamos que con nuestra aportación se haya abierto un poquito más el horizonte que tenemos a la vista dentro de esta interesantísima cuestión.

Sobre todo, hemos querido presentar todos nuestros argumentos con rigor y seriedad, alejándonos de la fantasía, la imaginación, el fanatismo y otros aspectos que en muchas ocasiones han presentado esta realidad con falta de respeto y sin tener en cuenta sobre todo, el principio de fraternidad universal, que rige la vida en el Cosmos Infinito.

La Fraternidad Universal, es precisamente el pilar sobre el que sustentamos primordialmente nuestros argumentos. Sobre la base del Amor es con la que trabajan los espíritus más adelantados. Acostumbrados estamos a referirnos siempre que hablamos de la ayuda que recibimos del plano espiritual, de los hermanos desencarnados; obviamente, dejando a un margen, por desconocimiento sin duda, a los hermanos extraterrestres, que no son sino hermanos mayores nuestros, con la diferencia de que vienen con materia, pero que pertenecen a mundos de regeneración, como mínimo, con un grado de adelanto tanto en tecnología, como sobre todo moral y espiritual que les permite venir y colaborar con el Cristo en la Misión fin de Ciclo que estamos atravesando.

Esta es la primera conclusión que debemos tener presente, los hermanos extraterrestres no nos visitan al azar, por casualidad, o por su libre albedrío, sino que vienen siguiendo instrucciones del espíritu más adelantado que ha venido a la tierra, Jesús de Nazaret, el mentor espiritual encargado de hacer progresar a esta humanidad hacia el mundo de regeneración, por tanto están aquí como fieles colaboradores y aliados en esta gigantesca empresa.

Con su presencia pacífica, durante siglos y con más notoriedad  en estas últimas décadas, evidencian la pluralidad de mundos habitados, dando plena autenticidad y corroborando las tesis de la doctrina espírita, que de manera valiente y audaz supo plasmar y dejar sentadas las bases de las distintas etapas y esferas que atraviesan los espíritus en su peregrinaje hacia la perfección.

Asimismo, ponen de manifiesto la justicia de la ley de reencarnación, que constituye la grandeza de las leyes del creador, dándonos a entender que, todos llegaremos, antes o después, según el esfuerzo individual de cada cual, a alcanzar etapas más elevadas, de mayor luz y progreso, a medida que vamos desarrollando los atributos con los que Dios nos ha dotado. Los extraterrestres con su presencia nos invitan a que hagamos un esfuerzo de limpieza y trabajo espiritual para poder alcanzar la posición en la que ellos se encuentran, a nadie se le regala nada, todo se consigue por el esfuerzo y el afán de superación.

No estamos solos en el universo, hay un universo material y otro espiritual. En todo hay vida, ambos están cohesionados, y el amor y la ayuda fluyen por doquier. La humanidad, nunca ha estado sola, desamparada u olvidada por su Creador. Siempre y en todo momento hemos tenido una ayuda extraordinaria, aquella que en cada etapa hemos necesitado, desde las primeras fases de la evolución, en la que los espíritus comienzan su etapa en las primeras encarnaciones, hasta la actualidad, con la diferencia de que ahora estamos más adelantados, hemos alcanzado cierto nivel de tecnología, comenzamos a descubrir las galaxias y la vida más allá de la tierra, y podemos aceptar que hay vida extraterrestre y que puede venir en nuestra ayuda.

Negar esta posibilidad es negar el progreso y la Ley de Fraternidad Universal, es ir en contra de los principios más elementales de la lógica y el sentido común, es algo parecido a negar hace 500 años que había un Nuevo Mundo, y sin embargo lo había. No podemos permanecer de ese mismo modo. En la actualidad son ya muy pocos los que se niegan a admitir la posibilidad de vida fuera de nuestro orbe; otra cosa es admitir que nos puedan visitar, ciertamente, para eso debemos utilizar la razón y el análisis: si hay vida por qué no nos pueden visitar.

Principalmente ponemos las dudas y los peros, porque todavía nos creemos los reyes de la creación, nos creemos el mundo más adelantado, el modelo de perfección, y todo lo comparamos con lo que conocemos, sin saber que nuestro mundo está muy lejos de la perfección y que los diferentes mundos habitados no tienen por qué seguir nuestro patrón, que puede haber vida en diferentes formas, especialmente según el grado de evolución alcanzado, tal y como Allan Kardec especifica en la escala de mundos habitados, desde los mundo primitivos hasta los mundos divinos hay una gran diferencia, debido a que gradualmente la parte espiritual va teniendo más preponderancia sobre la materia, se van sutilizando los cuerpos y todo lo material, hasta que esta progresivamente desaparece.

Las dudas y los interrogantes van desapareciendo a medida que nosotros mismos vamos adelantando y nos predisponemos de forma seria al razonamiento sincero y analítico. Qué pensar por ejemplo de los que todavía niegan la pluralidad de existencias, sin embargo no hay nada más justo y natural, son diferentes capítulos que vamos asimilando, gradualmente. No se puede forzar a nadie, ni obligar a creer, pero tampoco se puede obstaculizar ni menospreciar ningún género de ideas, hay que respetar y como mínimo intentar averiguar qué hay de cierto en cada una de ellas.

Tampoco vale creer por creer, porque esté de moda, porque es la tendencia; esto sirve de muy poco, hay que llegar al fondo de las cuestiones, y en este sentido, es importante hacer un esfuerzo por comprender cuál es la naturaleza de la presencia ovni-extraterrestre en nuestra humanidad en estos momentos tan cruciales, no puede ser casualidad que se estén dando estas dos circunstancias tan transcendentales: LA TRANSICION PLANETARIA Y LA PRESENCIA EXTRATERRESTRE.

Conclusión Extraterrestres: Fermín Hernández Hernández

©2016, Amor, paz y caridad

Anteriores Artículos

AMOR PAZ Y CARIDAD AÑO VI

Siguientes Artículos

CONSIDERACIONES SOBRE LA FILOSOFÍA MATERIALISTA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.