Enfocando la actualidad

SEXO Y VIDA

Energía Creadora
Comenzaremos esta sección con un tema de palpitante actualidad como la comprensión del sexo en la vida humana, su significado, su fuerza y los beneficios e inconvenientes del uso correcto o incorrecto del mismo.
 Aspecto mal comprendido, estigmatizado y condenado por muchos sectores sociales y religiosos desde el inicio de los tiempos, en todas las culturas y sociedades. Hasta tal punto ha sido controvertida la comprensión de este tema que, aún hoy, es considerado por diversos sectores de la sociedad, religiosos y sociales, de forma errónea, generando en el individuo patologías de diverso índole que se convierten en comportamientos irracionales y perturbadores que degeneran en actos de terrible repercusión social como la pederastia, la prostitución, el sadomasoquismo, la adicción pornográfica, etc.
El sexo, al contrario de lo que pueda parecer, es una dádiva divina con una misión enaltecedora, una fuerza psico-genésica inconmensurable que Dios concede al hombre no sólo para la reproducción, sino para la sublimación de muchas de sus cualidades humanas en su trayecto desde el primitivismo a la angelitud. En el oriente, el estudio de los centros de fuerza o energía del ser humano en el cuerpo periespiritual del ser se refleja en lo que se denomina el “Kundalini”, el chakra de la vida, por el que desde la tierra se canaliza la energía eugenésica que el hombre necesita para su realización humana.
Esta energía creadora, poderosísima, origen del deseo sexual que posteriormente Freud definió como la libido y a la cual le atribuyó multitud de manifestaciones del psiquismo humano; es precisamente la fuente de la vida y, bien encauzada, puede transmutarse de un tormento psicológico a una vida de dicha y felicidad. Esta es una de las mayores aportaciones del psicoanálisis: demostrar que los impulsos genésicos como el sexual pueden transformarse en actividad mental para beneficio del indivíduo y de sus potencialidades intelectuales y volitivas.
Así como el sexo en la unión conyugal es fuente de dicha cuando hay cariño, comprensión, dedicación, unión de alma y control sexual. Este se convierte en una lacra, que enferma al ser humano cuando se cae en los excesos, produciendo un envejecimiento prematuro a consecuencia del debilitamiento de las neuronas cerebrales. Estos excesos como la lujuria, la lascivia, la promiscuidad, etc, crean un hábito vicioso, tiránico, reduciendo el placer y produciendo hastío y frustración.
Hay quien considera el sexo como una necesidad fisiológica; nada más lejos de la realidad; los especialistas en sexología consideran que, si la abstinencia sexual es prolongada e incluso definitiva, no ofrece peligro alguno cuando es voluntaria. Por el contrario, el peligro llega cuando esta continencia se realiza contra la propia voluntad, por imposición, reprimiendo el deseo y llevando al individuo a caer en el vicio.
La comprensión del mecanismo eugenésico en el hombre; cuando éste es estudiado y comprendido de forma holística (integral: biológico-psíquico-espiritual), es un beneficio extraordinario para entender la vida humana. Nos ofrece no sólo el diagnóstico preciso para las patologías derivadas de una conducta sexual equivocada; sino que nos adentra en el complejo conocimiento de las causas primeras que originan perturbadores consecuencias en el comportamiento humano como consecuencia de errores del pasado que se remontan a vidas anteriores.
La salud integral, en aquello que ha de referirse a la recuperación del equilibrio mental y emocional respecto a las patologías sexuales, ya no es un imposible. Porque con el conocimiento de las leyes que rigen el proceso de la vida, la reencarnación, el funcionamiento del periespíritu en el molde biológico que origina la primera célula de una nueva vida, se llega al diagnóstico del problema de forma precisa al estudiar todas las posibles  circunstancias que dieron origen al problema en las tres vertientes precisas, biológicas, psicológicas o espirituales.
Bajo el concepto de la importancia de la vida y su manifestación sexual; el acto sexual es algo sublime, que otorga la dicha y el equilibrio emocional en la pareja cuando se realiza con amor y entrega. Cuando la parte emocional desaparece del acto sexual y se convierte en puro acto de placer e incluso de contraprestación egoísta o mercantilismo, pierde todo el sentido profundo de su origen y la práctica en estas condiciones nos retrotrae a nuestra naturaleza animal, primitiva, sin diferenciar para nada la práctica sexual de la de otros reinos de la naturaleza.
Si somos capaces de comprender la importancia del amor unido a la práctica sexual, estamos realizando y sublimando una de las grandes obras de las leyes divinas, colaborando a nuestra propia felicidad y perpetuando la especie cuando decidamos libre y voluntariamente aceptar las consecuencias de una vida en familia mediante la venida de los hijos. En esto también existen las interpretaciones sectarias; la práctica del sexo cuando hay amor en la pareja no tiene porqué ser únicamente en busca de familia; antes al contrario, si bien es noble y elevado traer hijos al mundo, el sexo también aporta a ambos cónyuges el acto de la entrega hacia el otro, el afecto, el cariño, la gratitud, la manifestación de nuestro compromiso personal con la pareja, etc..
Esta actitud ennoblece al ser humano, le eleva por encima de las pasiones materiales, le reencuentra con espíritus afines, con los que muy probablemente ya ha tenido relaciones en el pasado, estrechando lazos de amor y fraternidad, rescatando deudas pendientes entre ambos, sublimando el amor por el rencor si es que este último existió en vidas anteriores, etc. Imaginemos pues la amplia visión que se nos ofrece en este tema cuando comprendemos de dónde venimos, hacia dónde vamos y cual es el sentido de nuestra estancia en la tierra.
Hacia todo ello nos encaminamos cuando comprendemos al ser humano tal como es; una realidad trascendente, hereditaria de su pasado y con un futuro eterno por conquistar, experiencias tras experiencias, vida tras vida, a través de la reencarnación.
Así pues, baste por ahora el sucinto análisis efectuado; que complementaremos en sucesivos artículos al hablar de las conductas sexuales, los avances de la ingeniería genética en los métodos de reproducción asistida y otras cuestiones que tienen que ver con la cuestión sexual.
Antonio Lledó
© 2014 Amor, paz y caridad
La relación sexual no es fundamental para el amor, sino que el amor es fundamental para la relación sexual.
Phil Bosmans
Anteriores Artículos

TEMARIO DEL CONOCIMIENTO ESPIRITUAL I

Siguientes Artículos

LA VEJEZ

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.