SEXO Y REENCARNACIÓN

0
81
Sexo y reencarnación

SEXO Y REENCARNACIÓN 1ª PARTE

 

P: Los Espíritus, ¿tienen sexo? 

R: “Como vosotros lo entendéis, no; porque los sexos dependen de la organización fisiológica. Entre los Espíritus hay amor y simpatía, pero basados en la similitud de los sentimientos.”

Allán Kardec L.E. It. 200.

Sin duda alguna, la importancia de la función sexual en la vida del ser humano es manifiesta e incuestionable. Por ello, en un análisis sobre las vidas sucesivas como el que nos ocupa, no podemos obviar este tema desde diferentes enfoques y puntos de vista, sin perder el trasfondo espiritual que tienen todos los planteamientos que realizamos. 

En este artículo de hoy, y en otros que vendrán los próximos meses, estudiaremos varios aspectos sobre este tema, comenzando por desarrollar el aspecto biológico, psicológico y espiritual que tiene la función sexual en el ser humano, la importancia de las energías genésicas y su influencia en el alma inmortal, que recorre vidas y vidas condicionada en uno o u otro sexo para evolucionar y crecer en experiencias.

Después de estos aspectos abordaremos, a nuestro entender, las cuestiones que tienen que ver con los dilemas sexuales de la sociedad actual: las  tendencias sexuales, su origen, naturaleza y desarrollo; la igualdad, identidad e ideología de género, las disfunciones y patologías del mal uso de la función sexual, las consecuencias de la abstinencia y el celibato, la sublimación de las energías sexuales para alcanzar estados de plenitud, la importancia de no confundir sexo con amor, la perniciosa relación entre sexo y obsesión, etc..

Son tantos los enfoques que podemos abarcar de este amplísimo tema, y que tienen su relación con las vidas sucesivas del espíritu, que por ello necesitamos de varios artículos para desarrollarlos con precisión y profundidad, a fin de no quedarnos en lo superficial que pueda dar lugar a interpretaciones sesgadas o erróneas sobre la importantísima función que tiene el aspecto sexual en el crecimiento, evolución y progreso del alma humana en su recorrido a través de las distintas reencarnaciones.

1.- Aspecto Biológico-Reproductivo (*)

Atendiendo las evidencias científicas de las ciencias biológicas, la genética y la medicina en general, el sexo es una característica biológica determinada por nuestro ADN en el momento de la concepción y que está en cada célula de nuestro cuerpo. Bajo un enfoque espiritual, es el periespíritu (Modelo Organizador Biológico) atendiendo al programa pre-encarnatorio del espíritu el que imprime en el ADN las condiciones del nuevo sexo que la persona tendrá en cada reencarnación. *(Para una comprensión más precisa, recomendamos la lectura previa de los artículos publicados en esta misma sección en Noviembre y Diciembre 2020 titulados: ¿Cómo se Reencarna?)

De esta forma, hagamos el enfoque bajo el paraguas de la ciencia o de la espiritualidad sólo existen dos sexos. Otra cuestión será cuando tratemos el aspecto del género o las tendencias sexuales que abordaremos en próximos artículos.

La principal función del sexo es indudablemente la reproducción y el mantenimiento de la especie, sin la cual el mundo corporal no existiría. A pesar de que todo obstáculo a la reproducción es contrario a la Ley Natural, sin embargo, esto no quiere decir que no debamos poner límites a la reproducción cuando la necesidad lo aconseje; la planificación familiar debe ser tenida en cuenta. En éste sentido, hay que realizar una importante distinción; no es lo mismo cuando ya se ha producido la concepción (Ej. píldora del día después, aborto voluntario, etc.) que el uso de métodos que impiden la concepción (preservativos, píldoras, etc.).

Es conveniente y necesario distinguir métodos abortivos de anticonceptivos. En el primer caso existe una responsabilidad moral grave e importante (destrucción de una vida que se inicia), en el segundo está atenuada, ya que el proceso de reencarnación no ha tenido inicio. De este modo siempre podemos equiparar reencarnación a concepción, teniendo presente que esta última no es inmediata sino que transcurren algunas horas desde el acto sexual hasta la concreción de la fecundación.

El ser humano puede planificar la reproducción según sus necesidades, pero no debe entorpecerla sin necesidad.

“Los sexos sólo existen en la organización física ”   Allán Kardec – L.E.

2.- Aspecto Psicológico y Polaridades

Uno de los mayores investigadores de la historia sobre la psique y el alma humana fue Carl Gustav Jung. Padre de la psicología analítica definió con maestría y lucidez las características sexuales de la psique, superando el enfoque sesgado de Freud respecto a la líbido y los impulsos sexuales. Jung estableció dos arquetipos que definen a la perfección las características psicosexuales del ser humano, denominándolos “Ánimus y Ánima”. 

Ánimus: Son tendencias masculinas en el inconsciente de la mujer.
Ánima: Son tendencias femeninas en el inconsciente del hombre.

Atendiendo al principio de la ley de las vidas sucesivas, donde todos reencarnamos en los dos sexos antes o después, esta clasificación es totalmente cierta y evidente. En cada encarnación, bajo el sexo que adoptemos, quedan huellas en nuestro psiquismo, en nuestro inconsciente profundo del sexo que adoptamos; por ello, cuando en nuestra trayectoria evolutiva reencarnamos varias existencias seguidas bajo el mismo sexo, la huella del Ánimus o Ánima queda marcada más profundamente según sea hombre o mujer. Y también a raíz de ello, cuando por necesidades evolutivas cambiamos de sexo en una nueva reencarnación, nuestro sexo biológico puede ser uno y la predominancia de nuestro psiquismo, en lo que a la tendencia psicológica sexual se refiere, puede ser la contraria.

La ignorancia de esta circunstancia confunde a muchas personas que, con un sexo de hombre, se observan a sí mismas con fuertes tendencias psicosexuales de mujer y viceversa. Estas dos polaridades encierran todo el bagaje ancestral del psiquismo humano en su inconsciente personal y colectivo en lo referente al sexo y la reencarnación.

Así pues el Ánimus se caracteriza por el vigor, la fuerza, la toma de decisiones y otras actitudes típicamente masculinas, mientras que el Ánima es portadora de las mejores características del psiquismo femenino: la ternura, la sublimación de los sentimientos, la delicadeza, el sentido de protección, etc. El control, la armonía y desarrollo de estas dos polaridades en una persona (cualidades del Ánimus y el Ánima), produce el equilibrio psicológico interior que aleja a la persona de perturbaciones desequilibrantes en lo que al sexo se refiere, alcanzando la plenitud psicosexual que genera bienestar, alegría y salud mental y emocional. 

3.- Aspecto Espiritual y Fuente de Vida

Para terminar este primer capítulo referente al sexo y la reencarnación, haremos mención expresa al aspecto espiritual del sexo en sí, como la fuerza creadora por excelencia en lo que a las formas físicas se refiere. Y también a su carácter sagrado dentro del organigrama de la creación, que permite a los espíritus evolucionar y desarrollar sus capacidades en los mundos físicos mediante la vuelta a la vida en sucesivas y numerosas existencias. El sexo es fuente de vida cuando se comprende su función y su importancia en el progreso y evolución del ser humano.

Una mención aparte es necesaria al respecto de las denominadas energías sexuales. El sexo se inicia en la mente del ser humano que activa el deseo mediante la liberación de sustancias bioquímicas en nuestro cerebro, que son distribuidas por el torrente sanguíneo y las glándulas suprarrenales. Las células sexuales que se encuentran localizadas en las gónadas y el aparato genésico son las receptoras de esos estímulos que producen de inmediato las consecuentes reacciones fisiológicas.

Debemos saber que las células sexuales producen una energía potentísima a través del centro de fuerza (chakra) genésico incorporado en el periespíritu; y que en la base de esta energía se asienta no sólo el inicio del fenómeno sexual sino también la cualidad de esa misma energía. Esta cualidad puede ser equilibrada, creativa, iluminativa y potente energéticamente cuando va acompañada de sentimientos de amor y ternura; o puede ser destructiva, alienante y perturbadora cuando el egoísmo personal de la búsqueda del placer a toda costa, sin reparar en los perjuicios ajenos, es la motivación que la alimenta.

“No es la relación sexual la que desgasta el cuerpo perjudicando el funcionamiento del sistema reproductor, sino la mente viciada que emite toxinas psíquicas en la estructura de los órganos y glándulas sexuales”

Divaldo P. Franco – Libro: Sexo y Conciencia

También debemos saber que en función de la dirección que demos a nuestras fuerzas sexuales, las energías que permiten la función sexual se agotan o se regeneran en función no sólo de su uso o abuso sino de la forma en como las liberamos. Personas adictas al sexo promiscuo y desviado, agotan las energías sexuales, y cada vez más necesitan nuevas experiencias porque no obtienen el mismo placer que al comienzo, cayendo en frustración y ansiedad. Esta actitud les lleva a la extenuación de las energías que les servirían para la recomposición orgánica de otras disfunciones celulares que pronto se manifiestan en la incapacidad de reacción saludable a nuevas enfermedades que aparecen.

Por ello la función sexual es neutra, depende de la manera y la forma en cómo la ejerzamos y la llevemos a nuestras vidas. Las energías y la fuerza de las células sexuales son enormes en las primeras etapas del ser humano; y la capacidad de controlarlas y dirigirlas hacia un bienestar integral y saludable de nuestro cuerpo y nuestro psiquismo depende de nosotros.

(Continuará el próximo mes)

Sexo y reencarnación por: Antonio Lledó Flor

©2021, Amor,Paz y Caridad

“Conforme a la dirección que demos a la mente, nuestra energía sexual será utilizada de diferentes formas. Los factores diferenciales del sexo se localizan en el sistema reproductor, masculino o femenino; pero la sexualidad está localizada en todo el cuerpo, en la mente, en el aura y en la emanación psíquica que tenemos.”

Divaldo P. Franco – Libro Sexo y Conciencia – Cap. I

Publicidad solidaria gratuita