Los Extraterrestres bajo la óptica Espiritista

SERES VENIDOS DE OTRAS ESFERAS

Seres venidos de otras esferas (Parte final)

También fue anunciado en el Nuevo Testamento: “En los postreros tiempos veréis señales en los cielos”. Como ya hemos hecho referencia anteriormente, muchas de esas señales, que no tienen una explicación física conocida y que se observan desde hace muchas décadas en el cielo, son ignoradas o despreciadas por las autoridades de la mayoría de países. Esto obedece, en múltiples ocasiones, a los defectos y las pasiones humanas de no admitir aquello que no pueden controlar y que les haría descender de su pedestal de dominio; el orgullo se subleva ante la idea de que pueda existir algo por encima de ellos.

La actual situación de crisis globalizada supone una seria amenaza para el equilibrio universal que es imprescindible para la vida en los distintos planetas, puesto que, como hemos mencionado al principio, todo está conectado e interactúa formando una unidad cósmica. De lo Alto no podrían permitir una degradación o destrucción irreparable, y para su control y preservación hacen falta “hermanos encarnados” pertenecientes a mundos más avanzados, moral, espiritual y científicamente, para evitar un desastre irrecuperable que pudiera afectar a la estabilidad de todo nuestro sistema solar.

Esta circunstancia demuestra también que poseemos libre albedrío, pero que éste tiene sus limitaciones. El ser humano no está abandonado a su suerte, ni tampoco a merced de ciertos incautos que abusan de su privilegiada posición de poder y que desprecian la oportunidad que se les ha confiado para preservar el medio ambiente y también para transformar y mejorar la sociedad.

Por otra parte, no podemos ignorar que el planeta Tierra se formó, según las últimas estimaciones, hace 4.470 millones de años. Los primeros seres vivos (células muy rudimentarias) aparecieron sobre el planeta hace 3.500 millones de años; y el hombre, según las estimaciones, entre 40.000 y 50.000 años. Un trabajo evolutivo gigantesco e ímprobo, realizado con toda la minuciosidad y el amor imaginable por el Creador, siendo parte de un universo regido por leyes cósmicas perfectas; y a pesar de estos tiempos tan convulsos, esta obra maravillosa no puede ser arrojada por la borda.

Por tanto, lo que podríamos denominar como “solidaridad extraterrestre” supone un caudal de esperanza y consuelo que viene a reforzar los argumentos ya existentes que nos permiten avanzar confiadamente hacia un futuro mejor; sobre todo al saber que contamos con la atenta mirada, el esfuerzo y el trabajo de hermanos venidos de otros mundos bajo la dirección del Maestro Jesús, para desarrollar una labor que culminará en el momento en que se complete el proceso de cambio de ciclo.

Quizás ahora pueda parecer utópico, pero el Espiritismo, ayudado por los avances científicos y la evolución del pensamiento humano, cumple con la misión de derribar los muros de los prejuicios, de lo que parecen utopías, hasta que con el paso del tiempo y de los acontecimientos se conviertan en verdades irrefutables. Ciertamente es cuestión de tiempo, pero también de la implicación de todos los espiritistas audaces.

Al mismo tiempo, nos indican ciertas informaciones espirituales de la encarnación en nuestro mundo, desde hace décadas, de espíritus venidos de mundos superiores, que renuncian a su felicidad ganada con el propio esfuerzo para colaborar en un mundo tan convulso como el nuestro y ayudar en su proceso de regeneración (1). Vienen a colaborar para sentar las bases de una nueva humanidad, con la ayuda de otros espíritus que ya alcanzaron la preparación adecuada en otras existencias y en este mismo mundo. También junto a otros que ya realizaron sus aportaciones en el pasado, espíritus comprometidos con la ciencia, el arte y la cultura, que encarnaron en el pasado para favorecer el avance a esta humanidad. Ahora vienen a revitalizar e impulsar nuevamente el progreso en todos los campos del conocimiento humano.

Son transmigraciones masivas de almas con una finalidad concreta; como ya ocurrió en este mundo en otra época, hace ahora miles de años, cuando encarnaron temporalmente espíritus venidos de otros planetas, avanzados intelectualmente, pero necesitados de un reajuste moral y espiritual; aportando sus experiencias y conocimientos a los espíritus vinculados desde un principio a este mundo, pero que comenzaban una nueva etapa evolutiva, una vez superada la primera fase primitiva. Como podemos comprobar, todo se enlaza sabiamente y como se suele decir popularmente “Dios no da puntada sin hilo”.

En conclusión: El tema “Pluralidad de mundos habitados y los seres venidos de otras esferas” requiere toda nuestra atención y análisis. No es un tema baladí, no podemos permitirnos el lujo de que los acontecimientos actuales, así como los futuros, nos puedan desbordar.

Recuperemos un párrafo de la ponencia titulada Los espiritas ante el fenómeno OVNI” (2), expuesta en el Congreso Nacional Espirita del año 1981, en Madrid; un congreso que reunió a importantes figuras del movimiento espírita internacional y que fue el primero tras un largo periodo de dictadura que impedía el libre desenvolvimiento de la doctrina espirita en España:

Una última pregunta podemos formularnos: ¿por qué es importante saber lo más posible sobre el fenómeno ovni? ¿no es acaso una mera curiosidad que en nada nos afecta a nosotros o a la marcha de la sociedad? A esto debemos responder planteándonos la siguiente pregunta ¿era importante para el hombre del siglo XIX saber lo que se escondía tras esos curiosos fenómenos de las manifestaciones mediúmnicas? Hoy responderíamos que sí, pues tras unos hechos intrascendentes en apariencia, se hallaba la respuesta tan ansiada por la humanidad del porqué de la vida humana.”

Vamos a finalizar esta sección con un pensamiento del insigne escritor francés Víctor Hugo “No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo.”

 

Seres venidos de otras esferas por:   José M. Meseguer

© Amor, Paz y Caridad, 2018

 

  • Léanse las obra psicografiadas por Divaldo Pereira Franco, formando una trilogía: “TRANSICIÓN PLANETARIA”, ”AMANECER DE UNA NUEVA ERA” y “PERTURBACIONES ESPIRITUALES”.
  • Consultar la obra “CONGRESO NACIONAL DE ESPIRITISMO 1981”. Ponencia titulada: Los espiritas ante el fenómeno OVNI; páginas 138 a 141.
Anteriores Artículos

LA CODICIA

Siguientes Artículos

MÉDICO DEL ALMA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.