Extraterrestres

¿HAY EXTRATERRESTRES NEGATIVOS?

Aunque el mes pasado ya dejamos claro que los extraterrestres vienen a ayudar, que vienen de mundos de regeneración, y que forman parte de una planificación, no está de más abundar un poquito más en este aspecto por si hubiera quedado alguna duda en el aire.

Todos habremos oído en más de una ocasión sobre la posibilidad de que pudieran existir extraterrestres negativos en nuestro planeta. Especial relevancia han tenido numerosas series de televisión y algunas películas, en la que los protagonistas son precisamente seres extraterrestres venidos de otros mundos con aspecto hasta de reptiles, cuando no representados con formas monstruosas nada agradables a los sentidos.

¿Esto a que se debe? Sin duda  al enorme desconocimiento que existe sobre este tema en particular. Ello aliado a la imaginación y a la fantasía han explotado toda esta serie de argumentaciones y despropósitos.

Pero la duda para gran parte de la humanidad, queda ahí. Desprovistos de conocimiento espiritual y a juzgar por cómo sería nuestro comportamiento, si existiera la posibilidad de poder colonizar algún planeta cercano en el que existiera un fuente de recursos de los que pudiéramos estar necesitados…. Véase la última gran producción cinematográfica que fue “Avatar”, en la que el objetivo no era otro que apropiarse de una fuente de recursos colosal, al precio que fuera, aunque ello supusiera destruir la humanidad nativa de ese mundo.

Qué existen planetas similares al nuestro es obvio, no uno, cientos, miles de ellos; a estas alturas del conocimiento que se tiene del universo, es ya innecesario entrar en ese tipo de debate. Otra cosa muy diferente es que estas humanidades, al igual que la nuestra, tengan a su alcance el hecho de poder llegar allí, a un mundo inferior, con la intención de poder colonizarlo o de alguna manera intentar sacar provecho del mismo.

Esa posibilidad desde un punto de vista de las leyes de evolución, que rigen nuestro proceso de desarrollo en todos los aspectos, es impensable, porque de poder producirse este hecho, estaríamos constatando un fallo en la perfección del universo, un fallo por medio del cual una humanidad superior a otra pudiera inmiscuirse en el desarrollo de la misma, perjudicándole  seriamente, además de que rompería por completo su libre albedrío y su proceso de evolución.

No existen esta serie de fallos en el universo; la planificación es tal, tan grandiosa y perfecta que podemos estar sumamente tranquilos de que no nos va a invadir una humanidad más adelantada a la nuestra y además con el consiguiente carácter de negatividad, en sus acciones e intenciones; esto está completamente descartado. Solo es concebible como digo,  para una gran superproducción cinematográfica.

Sería una manera de empequeñecer el universo, con lo que podríamos decir, con lo grande que es el espacio y mira por dónde se nos pone junto a un planeta que puede llegar un día, en el que alcancen una tecnología e inteligencia muy superior a la nuestra, hasta el punto que se puedan servir de nosotros como conejillos de indias. Este no es ni será el caso en ningún momento. Esto solo es posible de concebir para todos aquellos en los que prime el desconocimiento de las leyes de la creación y que desconozcan los atributos de Dios como causa primera de todas las cosas, infinito en sus perfecciones, soberanamente justo y bueno.

Nuestra humanidad ha alcanzado en estos momentos grandes logros y avances en cuanto a la ciencia y la tecnología aeroespacial, y sin embargo, no tenemos capacidad todavía, y estamos muy lejos de ello, pese a lo ya conseguido, de enviar naves tripuladas más a allá de la luna. También podemos admitir que han habido otras humanidades en épocas pretéritas que alcanzaron un desarrollo científico y tecnológico asombroso, pero no sabemos si se auto-destruyeron o porque motivos desaparecieron, eso es objeto de otros estudios y análisis, pero el caso es que, como estamos argumentando, hay unas leyes evolutivas que marcan el compás de los procesos de evolución de los planetas y sus humanidades, y de igual modo ponen también los límites a los que se puede llegar.

Como bien sabemos, por nuestra doctrina espirita, hay diferentes moradas en la Casa del Padre, y cada una de ellas se encuentra en un grado de evolución, habiéndolas clasificado Allan Kardec, en mundos primitivos, mundos de expiación y prueba, mundos de regeneración, mundos felices y mundos divinos. Esto es solo un manera de catalogar, para hacernos una idea lo más aproximada posible del largo y no que aún nos queda.

Si bien esto es así, sin ningún género de dudas, podemos afirmar apoyándonos en la perfección del universo y en la perfección de las leyes universales, tanto en su ámbito material como espiritual, que no es posible que una humanidad inferior pueda llegar a invadir o, intervenir de ningún modo en una humanidad que se encuentre menos evolucionada.

Por ley de amor, si puede acontecer lo contrario, el que se pueda recibir la ayuda y la colaboración, hasta cierto punto, de una humanidad superior a otra inferior, como ocurre en la actualidad en nuestro mundo, ya que en “breves fechas”, es decir a corto plazo, nuestro orbe va a formar parte de los mundos de regeneración, lo cual confiere esa posibilidad y nosotros lo vemos de un gran sentido común.

Por lo tanto desde nuestro punto de vista, afirmamos categóricamente que no existe la posibilidad de que puedan venir extraterrestres negativos a nuestro planeta.

En próximos artículos dedicaremos un análisis del porqué se ha podido establecer esa idea, ya que desde la parte espiritual negativa, del astral inferior de nuestro mundo se ha hecho mucho para transmitir confusión y fanatismo. Las mediumnidades entorpecidas, las abducciones, y temas similares serán objeto de análisis en próximos artículos.

FERMÍN HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ

©2015, Amor,paz y caridad

 

Anteriores Artículos

OLVIDO DE VIDAS PASADAS

Siguientes Artículos

LA DISTANCIA DE LOS CORAZONES

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.