Extraterrestres

FALSOS EXTRATERRESTRES

En el artículo del mes pasado, tuvimos ocasión de exponer que en nuestra opinión no existen extraterrestres negativos en nuestro planeta, ahora vamos a seguir profundizando un poquito más en este tema para intentar dilucidar porqué hay diferentes ideas que promueven la confusión y el desconcierto en relación a esta cuestión.

En este sentido, hemos de tener muy en cuenta a la parte espiritual negativa, que como es propio de su condición, trata por todos los medios a su alcance de llevar la confusión, el entorpecimiento de los grupos y, especialmente, de las mediumnidades llevándolas al error y a falsas interpretaciones.

Como bien sabemos, dentro de la escala espírita, los espíritus en el mundo espiritual se encuentran con el grado de evolución que han adquirido en la tierra, en sus diferentes encarnaciones, encontrando en esta escala, desde los espíritus más elevados, hasta los menos elevados; hermanos de una alta condición espiritual por el grado de adelanto adquirido en todos los aspectos, y otros en el lado opuesto de esa escala; pasando por los hermanos burlones, sin más grado de maldad, hasta aquellos que poseyendo un grado de inteligencia muy desarrollado sólo la emplean en el mal, movidos como están por los sentimientos y actitudes más miserables y siniestras.

Hermanos espirituales hay en el plano espiritual muy rebeldes, contra las leyes de evolución, albergando en su interior sentimientos de odio, venganza, rencor, y otros de la misma índole, que se resisten al progreso, y que son capaces de plantar cara a todos aquellos que se atrevan a introducirse en sus círculos, en lo que ellos llaman su territorio o su morada.

Estos hermanos opuestos al progreso, tienen como parte principal de su existencia, organizarse para poner todo tipo de trabas, perjuicios y entorpecimientos a todos aquellos trabajadores del bien, en todos los terrenos del progreso, no solo espiritual, sino también en su aspecto material. Su objetivo es el atraso de la humanidad, causar sufrimiento y que todos estemos cuanto más alejados de la luz, del bien y del conocimiento mejor.

Es una especie de reto que le han planteado al propio Creador, al no comprender sus leyes, los principios de la evolución, y no querer reconocer principalmente, que todos y cada uno de nosotros, somos los propios árbitros y jueces de nuestro destino. No admiten que la condición de miseria y atraso espiritual en el que se encuentran es únicamente obra suya.

En este sentido, las mediumnidades y los grupos espiritas en general son una de las principales presas para ellos, teniendo como objetivo poner piedras en el camino, desorientar, confundir y procurar que no triunfe el bien y la semilla del ejemplo y del conocimiento.

Es por ello, que cuando encuentran una mediumnidad o un grupo que desea progresar, pero que está en ese proceso y le falta un tanto de control sobre dicha mediumnidad y otro tanto de experiencia y conocimientos, procurarán por todos los medios a su alcance desviarle y sacarle del camino que ha emprendido.

Estos hermanos tienen la capacidad de adoptar una apariencia que no es la suya; dicho en otras palabras, tienen la capacidad de disfrazarse y hacerse pasar por entidades que no lo son, y llevar así al engaño a todos aquellos que, a falta de un mayor grado de experiencia y de conocimientos, actúan de buena fe. Desvirtuándoles una realidad que necesitamos conocer y estudiar bien para que nos pueda ser útil en el proceso de evolución espiritual.

De ese modo, un espíritu inferior, al igual que se puede presentar como un sabio, un intelectual, o un espíritu bueno, puede también presentarse con la apariencia, las vestiduras y aquella imagen que podamos entender que es una entidad extraterrestre, un hermano que viene de otro planeta, y de este modo, si no tomamos las cautelas y la prudencia necesarias, nos pueden engañar completamente y desorientarnos con el perjuicio y la gravedad que ello puede conllevar.

Como hemos dicho anteriormente, en especial se presentan así a personas dotadas con facultades de mediumnidad, personas que pueden encontrarse totalmente entorpecidas porque no han sabido orientarse adecuadamente y están en pleno proceso de obsesión, no teniendo ningún control sobre su mediumnidad. personas que de por si pecan de un grado de fantasía, fanatismo o simplemente que desconocen por completo el espiritismo y en concreto las leyes que rigen el intercambio.

En esas condiciones, es muy fácil engañar a estor hermanos haciéndoles ver y creer todo tipo de cuestiones y de historias, que no tienen ningún sentido, carentes de toda lógica y razonamiento al que sujetarse.

A las mediumnidades en desarrollo, pero que repito, están descontroladas, que son completamente ignorantes de los principios espirituales, y que no se someten a ningún tipo de estudio y de análisis; del porqué y para qué están las facultades, pueden en efecto someterlas a todo tipo de experiencias de tipo psíquico. Por ejemplo, a través de las abducciones, les hacen vivir experiencias y situaciones que, en efecto estos hermanos las viven y les dejan muy impresionados, pero debemos tener claro que estas intervenciones y sometimientos, las llevan a cabo entidades espirituales muy negativas, y nunca hermanos de elevación o extraterrestres.

Hemos de resaltar en este aspecto, la capacitad que tienen estos hermanos de la parte espiritual negativa de provocar este tipo de situaciones, hasta el punto de que las víctimas que las sufren, están completamente convencidas de que han estado en una nave, hasta incluso, de que los han intervenido quirúrgicamente y todo tipo de hechos a este nivel. A veces, dejando secuelas y pruebas físicas de los hechos. Por tanto, no infravaloremos la capacidad que en este aspecto tienen las entidades del mal que se encuentran en el lado rebelde, con el propósito de hacer todo el daño posible a la humanidad, retrasándola en su proceso evolutivo.

Así los extraterrestres se les presentan de toda forma y de todos los colores, las naves pueden ser cuanto más aparatosas y vistosas mejor. Nos dicen que poseen laboratorios, que nos están estudiando, que vienen a conquistarnos, que somos una raza inferior creada por ellos y así, toda  clase de ideas más descabelladas que nos podamos imaginar. Todo tipo de cuestiones, que a la sociedad en general, les va a hacer rechazar este fenómeno y tildar de locos y desventurados a todos aquellos que se atrevan a manifestar que este fenómeno existe y que vienen a ayudar.

Así podemos entender los tipos de manifestaciones y entrevistas que hemos podido ver en prensa y televisión, de personas que cuentan fenómenos de estas características, y que hacen un daño muy importante a la verdadera imagen y labor que hacen los verdaderos extraterrestres en estos momentos a nuestro planeta.

Abundando un poco más en este aspecto, les es muy fácil también confundir a los videntes, les basta con “disfrazarse” de extraterrestres, siendo verdaderos seres superiores los que nos visitan,  y mostrar una luz que no  es suya; transmitirnos mensajes, que son una mezcla de verdades y mentiras sofisticadas. Tengamos en cuenta que son entidades del mal, pero muy astutas e inteligentes, que conocen nuestras debilidades y deseos, y que envueltos en un lenguaje místico y fantasioso nos pueden ir llevando poco a poco al camino del fanatismo y la vaguedad. Por desgracia, muchas veces lo consiguen y es entonces cuando vemos a compañeros que han caído en ese misticismo y ya no hay manera de hacerles razonar.

Sin embargo, a videntes experimentados, prudentes y que no se confían por las apariencias, con conocimientos y que todo lo somete al crisol de la razón,  es muy difícil que le puedan engañar, porque saben que a los espíritus burlones y engañosos, basta con mantenerles fijamente la mirada durante unos momentos, si la luz que manifiestan no es suya, sino que la han cogido del plano astral, pronto esa luz se evapora y se muestran tal como son, con lo cual quedan al descubierto que son falsos extraterrestres. Esta es una de las técnicas que tienen que adquirir los videntes para saber y tener la seguridad de que clase y tipo de espíritus están manifestándose ante ellos.

Todo estos argumentos tenemos que tenerlos bien claros, para no admitir todo aquello que se nos ponga delante, pero tampoco rechazar aquello que desconocemos, simplemente por esa razón.

 

Fermín Hernández Hernández

©2015, Amor, paz y caridad

Anteriores Artículos

PROCESO REENCARNATORIO

Siguientes Artículos

CHARLAS-COLOQUIO 2016

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.