EVIDENCIAS CIENTÍFICAS: PRIMERA PARTE

0
317
Evidencias científicas

EVIDENCIAS DIRECTAS E INDIRECTAS

“De acuerdo a la teoría de la reencarnación, alguna organización, ya sea personalidad o individualidad, persiste de una vida terrena a otra, esencialmente en una secuencia continua”. Dr. C. John Ducasse – Libro: Naturaleza, Mente y Muerte

Sin duda, muchas personas que creen en la reencarnación han llegado a ese convencimiento a través de los argumentos filosóficos, que están impregnados de lógica y coherencia y son extraordinarios, porque nos aclaran la justicia divina y el porqué de las desigualdades humanas que tienen su origen en el rescate de errores producidos por nosotros mismos en vidas anteriores.

Pero hay otras muchas personas que niegan la existencia de la reencarnación porque desconocen la existencia de las evidencias científicas que la demuestran, y cuando estas se les presentan les hacen reflexionar al respecto. Por ello, en este artículo y en los siguientes vamos a detallar algunas de las evidencias científicas ya comprobadas que se basan en hechos objetivos y no en suposiciones, y que demuestran, a nuestro entender de forma irrefutable, la realidad de las vidas sucesivas para todos los seres humanos.

Comencemos, pues, diferenciando las evidencias científicas en cinco categorías: directas, indirectas, experimentales, complementarias y actuales.

EVIDENCIAS DIRECTAS:

Estas evidencias podemos a su vez subdividirlas en tres grupos: los Casos de Reencarnación comprobada, los Recuerdos Espontáneos de Vidas Anteriores y las informaciones mediúmnicas. Son numerosos los investigadores a lo largo del siglo pasado y de este que han investigado los casos de reencarnaciones comprobadas. Muchos de ellos aportaron libros, tratados y escritos en diversas revistas de información científica y filosófica acerca de sus resultados. Mencionaremos aquí únicamente el ejemplo del Dr. Ian Stevenson de la Universidad de Virginia (Usa), que en el año 1960 inició un estudio que duró más de treinta años para comprobar más de 10.000 casos de reencarnación comprobada. Stevensón publicó un Bet-seller titulado 20 Casos que sugieren la Reencarnación, resumiendo algunas de sus investigaciones.

Inicialmente comenzó por el estudio en niños que de forma espontánea recordaban vidas anteriores a partir de los 2 años, y que solían olvidar esos recuerdos a partir de los 7 años (este detalle coincide plenamente con la información que ofrece la filosofía espirita acerca de que la reencarnación no es completada hasta los 7 años de edad, momento en que la conciencia se integra completamente en el cerebro y el nuevo cuerpo físico). Stevenson comprobó que el 72% de los niños investigados recordaban su muerte en la vida anterior, y de ellos un 52% decían haber sufrido una muerte violenta. El 32% de los que sufrieron una muerte violenta presentaron fobias y trastornos de ansiedad debido al fuerte impacto emocional de ese suceso que ahora recordaban.

Morir con el peso de emociones y problemas no resueltos vigoriza los recuerdos de tal manera que pueden influir en las vidas siguientes.

Dr. Ian Stevenson  – Univ. Virginia

Los recuerdos espontáneos de vida anteriores con muy frecuentes en miles de personas en todo el mundo. Ejemplos de personas que visitan por vez primera una ciudad (antes de la existencia de internet y la televisión) en la que nunca han estado, y de repente comienzan a recordar de forma consciente calles y plazas, recorriendo sin dudar la ruta que siguen con firmeza y acierto, a pesar de nunca haber estado antes allí.

En esos momentos reciben imágenes mentales de acontecimientos vividos en primera persona en ese lugar, esa plaza, delante de ese monumento, etc. Ignoran de dónde procede ese recuerdo, pero comprobaciones posteriores confirman la existencia de los sucesos recordados y de las experiencias vividas por el sujeto.

Las informaciones mediúmnicas, proporcionan muchas veces evidencias directas de la reencarnación. El espíritu que comunica ofrece detalles precisos y detallados de su anterior vida en la Tierra y que pueden comprobarse mediante los registros existentes de genealogía, natalidad, propiedad, etc; informaciones de las que el médium es completamente ignorante, al haber acontecido en otras ciudades y a otras personas en otro tiempo, mucho antes de que el propio médium naciera.

También los espíritus, a través de la mediumnidad de escritura o hablada, puede ofrecer detalles de vidas ajenas de otras personas que conocen bien y que están relacionadas con alguien presente en la reunión mediúmnica. Este aspecto es sobresaliente, pues es ignorado por el médium, y permite a la persona aludida comprobar detalles de su propia reencarnación anterior o de familiares y allegados que solo la persona conoce y que puede confirmar.

“La única diferencia entre vosotros y yo, es que yo recuerdo mis vidas anteriores”.    Siddartha Gautama (BUDA) – S. VI a.C.

EVIDENCIAS INDIRECTAS:

Es importante destacar entre estas confirmaciones las marcas de nacimiento (Bistmarks), los niños prodigio, las tendencias e ideas innatas, etc.

Los bistmarks son marcas de nacimiento que traen los niños y que no tienen un origen fisiológico, genético o biológico de ningún tipo. Son marcas en la piel derivadas de fuertes impresiones emocionales del ser que reencarna, como consecuencia de una muerte violenta anterior, que quedaron grabadas en el periespíritu (cuerpo intermedio que acompaña al espíritu antes y después de la reencarnación) y que este moldea mediante el desarrollo embriológico, donde el periespíritu imprime en las células del nuevo cuerpo las huellas de su deterioro anterior.

Por ejemplo, una persona que murió a consecuencia de un apuñalamiento muy violento puede reencarnar de nuevo y su memoria periespiritual imprimir en las células del nuevo cuerpo que se forma bajo la dirección del periespíritu esa distorsión, que se reflejará en el cuerpo físico tal y como está en el periespíritu. No olvidemos que el periespíritu es el modelo organizador biológico del nuevo cuerpo, siendo un doble completo del mismo y sirviendo de sustentador y organizador de la argamasa celular del cuerpo físico desde el momento de la concepción.

Sin duda, una de las evidencias más notables de la existencia de la reencarnación son los niños prodigio. ¿De dónde salen los conocimientos musicales de un Mozart, que a los 5 años componía sinfonías y a los 9 dirigía grandes conciertos.? Si el alma es creada con el cuerpo, según afirman algunas religiones, ¿dónde se aprenden las ideas, las habilidades y las tendencias innatas?.

“Aprender es recordar lo que ya se sabe”

Platón – Filósofo Griego, S. IV a. C.

Miles de niños prodigio a lo largo de la Historia demuestran que el conocimiento y las aptitudes propias del aprendizaje y el estudio son imposibles de adquirir sin la debida instrucción y el tiempo necesario. Uno de los ejemplos más asombrosos de las últimas décadas es el caso del coreano Kim Ung Jong: a los seis meses hablaba fluidamente con su madre; a los tres años ya leía coreano, alemán, inglés y japonés, llegando a hablar un año después cinco idiomas más, el chino, el español el vietnamita y el tagalo.

El 2 de Noviembre de 1966 tenía cuatro años y ya resolvía cálculos integrales y diferenciales matemáticas. A los tres años ingresó en la Universidad como estudiante de Física; a los 7 años existe una fotografía en la universidad de Tokio dando clases de matemática aplicada a profesores.  Trasladado posteriormente a Norteamérica por la NASA, consiguió un doctorado en Física en la Universidad de Colorado (Usa) antes de cumplir los 16 años. ¿De dónde afloraron a tan corta edad los conocimientos y habilidades de Kim para los idiomas, la poesía, las matemáticas y la física?

Las tendencias innatas tienen que ver mucho con lo mencionado anteriormente, son habilidades que los niños demuestran y en las cuales no ha existido ningún aprendizaje previo. ¿De dónde provienen en unos individuos las tendencias e ideas innatas o intuitivas que en otros nos existen? Vayamos a los hechos evidentes e incontestables que nos demuestran la desigualdad de las aptitudes y del desarrollo intelectivo y moral. Si nuestras almas son ya diferentes al nacer, ¿esa parcialidad es arbitraria  o tiene alguna explicación filosófica desde una concepción de la justicia divina? En el capitulo V del Libro de los Espíritus, Allán Kardec responde a esta pregunta:

“Los hombres traen al nacer la intuición de lo que han adquirido antes. Están más o menos adelantados conforme al número de existencias que han tenido. En su justicia Dios no ha podido crear unas almas más perfectas y otras menos. Aceptando la explicación de una sucesión de vidas anteriores y progresivas, todo queda explicado”.

Nuestra intención en este punto se centra en detallar las investigaciones que demuestran las evidencias científicas de la reencarnación, y por ello seguiremos con ellas en los artículos que siguen a este, abordando otras afirmaciones y certezas que la psicología, la psiquiatría, la biología molecular, la física cuántica y diferentes psicoterapias relacionadas con los problemas mentales y emocionales nos confirman respecto a la realidad incontestable de las vidas sucesivas.

Evidencias científicas: primera parte por: Antonio Lledó Flor

2021, Amor, Paz y Caridad

 

Puede consultar mas información relacionada con este artículo: Evidencias científicas: Primera parte en la sección Reencarnación.

Publicidad solidaria gratuita