¿EN QUÉ CONSISTE LA INGRATITUD?

0
50
¿En que consiste la ingratitud?

¿En qué consiste la ingratitud?

La ingratitud es un defecto detestable, hijo del egoísmo, que consiste en el olvido de los beneficios recibidos; y tal suele ser la perversidad del ingrato, que en ocasiones llega hasta el extremo de aborrecer a su propio bienhechor. Por eso, con razón dice un adagio que el que no es agradecido no es bien nacido.

Nada es más odioso, ni más injusto, ni más insociable, que esta criminal pasión. Desconocer los beneficios recibidos, anuncia una insensibilidad o una injusticia y vileza extraordinarias. Los ingratos pueden compararse con bastante propiedad a los malos deudores que temen y huyen de encontrarse con sus acreedores por temor de que les recuerden las deudas

La envidia, el orgullo y la vanidad son en general, los verdaderos manantiales de la ingratitud. El favorecido, si es orgulloso teme que su bienhechor ponga tan alto precio a sus beneficios que no pueda satisfacerlos. El sultán Bayaceto II dio la muerte a su visir Acomath. que le había asegurado en el trono y aumentado considerablemente su imperio, porque se hallaba imposibilitado de recompensar dignamente los servicios que Acomath le había hecho. Por igual razón Calígula dio la muerte a Macrón, a quien le debía el imperio.

A la envidia deben atribuirse las frecuentes injusticias e ingratitudes del público para con aquellos que le han proporcionado grandes bienes o grandes descubrimientos, y de cuyas injusticias nos ofrece la Historia numerosos ejemplos. Los hombres de talento han sido siempre cruelmente perseguidos y castigados en pago de los servicios prestados a sus contemporáneos, quienes se han visto obligados a esperar de la posteridad, más equitativa y justa (tal vez porque no existe para ella el objeto que motivara la envidia o los celos de sus antecesores), la recompensa y la gloria que merecían los talentos y virtudes de aquéllos.

¿Y debemos hacer bien a los ingratos? Sí; pues el despreciar la envidia y el prescindir de la ingratitud arguye un corazón noble y mucha grandeza de ánimo. Es necesario hacer bien a tales gentes, para su mayor confusión y vergüenza. Es preciso que el hombre benéfico se contente solamente con la aprobación de los hombres de bien; y aunque esta aprobación llegara también a faltarle, debe contentarse con la satisfacción que le proporciona su conciencia; teniendo presente que la virtud más acrisolada consiste en hacer el bien por el bien mismo.

Aunque la honradez o probidad se aplica a todos los órdenes de la vida, cuando se refiere al cumplimiento de las promesas se la designa con el nombre de fidelidad, que es la virtud opuesta a la ingratitud.

El hombre honrado tiene como ley el cumplir lo prometido, aun en las cosas más triviales, porque cuando se falta a la fidelidad en las cosas pequeñas pronto se acostumbra uno a ser infiel en las grandes. Para un corazón honrado, la fidelidad es cosa sagrada; no hay necesidad, terror ni seducción que le haga ser infiel.

Lección 8.  Faltas que se originan del egoísmo; 97. ¿En qué consiste la ingratitud? De la obra: COMPENDIO DE MORAL UNIVERSAL O HUMANA por Don FABIÁN PALASÍ.

Publicidad solidaria gratuita