Editorial

EL SENTIDO DE LA VIDA: SIGNIFICADO Y PROPÓSITO (II)

“¿Cómo podría existir el hombre si Dios no le necesitara y cómo existirías tú? Necesitas a Dios para ser, y Dios necesita de ti, pues es éste el significado de tu vida”

MARTIN BUBER Filósofo (Creador de la Filosofía del Diálogo)

Este gran filósofo judío argumenta que el propósito principal de la vida es la relación entre el hombre y la eterna fuente del mundo representada por Dios. Para él, la solidaridad, el respeto, la tolerancia, la no discriminación y el amor al prójimo, son los valores que el ser humano debe recuperar para alcanzar su destino que es el encontrar a Dios en la existencia diaria, alcanzando así un estado de plenitud.

Todas las religiones tienen sus teologías concretas, en las que argumentan el propósito de sus doctrinas en base a un “fin último” (telos en griego). Este propósito o fin último difiere en cada religión; para algunas el sentido final es prepararse para alcanzar el cielo, para otros la redención del alma constituye su propósito definitivo, etc. Lo importante de esto es el hecho de que las religiones perduran a lo largo de los siglos porque proporcionan un significado y un propósito a las personas.

Esto último no quiere decir que aquellos que no profesan una religión no puedan encontrar un significado o un propósito en sus vidas. Estos dos términos se emplean como sinónimos, pero hay una pequeña distinción entre ambos; mientras el propósito de la vida es un objetivo o una meta, el significado es la manera en cómo las cosas acontecen, y si éstas tienen sentido para nosotros en base al propósito final que hemos adoptado. De forma que si no tenemos un propósito claro en la vida, el significado de la misma deja de ser útil, llenándonos de insatisfacción.

El sentido de la vida corresponde encontrarlo al hombre de forma individual; nadie puede hacerlo por nosotros, no obstante, a veces se necesita mucho tiempo para encontrarlo, pero si durante esa búsqueda nuestra vida se va llenando de significado no estaremos perdiendo el tiempo. A veces las aflicciones y desgracias que la vida nos presenta son el camino que nos ayuda a encontrar nuestro sentido de la vida.

La comprensión de la ley de evolución es el sentido lógico, el significado y el propósito que, a la luz del conocimiento espiritual, lleva al hombre a entender que su inmortalidad y sus apariciones en la tierra no obedecen al azar o la casualidad sino a la necesidad de progresar; de alcanzar esa plenitud a través de las experiencias que proporciona la ley de las vidas sucesivas. Es la reencarnación el mayor método de aprendizaje para el hombre; el que dota de significado a su vida, el que le coloca en un camino destinado a la perfección y la plenitud, no sólo como propósito de una sola vida, sino de miles de ellas. Es el destino que Dios mismo ha fijado para nosotros.

“Si crees en la reencarnación, la vida es como la escuela. Cada vida sirve para preparar la siguiente, hasta que obtienes finalmente el título superior de la Escuela de la Vida y de la Muerte”

LOU MARINOFF, Filósofo, autor del Betseller “Más Platón y menos Prozac”

Victor Frankl afirma que el sentido de la vida del hombre es la auto-trascendencia, que somos seres que trascendemos lo biológico, lo psicológico y lo social. A ello habría que añadir también lo espiritual. Somos seres espirituales por encima de otra cosa.

“Es esa libertad espiritual que no se nos puede arrebatar, lo que hace que la vida tenga sentido y propósito.”

VICTOR FRANKL

La capacidad del ser humano de trascender su propia vida en diferentes aspectos como el biológico (a través de la herencia genética que portarán nuestros hijos), en lo psicológico o intelectual (ej.: a través de una obra literaria, musical, artística, etc..) en lo social (ej.: a través de un ejemplo de altruísmo, honestidad, bondad, compasión etc) es lo que permite al ser humano elevarse por encima del resto de especies y ser considerado el rey de la creación.

“La conciencia es actividad de trascendencia”.

“FRANZ FANON – Psiquiatra y filósofo estadounidense

Uno de los aspectos que mayor sentido y propósito otorgan a la vida es comprender que es un gran regalo que se nos ha concedido. Y si somos capaces de vivirla de forma sencilla, disfrutando de la misma diariamente, encontraremos un gran sentido a la misma, que se verá incrementado si somos capaces de apreciar la naturaleza y todo lo que nos rodea como algo extraordinario de lo que se nos permite disfrutar.

Otro de los aspectos que nos ayudan sobremanera a encontrar un significado profundo de la vida, y al mismo tiempo derrota el “vacío existencial” que muchas personas sufren, es aprovechar nuestra vida ayudando a los demás. El propósito de dedicar la vida a causas nobles, altruistas, nos ofrecerá la capacidad de desarrollar la empatía, nos ayudará mucho ver las experiencias menos afortunadas de otros seres humanos, apreciando y agradeciendo nuestra situación personal. Estaremos ayudándonos a nosotros mismos a través de la ayuda a los demás.

“Si contribuyes a la felicidad de otras personas, encontrarás el verdadero bien, el auténtico significado de la vida”

DALAI LAMA

Valorar la vida y lo que esta representa nos aleja sobremanera de la depresión y de los estados de frustración, ansiedad y trastornos mentales que llevan al suicidio o al vacío existencial. “Le pedí a Dios todo para gozar la vida, El me dio vida para gozarlo todo.”

 Cuando se aprecia lo que la vida nos presenta, cuando encontramos un significado a lo que hacemos, cuando tenemos un objetivo final, un propósito plenamente comprendido y aceptado, la felicidad, la paz y la serenidad interior llega a nosotros, evitando cualquier tentación de abandonar este regalo maravilloso de vivir, que nos permite experimentar, aprender, crecer y sobre todo, amar.

Sea cual sea nuestra creencia, religión, principios, valores, cultura, tradición etc. como si somos agnósticos, ateos, o materialistas, el ser humano no puede ser feliz sin valorar la vida y encontrarle un significado y un propósito. Pues se trata de una condición psicológica en base a su necesidad interior de trascender, de ser. Algo que lleva implícito todo hombre en su interior, al formar parte de un universo eterno, siendo su esencia inmortal y a la vez constituida de una herencia biológico-psicológica-social y espiritual milenaria.

Antonio Lledó Flor

2015 Amor, paz y caridad

“La mejor forma de conseguir la realización personal es dedicarse a metas desinteresadas.”

VICTOR FRANKL , Neurólogo, Psiquiatra, Filósofo. Creador de la Logoterapia.

Anteriores Artículos

EL SUICIDA DEL TREN

Siguientes Artículos

DESPRENDIMIENTO

Sin Comentarios

Deja tu opinión