BIOTIPO DE REFERENTE MORAL

0
121
Biotipo de referente moral

Biotipo de referente moral

Sin duda, en cada lugar de la Tierra, en base a las tradiciones y culturas, a las religiones, escuelas o filosofías imperantes existen diversos y numerosos referentes morales que constituyen el ejemplo en el que se miran millones de personas a la hora de comportarse adecuadamente conforme a las creencias asumidas o implementadas.

En occidente, sin duda,  Jesús es el máximo referente moral que podemos exponer. Él no es patrimonio de ninguna religión, ni siquiera estuvo en su mente ni intención fundar ninguna secta religiosa, como fueron considerados los cristianos dentro del judaísmo en los primeros siglos.

Conocedor en profundidad de la naturaleza moral del hombre vino a dejar un mensaje basado en el Amor y que tuvo tres proyecciones que lo constituyen, a nuestro sencillo entender, como el mayor biotipo de referencia moral de este planeta. La primera, su palabra. Con sus enseñanzas elucidó el más perfecto código ético-moral existente en la Tierra hasta ese momento, un código que todavía no ha sido superado por nadie posterior.

La segunda proyección de su referencia moral fue su ejemplo. No solo predicaba su doctrina sino que la ejemplificaba a cada paso. Estas huellas de luz que fue esparciendo por donde anduvo cautivaban a aquel que lo escuchaba y lo veía actuar con total renuncia y sacrificio, atendiendo a los más necesitados, procurando el mayor consuelo a los afligidos, fueran ricos o pobres, príncipes o mendigos, hombres o mujeres, pues a todos trató por igual.

Y la tercera proyección de su referencia moral fue su sacrificio. Pero no como solemos entender mediante la expresión “sufrimiento vicario”, que quiere decir que el sufrió por nosotros y nos liberó de nuestros pecados. Nada de esto es así. El mayor valor de su sacrificio fue demostrarnos que en el mayor de los sufrimientos puede el hombre conducirse con dignidad, sabiendo perdonar y amando a aquellos que lo hacen sufrir. Esta es la elevación de la máxima expresión moral del Amor al Prójimo, amar a aquellos que nos hacen daño, perdonándolos de verdad, de corazón.

Pero no solo su sacrificio fue un referente moral, sino que nos enseñó que el sufrimiento puede ser también un aspecto liberador del alma humana en función de cómo aceptemos esos sufrimientos y comprendamos su significado e importancia para nuestra redención moral. 

Al igual que Él aceptó voluntariamente el sufrimiento que debía pasar para dar este ejemplo a toda la humanidad, en nosotros también está la capacidad de aceptar el sufrimiento inevitable como una oportunidad de fortalecimiento de nuestra alma, sabiendo que nada ocurre por casualidad y que, cuando el dolor es inevitable, obedece a causas cuyo origen se remonta a nuestro pasado.

Para nosotros Jesús es el biotipo perfecto de referencia moral que podremos encontrar en los milenios de los que tenemos conocimiento. No dudamos de otros muchos que también consiguieron iluminarse e iluminar a sus seguidores. Pero alguien como Jesús, que a través de su propio sacrificio dejó constancia de la importancia del Amor y del Perdón como normas de actuación, supone una expresión de inigualable belleza y elevación moral que solo está al alcance de muy pocos.

Es nuestro referente moral por antonomasia, y su palabra, su ejemplo y su sacrificio deberían ser nuestra guía moral superior a la hora de conducirnos por la vida hacia los niveles que debemos alcanzar para liberarnos del sufrimiento y la ignorancia que nuestros instintos primitivos y escaso nivel moral condicionan.

Esta sección ha tenido como título la “Naturaleza Moral del Hombre”. Y a través de estos doce meses no solo hemos puesto de manifiesto la importancia de la moral espiritual como medio de progreso, sino también la necesidad y la capacidad de transformación que todos tenemos en base a nuestro libre albedrío. Nada es imposible si queremos de verdad transformar nuestro interior, ajustando nuestra vida por senderos de paz, rectitud y bien.

Y como todavía somos pequeños y niños en el conocimiento y puesta en práctica de las leyes superiores que rigen la vida, necesitamos referencias, ejemplos, modelos en los que apoyarnos. Para ello vino Jesús, nuestro guía y modelo, para que solamente fijándonos en Él y en su forma de actuar podamos comprender cuál es el camino, que Él mismo recalcó que debíamos tomar como ejemplo: Yo soy el camino, la verdad y la Vida”.

Biotipo de referente moral por: Antonio Lledó Flor

2019, Amor, Paz y Caridad

Publicidad solidaria gratuita