Reencarnación

REENCARNACIÓN

DESTINOS
DESTINOS CREADOS EN LA VIDA PRESENTE

Si bien todo lo expuesto tiene pleno fundamento, no incurramos en el error de echar toda la culpa al destino o predestinación, de nuestras actuales desventuras; porque, en las más de las veces, se deben a errores en nuestra vida actual, tales como desidia, falta de esfuerzo, descontroles emocionales, vicios, bajas pasiones y otras,. imperfecciones del carácter, factores negativos éstos que arruinarán el destino más prometedor.

Para demostrar el fundamento de esta tesis, vamos a analizar, desde un ángulo psicológico, una de las imperfecciones del carácter, que menos atención recibe de los afectados y que es causa de desventuras e impedimento de éxito en la vida: la ansiedad.

La ansiedad, es un estado emocional manifestado en forma de tensión nerviosa -(síntoma aparente) que puede llevar al afectado a la angustia y hasta la desesperación, si no se sobrepone a ella.

La ansiedad, presiona la mente, envolviéndola en una maraña de vibraciones magnéticas que impiden discernir con acierto y llevan al afectado a cometer errores muchas veces graves. Y la ansiedad sostenida, lleva a la impaciencia, exaltación y angustia (estado aflictivo), todo lo cual ocasiona un derroche considerable de energías psíquicas y nerviosas, causando estragos en el sistema nervioso y glandular, y por ende en la salud. Y cuando se torna crónica por falta de autocontrol, mantiene al afectado en un estado aflictivo doloroso, que puede conducirle a estados depresivos de temor, miedo, duda, desaliento y hasta desesperación que le invalidan para triunfar en la vida y puede arrastrarle hasta el suicidio. Y en el hogar, esta imperfección del carácter (tanto en el hombre como en la mujer) hace estragos.

Aun cuando lo expuesto pertenece al campo de la psicología estructural, lo incluimos aquí con el único objeto de demostrar que, la mayor parte de nuestras deventuras se deben a nuestras imperfecciones y errores, y no a destinos prefijados.

Toda imperfección es perfectible, y esto es axiomático en psicología. Y para alcanzar la perfección, meta a la que todos tenemos que llegar, necesitamos muchas y muchas vidas; pues, en cada una vamos dejando algo negativo y adquiriendo algo positivo. Tantas vidas como sean necesarias para alcanzar la meta. De aquí, la necesidad del esfuerzo en la propia superación.

PREDESTINACION Y FATALISMO

Una vez oí a una persona esta frase: «Bueno, éste es mi destino, qué le voy a hacer; no puedo luchar contra mi destino».

¡¡Craso error!!

Destino -repetimos- no es fatalismo ciego.

Hay sí, una predestinación en la vida de todo individuo. Pero, esto no es fatalismo. Todo destino puede ser modificado todos podemos sobreponernos a nuestro destino aparente, mediante el esfuerzo; ya que nadie conoce con precisión su verdadero destino.

Todos podemos modificar un destino adverso en favorable, si no total al menos parcialmente, mediante el esfuerzo propio. Todo individuo puede trasmutar un destino adverso en favorable, mediante el propio esfuerzo. Toda persona puede triunfar en la vida, si se propone y firmemente se determina a triunfar y pagar el precio del triunfo.

La historia de nuestra humanidad está llena de ejemplos. Lo que acontece, generalmente, es que son pocos los que están dispuestos a pagar el precio del éxito; por eso son pocos los triunfadores. Los más ni piensan en ello, o esperan que la «suerte».., en la lotería o andan afanados con las quinielas.

SEBASTIAN DE ARAUCO

Anteriores Artículos

PÁGINA POÉTICA

Siguientes Artículos

PALABRAS DE ALIENTO

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.