Extraterrestres

¿QUIÉNES SON?

A muchas personas que carecen de conocimiento espiritual les debe asaltar esta pregunta, ¿Quiénes son los extraterrestres? Sabemos que vienen a la Tierra desde tiempos inmemoriales, sabemos que están aquí pero, ¿quienes son en realidad?

 Es natural que, sin conocer la Ley de Evolución, la gran mayoría de las personas se formulen este interrogante, inclusive para muchos de aquellos que profesan ideologías de orden espiritualista, y que admiten la creencia en la Ley de Reencarnación y por ende en la pluralidad de mundos habitados,  también les crea estos y otros interrogantes el tema que nos ocupa.

 Es así, abriéndose  muchas puertas para la indagación, ya que es algo novedoso y que además se presta a muchos matices, y sobre todo es muy fácil caer en la fantasía y en la imaginación, con lo cual hemos de ser prudentes y no dar pasos en falso, siendo preferible rechazar cualquier posible teoría sin confirmar; antes que aceptar todo lo que nos llegue a nuestro círculo.

 Por tanto lo primero es aclarar que, los extraterrestres no son otra cosa que hermanos que vienen de otros mundos. De mundos de regeneración, que son superiores al nuestro. Que no tienen otra intención sino es la de ayudar. Y que no vienen por su cuenta y riesgo, sino que forman parte de una planificación espiritual de la que es líder el Maestro Jesús, como bien sabemos, y que al igual que los hermanos espirituales desencarnados, cada cual realiza la función que tiene asignada y que por su grado de espiritualidad y de progreso pueden llevar a cabo con éxito.

 Este matiz es sumamente importante, comprender que por ser extraterrestres no hay que pensar en nada negativo. Son hermanos nuestros, que se diferencian de los hermanos espirituales en dos condiciones, la primera, que vienen de otros planetas, y la segunda que tienen materia, por lo demás no debemos extrañarnos más de la cuenta, sino hacer un esfuerzo para llegar a entender todas las circunstancias que rodean su presencia aquí en la Tierra.

 Vienen con materia, lo cual no les impide realizar una labor espiritual, y todo aquello que sea necesario y oportuno, debido a los  momentos de transición que estamos experimentando. Precisamente el hecho de venir con materia les permite realizar algunas actividades que en estado espiritual no podrían realizar.

 Como bien podemos comprender, estos hermanos han alcanzado un grado de evolución que les permite desdoblarse de su materia con suma facilidad, y realizar trabajos de carácter espiritual, tal como si estuviesen desencarnados, esto no representa para ellos ninguna dificultad, y les permite colaborar junto a los hermanos espirituales en los trabajos en los que sea necesaria su aportación, lo cual supone para los hermanos espirituales una ayuda extraordinaria.

 Esta cuestión a los espiritistas no nos debe causar ninguna duda o extrañeza, ya que en la Tierra ha habido muchos ejemplos de personas con esta facultad de desdoblarse, y de poder realizar viajes astrales, para ampliar su conocimiento y principalmente para ayudar. En este sentido, son muy conocidas las prácticas y los estudios que realizó nuestro buen amigo brasileño Waldo Vieira, desencarnado hace muy pocas semanas. (1)

 Prácticamente casi toda la labor que ejercen los extraterrestres, la realizan de esta manera, a excepción de los avistamientos que pueden ofrecernos en diversos momentos para que la humanidad en general vaya familiarizándose con este hecho y pueda asimilar que no estamos solos. Puede que llegado un momento la presencia física de estos hermanos tenga que ser más patente, y que incluso necesitemos de su ayuda física y tecnológica, en función de las necesidades del momento.

 Al mismo tiempo, los gobiernos de la tierra también se van haciendo a la idea de que están en un nivel muy superior al nuestro, y que entre otros factores, no podemos disponer del planeta a nuestro antojo, especialmente cuando la sostenibilidad del mismo se pueda hallar en peligro. En este sentido queda más que demostrada la superioridad tecnológica que estos poseen, y por descontado también la superioridad moral.

 La presencia de los hermanos extraterrestres en nuestro planeta obedece únicamente a la ley del Amor, el que está más adelantado ayuda al que lo está menos. Es caridad y solidaridad universal. Solo desde el punto de vista espiritual se puede entender con claridad y en toda su dimensión la presencia ovni-extraterrestre en la Tierra.

 Una humanidad superior puede ayudar indirectamente a una humanidad inferior, sin violar su libre albedrío, sin forzar ninguna situación. Mientras que una humanidad inferior no puede hacer lo opuesto. Si nosotros hubiéramos podido acceder a un planeta inferior al nuestro, lo primero que hubiéramos hecho seria poner la bandera y los cañones, e intentar aprovechar al máximo los recursos del mismo, exactamente lo mismo que hicimos en el pasado colonizando y explotando a los más débiles.

 Esto no ocurre a nivel interplanetario, quedando así anuladas las diversas teorías que intentan dar una explicación al fenómeno extraterrestre, sin lógica ni razonamientos coherentes, al faltarle precisamente el aspecto espiritual que es la pieza del rompecabezas que da sentido a todo lo demás.

 Son muchos los grupos en diversas partes del mundo que han podido establecer comunicación por vía mediúmnica con este tipo de hermanos; ahora bien, estos grupos son seleccionados por ellos, tratándose de grupos de una preparación tanto moral como de conocimientos espirituales sólidos.

 No obstante, en algunos casos, esta comunicación se ha establecido después de cierto tiempo y estar muy seguros, de que se trataba de hermanos positivos, ya que al tener una apariencia distinta a la de los hermanos espirituales, los médiums con facultades de videncia, los han rechazado, al no estar seguros de su categoría espiritual, ya que los hermanos negativos se pueden disfrazar y aparentar en muchas ocasiones lo que no son, para engañar. Es mejor y más correcta esta actitud, de prudencia hasta confirmar quien es quien, que aceptar a la primera lo que llegue a nuestras reuniones.

 Debemos pues asimilar que los hermanos extraterrestres son nuestros hermanos mayores, que velan por la continuidad de la vida en la Tierra, y que están colaborando arduamente en el proceso de transición de la misma, siguiendo las instrucciones de los espíritus superiores, encabezados por el Maestro Jesus.

 (1) Entre la literatura que podemos estudiar del doctor Waldo Vieira, recomendamos su obra “Proyecciología” a la que dedicó muchos años de su vida, y que cuenta con más de 1000 páginas, en las cuales aborda de forma extraordinaria la práctica del desdoblamiento y el viaje astral.

Fermín Hernández Hernández

©2015, Amor, paz y caridad

Anteriores Artículos

DESIGUALDADES HUMANAS

Siguientes Artículos

LA LECCIÓN DEL PLEBEYO

Sin Comentarios

Deja tu opinión