MANIFESTACIONES MEDIÚMNICAS

0
56
Manifestaciones mediúmnicas
João Pio Almeida Prado, médium de inspiración musical. Durante la II Semana Parapsicológica Villenense en 1983

Nos referimos a esas manifestaciones llamadas, para entendernos, extraordinarias, y que, como sabemos, son perfectamente naturales: son los fenómenos de la transfiguración, aportes, penetrabilidad de los pensamientos, etc., etc., que en el pasado fueron pródigas, por necesarias.

Sabemos que los espíritus no dicen ni hacen nada que no tenga una utilidad y que sea absolutamente necesario.

Ha habido épocas en nuestro pasado más próximo en que esa necesidad era más que notable; eran tiempos difíciles en los que las almas estaban perdidas; eran grandes las tribulaciones y los sentimientos prestos a aflorar descontrolados. Había mucho dolor y los hermanos espirituales, por la misericordia de Dios, vinieron en nuestra ayuda, haciéndose presentes en esas manifestaciones mediúmnicas para hacernos ver que realmente no estamos solos, que ellos están ahí para ayudarnos a sobrellevar las dificultades y los escollos que debemos superar durante el paso por la materia. Además, el espiritismo estaba en sus inicios y aún no se entendía muy bien la relación que existe entre el mundo material y el mundo espiritual, que es más cercano de lo que en aquellos tiempos se imaginaba.

Hoy puede caber la tentación de pensar que los espíritus nos consideran indignos de esa atención por su parte, y que todo pudiera ser una invención para darnos una importancia que no tenemos, como pueda ser mi caso, pues tuve la oportunidad de vivir esas experiencias en aquellos años, y que ya he compartido; se puede pensar que esas manifestaciones solo pueden producirse para espíritus más avanzados o grupos mejor preparados y que, aunque esto es muy necesario desde el punto de vista moral, desde el punto de vista natural es un error.

En el libro “Higiene del espíritu”, que fue publicado en Villena en 1904, en la página 488, nº 185, los espíritus dicen:

“No se extrañen los centros espíritas de estas manifestaciones que alguna vez reciben de espíritus elevadísimos, pues teniendo en cuenta que los hombres en general son muy atrasados y muy llenos de imperfecciones, es muy natural que Dios no escatime a sus hijos enfermos, ni en cantidad ni en calidad, todo aquello que necesiten para su mejoramiento y progreso. Es grandísima la influencia de esos espíritus y su amor, que les lleva a acudir adonde mayor falta hacen, y a menudo se comunican sin dar sus nombres para no fomentar el orgullo en los centros.

Así pues, ellos cumplen con la máxima: No hay falta más grave que saber la verdad y ocultarla, o enseñar la mentira”.

Hagamos lo mismo; proclamemos la verdad de todo aquello que hayamos tenido la oportunidad de vivir, para esclarecimiento de todos.

Mucho amor.

Manifestaciones mediúmnicas por: Mª Luisa Escrich

© 2019 Amor, Paz y Caridad

Publicidad solidaria gratuita