Leyes Universales

LOS CHAKRAS

LOS CHAKRAS
 
UMBILICAL.- Este chakra está situado a la altura del ombligo, de donde toma su nombre. Su tonalidad cromática es una mezcla de rojo en diversos matices con mucho verde, ya que este último lo recibe del chakra esplénico. Consta de diez rayos, divisiones o pétalos. Tiene relación con el plexo solar, vitalizando la región de los intestinos, estómago, higado, páncreas, riñones, etc.; por lo que tiene una gran influencia sobre el metabolismo y la asimilación de los alimentos ingeridos.
 
  Cuando este chakra está bien desarrollado, ejerce fuerte influencia sobre los centros psíquicos: sensorial y emocional, que hace a la persona más sensible a toda clase de influencias externas, como los quisquillosos, por ejemplo.
 
ESPLÉNICO.- Este chakra está situado a la altura y lado del bazo, y es uno de los más importantes del cuerpo vital.
 
  Su tonalidad cromática es rosada, más o menos intensa y radiante según su desarrollo, aunque muy resplandeciente por su gran fuerza magnética, necesaria ésta para atraer e incorporar Zas energías de la atmósfera, como fue explicado en anteriores artículos, y que distribuye en las diversas partes del cuerpo físico, asi como vitalizar el cuerpo astral; por lo que puede considerarse como uno de los chakras más importantes.
 
  Según descripción de A. E. Powel, teósofo de renombre, y otros más, este chákra consta de seis rayos o pétalos. No obstante, Ramatis indica siete en su obra “Esclarecimientos del Más Allá”. Pero, lo curioso es que ningún otro chakra refleja número impar. Volviendo a la función de este importante chákra del cuerpo vital, diremos que su función principal es absorber las energías contenidas en el medio ambiente, tales como los rayos proyectados por el sol, los rayos cósmicos, electricidad atmosférica, magnetismo, etc., asi como las emanaciones telúricas del planeta. Energias éstas que contienen prana y que extrae de esa energía y substancias, distribuyéndola por los diversos chakras y órganos del cuerpo físico, lo que contribuye a fortalecerlos y activarlos.
 
  En una persona de salud vigorosa, su bazo trabaja más activamente, por la influencia de este chakra, por lo que mantiene una mayor cantidad de prana del que necesita para su normal funcionamiento.
 
  Yel sobrante de la asimilación del prana absorbido, es expulsado por los poros de la piel del cuerpo físico y otros medios, formando lo que se conoce como el aura de la salud.
 
  El aura de la salud, compuesta por emanaciones del cuerpo vital, por las partículas expulsadas del cuerpo, desempeñan a su vez un fin útil, cual es el de proteger a las personas de la invasión de gérmenes patógenos productores de enfermedades.
 
  Cuando por deficiencia de este chakra o del ambiente, no absorbe suficiente prana, para las necesidades del organismo físico, éste comienza a debilitarse según sea su alimentación, por la alteración que se produce en el metabolismo; creando, además una hipersensibilidad en el sistema nervioso, productora de excitaciones e irritaciones.
 
  La mayor cantidad de prana-energia, se puede hallar en el campo abierto, fuera de las ciudades, entre bosques de eucaliptus y pinos, en las montañas; pero, inalcanzables para los residentes en las ciudades, aunque posible en los domingos.
 
  Ycomo dato curioso, diremos que, un mayor desenvolvimiento de este chakra, permite recordar mejor los sueños o vivencias del cuerpo astral en la cuerta dimensión.
 
CARDIACO.- Pasemos ahora a hacer una breve exposición del cuarto chakra en orden ascendente.
 
  Su tonalidad cromática es dorada y resplandeciente, conteniendo doce rayos o pétalos. Está situado a la altura del corazón, en el plexo cardiaco. (Se denomina “plexo” doquiera haya un enlace de nervios, arterias o venas).
 
  Recibe el rayo amarillo del chakra esplénico, que da fuerza al corazón, continuando por el chakra laríngeo hasta alcanzar el coronario. El rayo amarillo que viene del esplénico, al alcanzar el cardiaco, interpenetra la sangre que va a irrigar el cerebro, vitalizando las células cerebrales, asi como todo el cuerpo.
 
  Dice Ramatis en su obra “Esclarecimientos del Más Allá”: “El hombre que posee un cerebro fuertemente vitalizado por los fluidos pránicos del chakra esplénico, una vez combinado con el chakra cardiaco, sus emociones y sentimientos tienen la característica de las lucubraciones metafísicas. Cuando el chakra cardíaco se halla bien desenvuelto, confiere a su portador el don de auscultar los hechos del mundo astral, es decir, el don del presentimiento, que es donde se sienten instintivamente los acontecimientos futuros. Dicho chakra en las personas sinceras, humildes y mansas, de sentimientos nobles y tiernos, se manifiesta como un sol en su plenitud, despidiendo fulgores dorados, sin que haya analogía en la escala cromosófica del mundo. Es un centro evolucionado, que hace sentir y comprender los sentimientos y ansiedades del prójimo.
 
LARÍNGEO.- Este chakra, con dieciséis rayos, pétalos o divisiones, está situado a la altura de la garganta. Y su función principal es, la de proporcionar energía a las cuerdas vocales de la laringe, la garganta y oídos, así como parece influir en el funcionamiento de las glándulas que se hallan en el área, como la tiroides, parátiroides y el timo.
 
  Su tonalidad cromática es azul hacia plateado con influencia de lila, por el rayo azul y violeta que recibe del chakra esplénico o centro del bazo. Y esa tonalidad azul, es energía de salud, necesaria para mantener las cuerdas vocales en normal funcionamiento. Cuando este chakra es muy activo, vigoriza las cuerdas vocales al punto de proporcionar una voz más potente, como en el caso de los barítonos, tenores, sopranos y oradores. Y cuando este chakra está bien desarrollado en una persona, le facilita la audición psíquica, conocida como clariaudiencia (mediumnidad auditiva), o sea que, la persona puede oir voces de seres del astral.
 
(continuará) 
 
SEBASTIÁN DE ARAUCO
Anteriores Artículos

CIENCIA Y ESPIRITUALIDAD

Siguientes Artículos

RECORDANDO A NILSON

Sin Comentarios

Deja tu opinión