Inicio Palabras de aliento LAS IMPERFECCIONES DE LA TIERRA

LAS IMPERFECCIONES DE LA TIERRA

0
108
Las imperfecciones en la Tierra

Las imperfecciones en la Tierra

No debe uno dejarse llevar por las corrientes de la vida como barca sin timón ni brújula, sino resistirse a ellas, proclamándose con firme voluntad el fin de la perfección y mejoramiento. Dios es dueño de infinitas fincas, o sea, los mundos, cuyo cuidado y progreso confía a los espíritus.

Siendo la Tierra de tan escasa importancia en el Universo, no han de ser ni muy perfectos ni muy elevados los espíritus encargados de su custodia y mejoría. (Párrafo extraído del punto nº 26 del resumen del libro “Higiene del espíritu”. Año 1904).

El estudio sistemático de la Doctrina Espírita nos ha enseñado que el planeta Tierra es uno de los más atrasados (hasta ahora). Cierto es que nuestro pasado está marcado por profundas imperfecciones y defectos debidos al comportamiento de los seres humanos: guerras, genocidios, oscurantismo religioso… Miles de faltas de todo orden que, por siglos, han tenido al hombre rehén de sí mismo, dejándose arrastrar por corrientes ensombrecidas, sin voluntad propia para cultivar otras tendencias acordes con los fines para los que ha sido creado, la perfección y mejoramiento moral.

Para comprender bien el mensaje, es preciso recordar que los espíritus están entre nosotros dispuestos a darnos enseñanzas y deshacer muchos conceptos erróneos, clarificando nuestras ideas. Una de estas ideas era, y aún es en algunos centros espíritas, la creencia de que los espíritus, por el hecho de serlo, han de tener una elevación y sabiduría muy superiores. Ellos mismos nos han enseñado que no es así, a través de sus mensajes.

En aquella época, el espiritismo estaba en pañales, y los espiritistas no habían alcanzado aún la capacidad para comprender todos los conceptos de la nueva doctrina, la doctrina de los espíritus.

Hoy, gracias a la Codificación y los avances en el estudio, hemos adquirido más conocimientos; el mundo espiritual se ha acercado mucho al mundo material con las manifestaciones mediúmnicas, directas o psicográficas, sus lecciones… Una de ellas fue darnos a conocer, con el Libro de los Espíritus, la escala evolutiva de los espíritus, por cuya razón estos ocupan su lugar de actuación, según la afinidad al lugar donde desarrollan su trabajo; pero debemos entender que esos espíritus van alcanzando grados de progreso evolutivo, gracias a su empeño y dedicación, aun a pesar de lo poco o mucho que progresemos nosotros.

Así pues, su elevación, a pesar de no ser perfectos según la escala, es muy superior a la nuestra, y muchos hermanos superiores se acercan a nosotros cuando lo estiman oportuno, útil o necesario para instruirnos, y, al tiempo, ayudar a esos hermanos a seguir creciendo. Es toda una manifestación del más puro Amor.

Nuestro planeta, tal como se anunció, está inmerso en un cambio total. La transición planetaria ya en marcha. De acuerdo a lo que se nos ha dicho, ya está “madura”, y para llevar a cabo tal empeño, numerosos espíritus altamente preparados ya están entre nosotros, tanto encarnados como desencarnados, y el Maestro Jesús, gobernador de la Tierra, haciendo cumplir la voluntad de nuestro Padre Celestial.

Muchos de los hermanos que trabajan por nuestro progreso quizá soliciten reencarnar de nuevo; ir a otros mundos llevando sus conocimientos a hermanos más atrasados, o seguir trabajando desde el mundo espiritual, todo acorde con la Ley de Amor y Solidaridad.

A nosotros, los espiritistas de hoy, nos cabe una enorme responsabilidad con esta reencarnación. Se nos ha dado una preciosa oportunidad, y solo nosotros debemos decidir qué hacer con ellos. Dios no hace las cosas porque sí, y cuando hace una elección otorgando esos conocimientos, es con un propósito; y en este momento Su propósito es transformar nuestro mundo de sufrimiento en uno feliz y, sin duda, a nosotros nos ha señalado para que seamos obreros en esta transición, desde este lado de la vida.

Hagamos algo con nuestros conocimientos; hagamos que fructifiquen, sembrando Amor y Solidaridad entre nosotros los encarnados, y colaborando en la labor del mundo espiritual.

Las imperfecciones de la Tierra por: Mª Luisa Escrich

© 2020 Amor, Paz y Caridad.

 

SIN COMENTARIOS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies