Leyes Universales

LA VIDA EN EL MUNDO ESPIRITUAL IX

Comencemos por conocer que, todo en el Universo es acción y progreso, en diversos modos, como diversos son los aspectos y manifestaciones de la Vida.

Todo en el espacio cósmico, es realización en diversos aspectos. Realización feliz en los planos superiores o ambientes de vida del mundo espiritual superior; pues, la quietud o descanso eterno en el qué algunas mentalidades simples creen todavía, o el paraíso de la ociosidad y bienaventuranza contemplativa, es una ilusión de los fundamentos teológicos que confunden el significado de la verdadera religión.

En el mundo espiritual, que es todo el universo, hay múltiples modalidades de vida, de acción, de trabajo, de estudio, de servicio, realizados por seres espirituales en diversos grados de evolución, dentro de un orden jerárquico perfecto, colaborando en la obra divina de la evolución.

Hay millones de seres espirituales (que fueron humanos como nosotros) actuando en los diversos aspectos del plan divino de evolución de los mundos. En todos los grados de la jerarquía espiritual, cada espíritu desempeña una actividad, de mayor o menor importancia según su grado de evolución y su deseo de realización y progreso, contribuyendo así a la realización de las leyes divinas.

Todo ser que ha alcanzado ya un cierto grado de evolución, siente en sí ansias de realizar, de ayudar, de darse a los demás, de cooperar en el progreso y felicidad de sus semejantes, de amar a todo lo creado; condición esta que le capacita para trabajar en el obra redentora del Cristo.

Todos y cada uno de nosotros podemos trabajar en esa obra, como humanos, iluminando las mentes oscurecidas por la ignorancia, y así cooperar en su progreso y evolución. Y en estos momentos de descreencia religiosa, las oportunidades son múltiples para tal objeto. Porque, necesario es conocer que, entre esos descreyentes, hay un gran numero de personas ansiosas de encontrar el camino que les conduzca hacia la Verdad de la vida. Y aquí, tenemos oportunidad de poner en practica nuestro principio, nuestro lema de fraternidad en servicio.

Pero, si bien todos y cada uno de nosotros debemos realizar esta tarea, cual es divulgar el Conocimiento para contribuir al progreso de las gentes, no esperemos que esta tarea resulte siempre fácil; ya que, sin esfuerzo y sin sacrificio, ninguna reforma es posible en cualquiera de los órdenes de la vida.

La categoría en el mundo espiritual difiere de la del mundo terreno. Pues, mientras que, muchos de los que aquí son personalidades destacadas no lo son en el mundo espiritual; y muchas personas insignificantes socialmente, pasan a destacar en el plano espiritual.

Y allí, no tienen poder alguno las influencias, sino la superioridad espiritual. Y esta se consigue  tan solo, por el amor en acción de servicio a los demás. No significa esto que las personalidades destacadas humanamente, no puedan alcanzar los Reinos de Luz. Si hacen el esfuerzo necesario, sí pueden; ya que la Ley es igual para todos. Pero una cosa es ser grande humanamente, y otra es serlo espiritualmente.

No obstante, cuán difícil es a la grandeza humana ser “pequeños” (humildes), condición esta indispensable para la grandeza espiritual.

De ahí que, aquellas personalidades célebres de la historia: filósofos destacados, jerarcas de organizaciones religiosas y políticas, se encuentran en gran numero en los reinos tenebrosos, por siglos. Pero, algunos también en los reinos de luz y belleza, porque los han conquistado con su nobleza, sufrimiento y bondad, en misión de servicio humilde: ya en el plano físico, ya en los planos bajos o ambientes intermedios, al igual que cualquiera que haya sido insignificante en la Tierra. Por más poderoso que haya sido una persona en la Tierra, nada vale al traspasar la frontera del más allá.

A medida que el espíritu progresa, mediante su esfuerzo al servicio del bien y superación de sus imperfecciones, va subiendo en la escala de las vibraciones, alcanzando más altas y grandes fuerzas espirituales. Y en cada nueva escala, en cada nueva esfera de ascenso en el mundo espiritual, mayor es la intensidad de la belleza en todas sus manifestaciones; porque, el Ser espiritual adquiere una mayor sensibilidad a medida que asciende.

En artículos anteriores hicimos una brevísima explicación de las bellezas del primer plano del astral superior. Pues, así como a mayor sutilización del cuerpo psíquico, por depuración, mayor es la sensibilidad del mismo; así también a mayor ascensión a los planos superiores, mayor y más intensa es esa belleza y más radiante es la luz en los mismos, así como la vibración ambiental que hace sentir más intensa y mayor felicidad.

Nuestra imaginación no alcanza a crear sino aquello que la Mente contiene, por lo que imposible nos es imaginar la grandiosidad de esos reinos de luz y amor.

La atmósfera varía en cada plano. Por lo que, para habitar el plano de vida espiritual siguiente, el ser espiritual tiene que ir adquiriendo sutileza, que el mayor sentimiento de amor proporciona.

Cuanto más evolucionado es el ser espiritual, mayor es su ansia de realización.

Solo los seres atrasados son remisos en las realizaciones. En los planos elevados de la vida espiritual, todo es acción en sus diversos aspectos, trabajo, realización en diversos modos. Y cuanto más elevado es el plano de vida espiritual, más intensa es esa actividad; pero una actividad sin fatigas, por ser realizada con intenso amor.

En todas esas realizaciones que por amor y con amor realizan los seres del mundo espiritual superior, hay una sincronización y armonía perfecta, hay una jerarquía basada en el amor, orientada hacia el progreso en todos los aspectos de la vida.

Por ejemplo, en las esferas siderales, actúan seres de gran inteligencia, de gran sabiduría y poder, que dirigen la evolución de los mundos. Y en escala descendente actúan los Cristos planetarios que, por medio de sus colaboradores inmediatos de gran poder y amor, dirigen las diversas actividades en los planos espirituales para la evolución de las humanidades. Si esos seres espirituales de gran amor, sabiduría y poder, retirasen su influencia sobre los humanos, en muy poco tiempo la humanidad caería en la barbarie y en el caos.

Y entre ésos están los que, con el poder de su mente crean esas maravillosas bellezas y ambientes de habitabilidad en los planos superiores del astral; así como los directores o gobernantes de cada reino del mundo espiritual superior de cada planeta habitado.

Y los gobernantes de cada plano del mundo espiritual superior de nuestro planeta, por ejemplo, reciben el pensamiento del Cristo, que es el gobernante mayor, mentor y guía de nuestro planeta. Su deseo es captado por esas mentes poderosas de los planos elevados que, a su vez, transmiten a los diversos planos de realización y misiones de servicio, distribuidos en los planos astrales y en el plano físico.

Pretender explicar la amplitud de su poder, que con inmenso amor ejercen, es imposible como humanos.

Todos los demás aspectos del trabajo de los millones de seres espirituales colaboradores en el progreso y evolución del mundo y su humanidad, están repartidos en las diversas actividades en el mundo espiritual y en el mundo físico.

Sebastián de Arauco

Anteriores Artículos

AVANZANDO, CRECIENDO SIN FIN.

Siguientes Artículos

SEGURIDAD

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.