LA MORADA DE DIOS

0
69
La morada de Dios

Incansable busco a Dios.

¿Dónde le podré encontrar?

 

Poco tendrás que buscar,

alma en el mundo encarnada…

Dios está en nuestro interior,

las almas son su morada.

 

Si en nuestro interior no está,

no le habremos dado entrada,

porque Dios no puede entrar

en casa contaminada.

 

Debemos limpiar la casa;

no importa cuánto se tarde

en limpiar esa morada

que es nuestra alma inmortal;

si la conservamos limpia,

Él jamás la dejará.

 

Porque Dios no desespera;

infinita es su paciencia

y esperará a que nosotros

conquistemos para el alma

su primitiva inocencia.

 

No miremos hacia atrás;

olvidemos el pasado;

por mucho que lo queramos,

no podremos alterar

todo lo ya realizado.

 

Pensemos que en el presente

está la oportunidad

mediante un esfuerzo duro

rescatar las viejas deudas

asegurando el futuro.

 

Quedando limpia la casa

será ya de Dios morada,

y en la morada de Dios

tendrán las almas entrada.

 

María Luisa Escrich

© 2020 Amor, Paz y Caridad.

Publicidad solidaria gratuita