Palabras de aliento

El cielo y el infierno 




Cuentan que un Samurai acudió a visitar a un monje para que le aclarara los conceptos de infierno y cielo.

– Maestro –dijo el Samurai- vengo a que me diga si existe el infierno y el cielo.

– ¿Quién quiere saberlo? –Preguntó el sabio-.

– Un guerrero Samurai

– ¿Tú, guerrero Samurai? No me hagas reír. Tú, con esa cara de estúpido ¿quieres que te explique que es el infierno y el cielo? – Respondió el sabio-

El Samurai no daba crédito a lo que estaba oyendo.

– Un matón como tú no es digno de mis enseñanzas –añadió el monje-

El Samurai entró en cólera y, desenvainando la espada, le dijo al monje.

– Como te atreves a hablarme de esa forma, un ser inferior como tú. Despreciable monje voy a cortarte de un tajo tu cabeza.

– ¡Ahora se han abierto las puertas del infierno! –contestó el sabio-

El guerrero, dándose cuenta de la lección del sabio, se sintió avergonzado y, envainando el sable, se arrodillo para pedirle perdón y darle las gracias por su benevolencia.

– ¡Ahora se abre la puerta del cielo!

El Samurai, comprendiendo perfectamente, se inclinó ante el sabio y se fue.

 

Anteriores Artículos

INTERCAMBIO ENTRE DOS PLANOS

Siguientes Artículos

LIBERALIZACIÓN IDEOLÓGICA

Sin Comentarios

Deja tu opinión