Leyes Universales

EL AURA II

Aun cuando la tonalidad del aura de cada persona varía en cada momento, influenciada por la calidad de los sentimientos y emociones, a medida que se producen; el aura de toda persona tiene unos colores básicos. Y estos colores básicos también sufren alteración, a medida que la persona cambia su conducta, en uno u otro sentido.
Con el fin de dar una idea que nos ayude a identificar por su aura a las personas, y pueda ayudar en algo a aquellos de nosotros que podamos comenzar a percibir la videncia psíquica, a continuación va un detalle de los colores aúricos, básicos, con algunas aclaraciones, a fin de poder interpretar la interferencia de tonalidad cromática en los colores básicos del aura, que modifican en parte su significado.

BLANCO.– Es la tonalidad de la pureza, de la irradiación de los pensamientos puros. Blanco radiante, como el que irradiaba el sublime Nazareno, gran pureza. Blanco lirio, simboliza la pureza del alma.

ROSADO.– Amor espiritual, amor fraterno. Cuanto más claro, más puro. Cuando el color básico rosado se halla influenciado con el rojo, refleja un temperamento emotivo con bondad. Todo sentimiento de amor y bondad, reflejará un suave tono rosado.

AZUL.– Esta tonalidad del aura, está en relación con el sentimiento espiritual, pero depende de la tonalidad. Por ejemplo: un azul claro refleja espiritualidad en la persona, mas cuanto más claro. Y el deseo del conocimiento elevado, refleja un azul celeste claro y resplandeciente. Menos claro, indica sentimiento de devoción religiosa. Pero, en los religiosos dogmáticos o de fanatismo religioso, intransigente o devoción egoísta, refleja una tonalidad de color oscuro desagradable.

AMARILLO.– Esta tonalidad en el aura, refleja inteligencia, en relación a su brillantez. Unido al rosado, refleja una inteligencia dedicada al bien. Unido al azul claro, indica una inteligencia al servicio de un ideal espiritual. En cambio, manchado de marrón o castaño oscuro, indica una inteligencia egoísta. Y manchado de negro, indica inteligencia dedicada al mal.

DORADO.– Sabiduría. Acompañado de rosado, es la sabiduría al servicio del bien; y que generalmente, ese aura está completada con azul claro.

LILA.- Religiosidad. El color de los sentimientos religiosos, culto, adoración.

VERDE.– Si es verde claro, significa afabilidad, delicadeza, cortesía, blandura. Y si esa aura contiene también rosado, significa en una persona el renunciamiento a sí misma en beneficio de sus semejantes. Claro que, manchado de marrón y amarillo, significa celos y hasta dolencias físicas. Un verde oscuro grasiento y sucio, lo contienen las personas envidiosas.

ROJO.– Emotividad, pasiones violentas, temperamento irritable, dependiendo de la tonalidad. Rojo esmeralda, indica una persona irritable, iracunda; y con manchas pardas-marrón, iracunda, soberbia; si las manchas son negras, iracunda y malvada. Toda persona que se deja dominar por la ira, en esos momentos desprende ráfagas de un rojo escarlata que, cual relámpagos, hacen impacto en el aura hacia donde la ira va dirigida, perjudicándola. Rojo rosado, emotividad con bondad. Rojo oscuro, sensualidad. Rojo carmín, indica amor romántico hacia el sexo; pero, si hay concupiscencia o excitaciones sensuales, se modifica a rojo oscuro.

MARRÓN 0 CASTAÑO.– Esta tonalidad se origina de las vibraciones mentales egoístas. Marrón oscuro, egoísmo fuerte.

GRIS.– Las diversas gamas del color gris en el aura, indican estados depresivos, de pesimismo, tristeza, temor, miedo, hasta mentira, hipocresía, sentimientos enconosos, según la tonalidad. Todo estado de ánimo depresivo: melancolías, pesadumbres, etc., según los grados de intensidad que tenga, producen desde el claro al oscuro, y violáceo pálido al oscuro.

NEGRO.– Maldad. Todas las tonalidades oscuras en el aura, son negatividad, sentimientos ruines. El color negro identifica la maldad, odios, rencores, envidias con deseos de maldad. El aura y el cuerpo astral de los malvados, son negros. Un pensamiento de odio, de crimen, teñirá el aura de cárdeno-morado gangrena y negro lodo. Vibrar en odio, a más de atraer a entidades desencarnadas del mal, es sembrar sufrimientos futuros.

En los seres poco evolucionados,que viven tan sólo la vida para sí, predominan loscolores rojo, pardo y demás tonalidades oscurasen su aura; aclarándose a medida de su evolución.

Tengamos presente que, nuestra aura espiritual y psíquica, son la manifestación de nuestra condición espiritual.

Por ella, los seres espirituales superiores y los del astral, también pueden apreciar fácilmente nuestra condición moral.

Como puede apreciarse por lo expuesto, la tonalidad cromática del aura de cada cual, está en relación a sus pensamientos, sentimientos y deseos, que componen su conducta para con los demás y para consigo mismo; y que son el resultado de su estado evolutivo.

La influencia de cualquiera de las tonalidades citadas, modifican el significado de los colores básicos.

Quien lleve una vida dentro de la práctica del bien, fraternidad en servicio, su aura será de hermosos matices claros y brillantes; quien viva dominado por el egoísmo o las bajas pasiones, su aura será opaca y manchada, y hasta negra.

Orientémonos hacia el estudio de las leyes de la Vida para alcanzar la sabiduría, hacia la superación de las imperfecciones y la fraternidad en servicio; y nuestra aura alcanzará los hermosos matices del rosado claro y azul celeste, brillantes; que nos abrirán las puertas de las moradas de Luz, Amor y Felicidad, que os desea de corazón,

 

SEBASTIÁN DE ARÁUCO

Anteriores Artículos

AMBICIÓN Y EGOÍSMO

Siguientes Artículos

ALEGRIA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.