Mensajeros de las estrellas

DESAPARECIDOS

 
El tema que nos ocupa en esta ocasión se caracteriza por la poca información de la que se dispone. Los medios de comunicación lo ignoran, y como ocurre en otros aspectos de la fenomenología Ovni y Extraterrestre; si en alguna ocasión hacen mención, es muy de pasada, quedando al albur de otros medios menores que lo tratan, muchas veces con poco rigor y como mero pasatiempo.
También hemos observado el desarrollo de programas audiovisuales pseudocientíficos que tratan de dar explicaciones a dicho fenómeno  pero con mensajes subliminales. Por ejemplo: Hemos de defendernos, debemos de estar preparados para lo peor, somos solidarios como habitantes de este planeta, nuestros gobiernos están para protegernos de “amenazas exteriores” pues no sabemos de las posibles intenciones de los que pudieran venir de otra galaxia, etc.Cómo vamos viendo, inoculando incertidumbre y miedo. Nada más lejos de la auténtica realidad.
 
            A priori, hablar de “desaparecidos”cuya presunta causa se relaciona con el fenómeno OVNI suena mal, si bien es cierto que en cuanto se entienden las claves del tema cambia la perspectiva radicalmente.
 
            El componente espiritual es fundamental, de lo contrario no tendría sentido. Sabemos, como hemos comentado en multitud de ocasiones, de nuestra naturaleza espiritual, y las diferentes existencias a las que se somete el espíritu para poco a poco ir evolucionando y avanzando. Previamente, antes de cada encarnación existe una planificación en base a la elevación, necesidades y características de cada espíritu. Nada queda sujeto al azar. Todo queda perfectamente atado; supeditado, claro está, al libre albedrío individual. Una vez en el plano físico y con la ayuda de las entidades superiores, se va ejecutando progresivamente el programa establecido en aras de un mayor progreso personal y colectivo.
 
            Los compromisos pueden ser de toda índole, pero hay una característica que es fundamental para entender el tema que nos ocupa. Los espíritus no están agrupados y condenados en su totalidad a encarnar y permanecer toda la existencia física en un solo planeta; aunque en los mundos de nuestro nivel evolutivo sea muy poco frecuente.  Además, existen infinidad de alternativas para desarrollar misiones en este o en otros mundos de similares características, todo en función, como decíamos, de la evolución y posibilidades de cada espíritu.
 
      Otro punto clave para entender este tema de los “desaparecidos” es el momento crucial que estamos viviendo en la actualidad. Estamos inmersos desde hace tiempo en un proceso de Cambio de Ciclo. El planeta Tierra va a pasar de ser un mundo de “expiación y prueba” a un mundo de “regeneración”, con todo lo que ello conlleva.
 
            Hoy en día y por las informaciones que nos van llegando, están encarnando en nuestro planeta, espíritus con una elevación espiritual alta, procedentes de otros mundos de regeneración, para impulsar el cambio tan importante que se está produciendo en la Tierra. Claro está, a las órdenes de nuestro Maestro Jesús, que es quien coordina y preside la evolución de esta humanidad.
 
           Al mismo tiempo y en base a esa gran planificación, llegamos al punto fundamental que nos ocupa. Algunos espíritus encarnados en nuestro planeta, es decir, con materia, tienen el compromiso de completar su preparación en otros mundos para que, llegado el momento y en algunos casos, volver a la Tierra con cuerpo físico para colaborar en la construcción de un nuevo orden, propio de una sociedad con valores morales y espirituales, como es inherente a un mundo de regeneración.
 
            Esto no es una quimera, viene sucediendo, pero con otros matices, desde tiempo inmemorial. Para no extendernos mucho pondremos sólo un ejemplo significativo en la historia. El caso del profeta Elías: “Y aconteció que cuando quiso Yahvé arrebatar al cielo a Elías en un torbellino, salió Elías de Gilgal con Elíseo…” (II Reyes 2:1); “Siguieron andando y hablando, y he aquí que un carro de fuego con caballos de fuego separó a uno de otro, y Elías subía al cielo en el torbellino” (II Reyes 2:11)
 
            En la actualidad y sobre todo en las últimas décadas, se están produciendo desapariciones voluntarias de personas que, por su compromiso previo, pactaron su salida de nuestro mundo. Son personas que, ya con materia física, se les ha ido preparando de múltiples formas para que puedan ser conscientes aquí y ahora de su responsabilidad. Debemos añadir, como es obvio, que esos espíritus con esa doble vertiente, por así decirlo, tienen un nivel evolutivo suficiente que les permite afrontar dicho trabajo con garantías de éxito.
 
           Tuvimos la fortuna de conocer un caso bastante significativo. Un señor español que trabajaba y vivía en Francia acudía regularmente a España para visitar a su familia, en la provincia de Alicante. Posteriormente, en el viaje de regreso, pernoctaba algunos días en una ciudad del norte antes de retornar a Francia, ignorando la familia el motivo de esa parada. Hay que hacer mención a la afición que tenía este señor por la pesca, donde acudía regularmente, en el país de acogida, al rio Garona; y fue precisamente en ese lugar donde desapareció sin dejar rastro. Jamás se encontró el cuerpo y la familia especuló sobre la posibilidad de que hubiera sufrido algún tipo de amnesia y que se encontrara en algún centro hospitalario recluido.
 
            Pues bien; 12 años después de su desaparición ocurrió algo inesperado. En cierta ocasión, un familiar del desaparecido que poseía facultad de videncia se encuentra con “otra facultad” que desconocía el hecho, y ésta última le preguntó si tenía a alguien de la familia desaparecido ya que, en ese momento,  se estaba haciendo visible una “entidad espiritual” pero con un traje plateado.
 
            Dicho familiar con facultad al comprobar la realidad de lo que le estaban diciendo se quedó perpleja, pues comprobó que se trataba de su hermano desaparecido años atrás. Lo curioso del caso es que esta persona había estado rechazando las videncias que se le presentaban de igual forma durante mucho tiempo. Tenía serias dudas por sus características y el tipo de indumentaria. Confundía este tipo de ropajes plateados, procedentes de seres de otros mundos que nos visitan, a los disfraces propios de los espíritus livianos y burlones que tratan de engañar. Lo anecdótico del caso es que, aunque mantuviese la videncia con esos seres, su luz, en lugar de disminuir, como ocurre con los seres inferiores, al contrario, aumentaba y se expandía.
 
            Desde el punto de vista mediúmnico este caso no es extraño. Hay que diferenciar entre las manifestaciones de espíritus con materia, a través de la facultad de desdoblamiento, es decir, el abandono temporal por parte del espíritu del cuerpo físico; de lo que son las manifestaciones de espíritus libres, despojados de cuerpo físico. En el caso que nos ocupa, el cuerpo se encontraría en la nave extraterrestre o en su propio mundo, para poder actuar con mayor libertad; puesto que, como es sabido, los espíritus de determinada elevación se desplazan con la velocidad del pensamiento.
 
            Este es sólo un ejemplo muy cercano, existen muchos más repartidos por todo el planeta. Además, no sólo se producen desapariciones individuales sino también colectivas, pues hay algunos casos de barcos, aviones y hasta de excursionistas que han desaparecido sin dejar rastro. En el conocido como Triangulo de las Bermudas situado en el océano Atlántico, se han producido muchísimas. El más significativo ocurrió en 1945, desaparecieron cinco aviones torpederos, el llamado vuelo 19, y un hidroavión que salió en su búsqueda. Y según algunas fuentes,en los últimos 26 años se han perdido allí más de mil vidas humanas, sin que se haya podido recuperar ni un solo cuerpo, ni siquiera un trozo de los restos de los aviones o barcos desaparecidos.También existen los casos de embarcaciones que fueron encontradas sin tripulación  alguna, en alta mar, con la comida lista para servir y sin faltar nada.
 
            Como vamos comprobando, se trata de una realidad a la que no se presta la debida atención,  provocado por el escepticismo, la falta de seriedad y rigor por parte de algunos; también por las creencias preestablecidas, los prejuicios, y hasta otros intereses, que no permiten que salgan a la luz estos hechos tan importantes y sintomáticos de la época tan especial que nos ha tocado vivir.
 
            Entendemos que un tema de esta naturaleza, pese a su dificultad, necesita estudio y reflexión, pero no podemos ignorarlo, sobre todo aquellas personas que tenemos un compromiso espiritual y que estamos vinculados al Espiritismo, por sus implicaciones tanto filosóficas como ético-morales y por la trascendencia del mismo. “No podemos colocar la lámpara debajo del celemín”. Hay que tener el coraje de afrontar con responsabilidad y seriedad estas circunstancias, pensando por nosotros mismos, sin esperar a que sean otros,  quienes nos indiquen esta realidad poco explorada hasta ahora.
 
Comprendiendo el mecanismo de la evolución de los planetas y los mundos de regeneración, únicamente se trata de encajar el puzle; donde los  tiempos de transición planetaria, la evolución de los planetas y el mundo superior (espiritual y físico en otros mundos superiores) se combinan de forma armoniosa y perfecta para explicar clara y rotundamente los interrogantes que muchos se plantean al respecto sobre estos temas.
 
            Por último añadir que este caso de los “desaparecidos” como otros vinculados al tema Ovni-extraterrestres no son un anacronismo, una rareza extemporánea sin más que aparece de vez en cuando. Forma parte de la planificación espiritual conjunta y solidaria entre los planetas con humanidades avanzadas, realizada hace siglos y regida nada menos que por el Maestro Jesús. Pensemos por un momento, ¿Existe algo más importante que eso? ¿Lo vamos a seguir ignorando? Nosotros tenemos la última palabra.
J.M.M.C.
 
© Grupo Villena 2013
 
“El mayor amigo de la verdad es el tiempo; su más encarnizado enemigo, el prejuicio.”
Charles Caleb Colton (1780-1832) Poeta inglés.
Anteriores Artículos

EL VUELO DEL ESPÍRITU

Siguientes Artículos

PUNTO DE ENCUENTRO

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.