Página póetica

EL VUELO DEL ESPÍRITU


Espíritu que has de volar
sin la altura rechazar,
ármate de valor en la lucha
y venciendo subirás.

A la altura no debes temer,
al contrario, eterno guerrero,
es a las bajezas del mundo
a quien debes reprender.

Recuerda que tu destino,
es elevarte siempre
ante cualquier desatino,
que los siglos te presenten.

Ya volaste bajo antes
ya tus alas lastimaste
y ese dolor lacerante
te hizo ser más consciente.

Tus alas por el mundo bate
con el timón siempre certero,
sabe regresar al puerto
y de nuevas fuerzas proveerte.

Has de volar más y más
no olvidando tu objetivo,
que si vuelas por volar
no llegarás al destino.

A las más altas esferas
que quieres conquistar
no les basta con la altura
que se puede alcanzar.

Elevarse es peligroso,
si no sabes donde estás,
un viento inesperado
te podría arrastrar.

Si tus alas aún son débiles,
si tropiezas y caes,
has de aprender la lección
y poner más atención.

No basta emprender el vuelo
hay que aprender a volar
y como la naturaleza
el equilibrio guardar.

Porque mejor no vuela
quien más alto se eleva,
sino quien mejor se mantiene
cuando sopla un viento fuerte.

Con ansias de libertad
busca nuevos espacios,
donde puedas encontrar
aires más limpios y claros.

Con el corazón por timón
pon rumbo a la virtud
y alcanzarás la perfección
gozando la excelsitud.

Fermín Hernández Hernández

Amor, paz y caridad

Anteriores Artículos

INTRODUCCIÓN - NUEVA HUMANIDAD

Siguientes Artículos

DESAPARECIDOS

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.