Congresos

CRÓNICA DEL XXI CONGRESO ESPIRITA NACIONAL

Los pasados días 6,7 y 8 de diciembre se celebró en Calpe el XXI Congreso Espírita Nacional, con el lema: “El Mundo Invisible”.

Grupos venidos de todos los puntos de nuestra geografía se congregaron para celebrar la cita anual. Ocasión muy propicia para estrechar lazos de amistad como así fue, en un clima de simpatía, armonía, y buena voluntad. La mayoría asiduos de otros años, manteniendo viva la llama, la ilusión por este noble ideal.

Una de las invitadas por primera vez fue la compañera colombiana Carmen Cardona, no obstante, debido a unos problemas de salud, le fue imposible acudir,  siendo sustituida su intervención por Carlos Campetti y el propio Divaldo Pereira Franco. Los compañeros de organización del evento así como los asistentes le dedicamos un cálido recuerdo, deseándole una pronta recuperación.

También cabe reseñar el cambio en la presidencia de la federación espírita española. Este ha sido el primer congreso sin el apreciado y querido compañero Salvador Martín como presidente. Incansable trabajador y divulgador que a lo largo de estos últimos 14 años se ha preocupado por trasladar a la sociedad este importante conocimiento, en unos momentos tan difíciles para la sociedad; aportando el entusiasmo y el buen hacer que siempre ha caracterizado a este noble compañero. Queremos aprovechar estas líneas para desearle lo mejor en su nueva etapa, y reiterarle, que cuenta con el apoyo sincero de sus amigos espíritas de Villena con el mayor afecto y cariño.

Además damos la bienvenida al compañero  Esteban Zaragoza como nuevo presidente de la federación, aprovechando para felicitarle por su estreno en el cargo y su trabajo  a lo largo del congreso. Nos ponemos a su disposición para aquello que pudiera necesitar.

De algún modo, todos los participantes: organizadores, junta directiva, ponentes, público en general, etc.,  en mayor o menor medida han aportado su granito de arena a este congreso. Sin embargo,  no podemos dejar de resaltar el trabajo de aquellos que no salen a la palestra y que son poco visibles durante el desarrollo del mismo; pero que se esfuerzan meses atrás en su elaboración y preparación para que esté todo correcto, hasta el último detalle, haciéndole la vida más fácil y agradable a todos los que se congregan en estos días; por cierto, ya marcados en el calendario como la fiesta del espiritismo.

Las conferencias como siempre han sido de gran interés, aportando luz y esclarecimiento, así como con las interesantes preguntas de la noche.

Entre los ponentes, no nos podemos olvidar del querido e inigualable Divaldo Pereira Franco. Es increíble la vitalidad de este hombre, producto de su entusiasmo por la divulgación de la doctrina espírita,  que le hace participar en la cita española desde hace muchos años. Es de agradecer su fidelidad, teniendo marcado en su apretada agenda, esta cita anual a la que nunca falla.

Junto a él, la precisión y la abundante capacidad de conocimientos del compañero Carlos Campetti, otorgó mayor prestancia al Congreso; pues de su dedicación en el trabajo de divulgación somos más que conscientes y le felicitamos igualmente por su aportación.

Tuvimos la oportunidad de conversar con Vitor Mora Feria, el entrañable amigo, responsable de la Federación Espírita Portuguesa, que se brindó de forma entusiasta a promocionar el próximo Congreso Mundial que se celebrará en Portugal en el año 2016, ofreciendo una entrevista como primicia que les adjuntaremos en la revista de Enero.

Desde aquí nuestro más sincero sentimiento de gratitud a los grupos participantes y a todas aquellas personas que hacen posible el Congreso Nacional Espírita. Año tras año va madurando y creciendo, consolidando unas bases sólidas, en una cita impostergable que tanto bien nos hace a todos.

¡¡Enhorabuena!!

Redacción

© 2014 Grupo Villena

Anteriores Artículos

LA HOMOSEXUALIDAD

Siguientes Artículos

LOS DESERTORES DE UN NOBLE IDEAL

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.