CONVENCIDA

0
51
Convencida

Convencida

 

De que el alma nunca muere

siempre estuve bien segura,

que tan solo el cuerpo queda

en la fría sepultura.

 

Porque por el alma corre

un río de agua viva;

es el hálito de Dios

que, con su soplo, da vida.

 

Y esa vida no termina

dentro de la fosa fría,

porque el alma allá no entra;

vuela hacia el espacio, viva.

 

Que Dios  no creó a sus hijos

(también estoy muy segura)

para que todo se acabe

en la fría sepultura.

 

Se podrán albergar dudas,

pero para mí es un credo.

Me ofrece grande esperanza.

La esperanza es gran consuelo.

 

No nos dé miedo la muerte;

no temamos la partida

porque la muerte es del cuerpo,

pero para el alma, es vida.

 

Piensan así otras culturas;

se alegran de la partida

porque el ser que tanto aman

deja ya esta dura vida.

 

Nunca perdamos la fe;

no somos solo materia;

tengamos siempre esperanza.

Somos en su plenitud ¡un Alma!

 

  Convencida por: Mª Luisa Escrich

 © 2019 Amor, Paz y Caridad.

 

Otros artículos de >>> Maria Luisa Escrich

Publicidad solidaria gratuita