Reencarnación

CASOS DE REENCARNACIÓN COMPROBADA

 
   A continuación se narran tan sólo algunos casos de reencarnación que han sido comprobados por personas de diversas ideologías, religiones y creencias. Y todas ellas concuerdan en la veracidad de supervivencia del individuo después del trance llamado muerte, así
como de la vuelta a la carne, por seres que habían animado otras personalidades.
 
  Si bien es verdad que el olvido del pasado es. completamente necesario para no perturbar psíquicamente el desenvolvimiento de la nueva personalidad (como fue ampliamente explicado en el tema Palingenesia, del segundo enfoque), casos hay en los cuales surgen del subconsciente recuerdos nítidos de una vida anterior, como los relatados a continuación.
 
     Reconocemos que el escepticismo, al igual que los convencionalismos, pesan mucho sobre las mentes humanas; impidiendo a una gran porción de la sociedad de nuestro mundo occidental, el uso de una de las maravillosas facultades de la mente: el raciocinio, en el cual está implícita la capacidad de análisis de cada cual.
 
    Comenzaremos con el caso de Shanti Devi. Interesante caso surgido en el hogar de una familia de la clase media, en la ciudad de Delhi (India).
 
    El 11 de diciembre de 1926 nació la niña Shanti Devi, y su desarrollo infantil fue normal hasta los cuatro años que su madre comenzó a notar que la niña parecía desconcertada, manteniéndose apartada de todos y parecía conversar con una persona imaginaria.
 
   Los padres no le dieron mayor importancia, hasta que la niña comenzó a decir a su madre cosas extrañas, entre las que sostenía que ella había vivido en Mutra (ciudad a unos 100 kms. de Delhi), que su nombre había sido Ludgi Devi, que estaba casada con Kedar Nat Chaubey y que había fallecido de parto en un hospital. A pesar de esto, dejaron pasar el tiempo, en la esperanza de que olvidaría esa aparente manía.
 
    Pasaba el tiempo y la niña seguía insistiendo con la madre sobre la verdad de lo que decía, y dando nombres de familiares del presunto marido y de los dos primeros hijos. Muy preocupada la madre por la salud mental de la niña, puso al padre de Shanti al corriente de todo, por lo que decidieron llevarla a un médico, quien la interrogó minuciosamente. Después de haberle contado Shanti la extraña historia, el médico dijo a los padres que, si la niña era una enferma mental, resultaba ser un acto extremadamente insólito ya que no presentaba síndromes típicos de la enajenación, por lo que no se atrevía a diagnosticar; limitándose a recomendar al padre que la interrogara de vez en cuando y que anotara las respuestas, y que, si persistía, volviese a consultarle.
 
    Una tarde, mientras Shanti y su madre preparaban la cena, alguien llamó a la puerta, y Shanti corrió a abrir. Como tardara en volver, la madre preocupada fue a ver, encontrando a Shanti con la mirada fija en el forastero, que estaba parado en las gradas. Entonces, la niña le dijo: ¡Madre, éste es el primo de mi esposo. Vivía también en Mutra, no lejos de nuestra casa! El forastero dijo que, efectivamente vivía en Mutra y que había venido a tratar algunos negocios con el padre de Shanti, pero no recordaba haberla visto antes, aunque dijo que, sí tenía un primo cuya esposa llamada Ludgi había muerto de parto diez años antes.
(continuará)
 
SEBASTIAN DE ARAUCO
Anteriores Artículos

COMPRENSIÓN

Siguientes Artículos

MEDIUMNIDAD NATURAL 

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.