CARLOS CAMPETTI

0
62
Carlos Campetti
Esta imagen no procede del evento en que fue realizada la entrevista que hoy publicamos. Imagen tomada en el XX Congreso Espírita Nacional

Entrevista realizada a Carlos Campetti a finales del año 1992, con motivo de la celebración en esas mismas fechas, del Congreso Espírita Mundial en Madrid. Uno de sus ponentes destacados fue el propio Carlos, incansable trabajador espirita brasileño, muy conocido por la labor que desarrolla desde hace años en nuestro país.

1.- ¿Cuál sería la mejor forma de introducir a los niños y jóvenes en la Doctrina Espírita?

Carlos Campetti.- Ofreciendo los contenidos de la Doctrina Espírita a los niños y jóvenes de acuerdo con su capacidad de comprensión. Eso no implica modificaciones en el Espiritismo para hacerlo comprensible, sino que significa la adecuación de los contenidos doctrinarios de acuerdo con el nivel de entendimiento de los educandos, agregándose informaciones y profundizando progresivamente esos contenidos de acuerdo con el desarrollo de ellos.

Para lograr ese hecho es fundamental la utilización de un programa de enseñanza que defina objetivos, contenidos básicos, técnicas y recursos, entre otros elementos didácticos y pedagógicos que posibiliten al educador orientar su trabajo de forma productiva para beneficio de niños y jóvenes y también del Centro Espírita.

Naturalmente, ese programa debe ser elaborado por personas capacitadas que conozcan y tengan experiencia, no sólo en relación con la Doctrina Espírita, sino que también sobre didáctica, pedagogía y psicología de la infancia y de la juventud.

2.- ¿Qué actividades espíritas está realizando la juventud de Brasil?

Carlos Campetti.- Además del estudio, que es imprescindible para que conozcan el espiritismo, los jóvenes espíritas de Brasil están integrados en las instituciones, colaborando y promoviendo diversos trabajos que sería exhaustivo enumerar.

De forma general, realizan actividades de asistencia y promoción social junto a personas y familias con carencias sociales: de evangelización de la niñez; de divulgación doctrinaria a través de distribución de mensajes, ventas y préstamo de libros, realización de estudios del evangelio en los hogares, comentarios de páginas edificantes en los centros donde colaboran y exposiciones doctrinarias en las reuniones públicas, cuando están preparados para eso. Realizan también visitas a hospitales y hogares para ancianos y para niños y colaboran en actividades administrativas, como atención al público que busca las instituciones, servicios de secretaría, limpieza y otros.

3.- ¿Es posible trasladar a España las experiencias que Vds. han vivido en Brasil sobre la enseñanza Espírita?

Carlos Campetti.- No vemos dificultades en aprovechar, aquí en España, las experiencias vividas en Brasil en el área de la enseñanza Espírita, considerándose naturalmente, eventuales adaptaciones que se hagan necesarias por motivo de las diferencias culturales existentes.

Después de muchos años de trabajo, con la experiencia acumulada, fue posible, al Movimiento Espírita de Brasil, perfeccionar un programa de enseñanza Espírita para la niñez y la juventud y otro Estudio sistematizado de la Doctrina Espírita. Esos programas que son editados por la Federación Espírita Brasileña ya tienen traducción para el castellano, son derroteros básicos que permiten las adaptaciones, cuando son necesarias, para aplicación en los Centros Espíritas y alcanzan todas las edades a partir de los tres años.

Brasil tiene dimensiones continentales, y a pesar del pueblo hablar el mismo idioma, hay muchas diferencias culturales y sociales entre las diversas regiones que lo componen. De esa forma, muchas veces, los equipos de educadores de las instituciones aplican los planes de clase como están elaborados, pero de otras, hacen adaptaciones para adecuarlos a los alumnos que poseen o a la realidad que viven.

El equipo que elaboró ese material es compuesto por personas de diferentes puntos de Brasil, con experiencias en Espiritismo, Pedagogía, Didáctica, Psicología, y otras áreas del conocimiento. El programa, por lo tanto, tiene sus cimientos en los principios básicos de la Doctrina Espírita, y es fruto de la profunda experiencia de personas expertas, siendo de fácil comprensión y aplicación hasta por aquéllos que no tienen experiencia profesional como profesores.

El objetivo principal es facilitar la enseñanza del Espiritismo a la niñez, a la juventud y a todos aquéllos que busquen las Instituciones Espíritas. En esa área, como en las demás, creo ser importante que unos puedan aprovechar la experiencia de los otros. En cierto momento histórico del Espiritismo, fueron las experiencias vividas en Norteamérica y después en Francia que fueron trasladadas a otros países. Eso demuestra la sabiduría del Padre que desea la solidaridad entre sus hijos en el trabajo de regeneración propia que necesitan emprender. El intercambio es saludable. Nosotros, los espiritistas de cada país tenemos mucho que aprender con las experiencias vividas por los hermanos que habitan transitoriamente otros puntos de nuestra Tierra. De esa forma serán vencidas las cristalizaciones que tanto han perjudicado la marcha del progreso de la humanidad.

Con votos de éxito en vuestro trabajo el abrazo fraterno de CARLOS CAMPETTI.

Redacción

Entrevista extraída de la revista Amor, Paz y Caridad – Año XI, Febrero 1993 – nº 127, pág. 22.

Publicidad solidaria gratuita