Leyes Universales

BÚSQUEDA DE LA VERDAD 2

Debemos saber que nuestro mundo está llegando ya a su madurez, y siente la necesidad de conocer la Verdad de la Vida. Quiere conocer el por qué de la vida y sus problemas. Quiere saber el por qué de su existencia, de dónde vino y hacia dónde va. Está necesitando de la Luz que le ilumine el camino de la Verdad; pero, no de nuevas argucias para llevarle por los mismos viejos caminos. Es necesidad inaplazable el conocimiento de las leyes espirituales, que son leyes divinas; porque, el desconocimiento de las mismas nos expone día a día a obrar contra ellas, creando desarmonía cósmica de consecuencias dolorosas. Puede que los sostenedores de teologías dogmáticas, que se detuvieron en el tiempo al no admitir más búsquedas, reaccionen contra nosotros; más, su empeño será en vano, pues la humanidad toda marcha hacia adelante, hacia el progreso, impulsada por la Ley de Evolución, que es progreso constante y nadie podrá detener. En el estudio de la ciencia de la Vida, es donde la humanidad aprenderá a vivir dentro de las leyes cósmicas, leyes divinas, por las cuales el ser humano logrará cumplir su maravilloso destino de constante superación y ascensión espiritual.

“CONOCERÉIS LA VERDAD Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES” -dijo el Maestro. Libres, ¿de qué? Libres del error, de la mentira, del engaño, de los conceptos dogmáticos; libres de la hipocresía, de los prejuicios, de la explotación de la ignorancia; ya que, desde el momento que llegamos a conocer conceptos más amplios de la Verdad Una, nuevos horizontes se abren ante nosotros, que nos permiten ir acercándonos cada vez más al súmmum de la Verdad, que es el Todo Cósmico -DIOS-.

Pero, ¿quiénes tienen el coraje y la valentía para buscarla, desafiando los prejuicios sociales y religiosos? Sólo unos pocos. No os desaniméis en la búsqueda de la Verdad. Continuad en vuestro propósito de superación. Hay quienes no quieren tomarse el trabajo de investigar, porque ello conlleva siempre una parte de esfuerzo y a veces sacrificio; sacrificio mil veces compensado. Y muchos hay que prefieren el error y la mentira, a la verdad pura; porque, en su egoísmo no quieren escuchar, no quieren mirar, la ambición cierra sus ojos a la Luz, y en su orgullo y vanidad dan la espalda a la Verdad sin pararse a meditar en las consecuencias. Para éstos, hablará el dolor.

Se llega a ser libre; cuando dirigimos nuestra vida conscientemente; cuando dominamos los impulsos y las pasiones; cuando escuchamos a la voz de la silenciosa conciencia; cuando nos sobreponemos al “qué dirán”, a los convencionalismos sociales y desafiamos todo prejuicio. Porque, ¿de qué nos habrá valido venir a esta vida, si no logramos superarnos espiritualmente? ¿Qué nos importa al final de la jornada, lo que haya dicho fulano o zutano? ¿Y de qué nos valdrá la opinión de los demás, al cruzar el umbral de la otra vida, sin el conocimiento de cómo es esa otra vida, por falta de valentía en desafiar prejuicios tontos? Por desventura, pocos son los que anhelan esa libertad; los más prefieren la posición cómoda de que los dirijan, se sienten seguros en la prisión de lo ya establecido. Estos son seres elementales, aun cuando en la vida presente destaquen en su ambiente social. A éstos, les despertará el dolor.

Es por ello que, os invitamos a penetrar en el camino del conocimiento espiritual que conduce a la sabiduría liberadora. No os preocupéis por lo que de vosotros puedan opinar porque os apartéis de las ideas y conceptos de lo rutinario. Mantengámonos libres; pero, no con petulancia, sino con humildad, que es el estado natural de toda persona superada.

Nadie debe pretender estar en posesión de la Verdad; porque, nuestra limitada inteligencia humana sólo va comprendiendo aspectos que es capaz de captar y asimilar. Esto significa que, a medida que la facultad intelectiva se desarrolla y la cultura se acrecienta, la mente humana podrá apreciar y comprender aspectos más amplios de la Verdad Una. Pero, quien presuma o pretenda estar en posesión de la verdad plena, de la única verdad; es un ignorante o un fanático.

No obstante todo lo expuesto, hay verdades que son difíciles de entender dentro de un razonamiento humano, presionados como estamos en un mundo de limitaciones; como ciertas verdades que están llegando de los Planos Superiores de Luz, en la época actual, por el momento crítico en que nuestra humanidad se halla, y que pueden parecer inverosímiles. Por ello, no debemos rechazar concepto alguno que ahora no comprendamos. Y sin que esto se oponga a lo anterior, dispongámonos a escuchar nuevos conceptos de la Verdad, que no se opondrán a otros viejos conceptos de la Verdad, aun cuando no coincidan con nuestro modo actual de pensar. Esforcémonos en comprender los conocimientos que se pondrán a nuestro alcance (que no son nuestros, nos han sido dados para ser transferidos a quienes quieran ver la Luz, a quienes tengan ansias de saber y de progreso) con el propósito de que encontremos el camino de la Verdad, que nos libre de la ignorancia espiritual, que es cadena que ata al hombre al fanatismo y al materialismo, los cuales son, a su vez, la puerta de entrada a todos los males.

Búsqueda de la verdad 2 por:  Sebastián de Arauco

 

 

Anteriores Artículos

LA COMPASIÓN

Siguientes Artículos

ENTREVISTA A JON AIZPÚRUA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.