Página póetica

AMOR POR DIOS BENDECIDO

 

Siempre estuve convencida

de que el ser no busca, encuentra:

todo lo tiene ya escrito,

todo apuntado en su cuenta.

 

Nuestro encuentro en los “encuentros”

ya estaba planificado

que un día en esta existencia

habríamos de encontrarnos.

 

Y aquel día en los “encuentros”

nuestras almas se juntaron

para darle cumplimiento

a lo que otrora firmamos.

 

Y nos quedamos unidos

en sentimientos fraternos:

Amor por Dios bendecido

porque es sincero y eterno.

 

Mi alma no es solo mía:

con vosotros la partí;

no seréis solo un recuerdo;

ya formáis parte de mí.

 

Mi cuerpo se va agotando,

su tiempo se va cumpliendo;

no sabemos cuándo acaba,

mas sí: se va consumiendo.

 

Y cuando llegue el momento,

cuando se cierren mis ojos,

con los ojos de mi alma

reflejaré vuestros rostros.

 

Y en otras noches fraternas

entre diciembre y enero,

vuestra hermana María Luisa

vendrá a deciros: ¡Os quiero!

 

Maria Luisa Escrich

(Guardamar, noviembre de 2016)

Anteriores Artículos

RENOVACIÓN EN EL MOVIMIENTO ESPIRITA

Siguientes Artículos

MISIÓN Y REDENCIÓN

Sin Comentarios

Deja tu opinión