UN MENSAJE DE ESPERANZA

0
127
Un mensaje de esperanza
Soy un espíritu amigo:
En mi último periplo
como mujer encarné;
hoy os traigo el testimonio
de las deudas que pagué.
Cuando reencarné en la Tierra
me acompañaba un bagaje
de pruebas y de rescates
que yo había acumulado
en mis últimos dos viajes.
Hermanos que os agitáis
en torno a vuestros dolores;
en la Tierra yo sufrí
esos mismos sinsabores;
dolores que yo pedí.
Una grave enfermedad
me tuvo postrada en cama
buena parte de mi vida;
pero aprendí a soportarlo;
nunca me di por vencida.
Fue muy dura mi batalla;
yo tenía que ganar
la guerra contra el dolor.
¿Por qué no pedir ayuda?
¿Acaso no escucha Dios?
Me refugié en la oración.
La ayuda que yo pedí
jamás me fue denegada;
dolores y sufrimiento
con la oración mitigaba. 
Fue factor determinante
que mi adorada familia
con su amor me rodeara,
porque cuanto más sufría
más intensamente amaba.
Cuando abandoné este mundo
al cruzar a la otra orilla,
plena de Amor encendido
mis pasos condujo Dios
por un paraje cencido.
Un paraje que Dios guarda,
mientras pasan por la Tierra,
para aquellos de sus hijos
que a pesar de los escollos
no torcieron su camino.
Mis muy queridos hermanos:
No rechacéis los dolores;
no reneguéis de las penas;
son la entrada a ese paraje
cuando se deja la Tierra.
¡Es tan hermoso el paraje…!
¡Sufrir merece la pena!

Un mensaje de esperanza por: Mª Luisa Escrich

Guardamar, 25 de marzo de 2021.

2024 © Amor, paz y caridad.

Publicidad solidaria gratuita