SERVIR A DIOS

0
29
Servir a Dios

Servir a Dios

Cuando los anacoretas y cenobitas se aislaban del mundo, lo hacían con un sentimiento profundamente religioso, aunque totalmente equivocado. Concebían que el mejor servicio a Dios era aislándose del mundo, pues todo contacto con él suponía una tentación al pecado; evitando el contacto, se evitaba la tentación. Esta es una actitud, a todas luces, egoísta: al no tener la oportunidad de padecer la tentación, perdían asimismo otra oportunidad: la evolución a través del esfuerzo y el trabajo a favor y servicio a los demás. Este aislamiento les privaba del conocimiento de las desgracias ajenas.

Tomemos, pues, las enseñanzas de Jesús:

-Vivir en el mundo sin participar del mundo.

Estamos aquí para borrar nuestro pasado todo cuanto nos sea posible, y esto tiene que lograrse con mucho esfuerzo personal; pero trabajando practicando la Caridad y la Solidaridad, y esta difícilmente será posible si huimos del trabajo, aislándonos para no contaminarnos, y que es precisamente lo que tiene el mérito: vivir en la contaminación evitando la misma. Creo que eso es, más o menos, lo que quiso dar a entender nuestro amado Jesús con sus palabras.

No digamos nosotros lo que tantas veces hemos oído: sálveme yo, aunque los demás se condenen. Oigamos lo que nos dicen nuestros hermanos espirituales: El hombre debe progresar. Solo no puede hacerlo, porque no tiene todas las facultades, y le es preciso el contacto de los otros hombres. En el aislamiento se embrutece y se debilita (El Libro de los Espíritus).

Así, pues, no tengamos miedo de contaminarnos, aun cuando estemos rodeados de contaminación, porque esta nunca nos afectará si ponemos todo nuestro empeño y amor en ayudar a los demás a descontaminarse.

Servir a Dios por: Mª Luisa Escrich

Publicidad solidaria gratuita