Poesía

REHABILITACIÓN

Buscando la verdad con impaciencia,

fui sorprendido por una luz divina;

la silueta de un ángel que camina

diciéndome a la par, yo soy la ciencia.

 

Es la verdad que viene a tu presencia;

estudia con fervor nuestra doctrina;

un rato de tu ocio a ella destina

y verás cuan sencilla es la experiencia.

 

Mírame bien, yo aquí la represento;

escudriña en el fondo de mi alma,

tu impaciencia pudiera dar tormento.

 

Para estudiarla bien precisas calma:

es para ti el crítico momento;

que salgas victorioso y con la palma.

 

Recogí lo que el hada misteriosa

me aconsejó, y con calma lo estudié,

me faltaba un poquito de la fe,

precisa para mí, la fe grandiosa.

 

Miré a mí alrededor y vi en la fosa

el traje que al morirme yo dejé

y del traje, una mano perezosa

me alzó para decirme, yo cesé.

 

Sueño, ilusión, trastorno de mi mente,

la realidad parece se presenta,

y al ver al hada sonriente,

 

me dijo, hermano mío, ten en cuenta

que llevas una luz sobre tu frente

y tu alma parece estar contenta.

 

Es cierto, sí, estoy muy satisfecho,

Solo tengo una duda ¿A dónde voy,

si un pigmeo en la ciencia solo soy

y no tengo a gozar ningún derecho?

 

Estudiaste en verdad, todo está hecho

recogiendo el consejo que te doy;

no vives el ayer, vives el hoy:

tu pasado se encuentra ya deshecho.

 

Ahora a unir a tu espíritu el amor,

la virtud, la constancia y la armonía;

a curar del enfermo su dolor,

 

a darle al que padece la alegría,

y sobre todo, las gracias al Creador

que te dio la verdad y la sabiduría.

 

Rehabilitación por: RAMÓN, Valencia, 21 de septiembre 1.934

Médium, Ramón Esquembre

 

Anteriores Artículos

IDENTIDAD Y LENGUAJE DE LOS ESPÍRITUS

Siguientes Artículos

DEPRESIÓN: CAUSAS Y SOLUCIONES

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.