REFLEXIÓN SOBRE LA VERDAD

0
16
Reflexión sobre la verdad

Reflexión sobre la verdad

Todos buscamos la verdad; en general, cuando creemos haberla encontrado, la hacemos nuestra y ya no hay otra verdad; nos sentimos seguros y es cuando queremos que prevalezca sobre los demás.

Puedo asegurar que yo jamás me he sentido segura de nada. Sí he leído, he buscado la verdad y casi siempre he encontrado una verdad. En lo que me enseñaron encontré la verdad de quien me enseñaba; analizándome a mí misma, encontraba mi verdad.

Pero encontré la Verdad en la razón: jamás ser alguno, por sabio que sea, llegará a poseer la verdad absoluta. Esa verdad solo es poder de Dios y que va concediendo al hombre a medida que su mente va desarrollándose y aumentando su capacidad de comprensión. Solo la soberbia y el orgullo, esos pecados tan enraizados en el ser humano, le han llevado a propugnar unas verdades, elevadas a dogmas, estableciendo así la obligación de los más a creer en las verdades de los menos.

Esos seres, pensantes en un principio, dejan de serlo, pasando a convertirse en una masa conducida, incapaz de pensar por sí misma; y todos tenemos esa capacidad.

Dios nos ha dotado con un atributo maravilloso que es el sentido común, para que seamos capaces de discernir, de buscar y analizar  todo cuanto encontremos por nosotros mismos, sin que tengamos que aceptar lo que los demás quieran imponernos.

Solo Dios posee la verdad absoluta, porque solo Él es absoluto. Nosotros podemos aspirar a ir conociendo las verdades que se digne concedernos; entretanto, no impongamos a nadie nuestra verdad ni permitamos que nos impongan la suya (comprensión, respeto y tolerancia).

Reflexión sobre la verdad por: María Luisa Escrich

© 2021, Amor, Paz y Caridad.

Publicidad solidaria gratuita