Entrevistas con historia

RAFAEL GONZÁLEZ MOLINA

Publicamos este mes la entrevista que se le realizó a nuestro entrañable amigo Rafael González Molina y que fue publicada el mes de agosto de 1987.

En primer lugar, y para quien todavía no lo conozca, podemos decir que fue uno de los precursores más importantes del resurgimiento del Espiritismo en España. Fue en Brasil, junto a su querida esposa Doña Manoli Morata, donde conoció la doctrina espirita y en 1967,  tras su retorno, continuó con la divulgación y el trabajo discreto del Espiritismo en nuestro país, en una época dictatorial cuando no se permitía la libertad de asociación. Tras la muerte del dictador, a finales de 1975, se abría un nuevo campo de posibilidades políticas y sociales, lo cual permitió a Don Rafael editar en el año 1977 su propia revista, con el nombre de “Divulgación Espírita”, la cual se continuó publicando hasta 1997. Promovió la legalización del Espiritismo y fue presidente de honor en el Congreso Nacional de Espiritismo celebrado en 1981, el primero después de 40 años de dictadura.

En el 1984 se fundó la actual Federación Espirita Española, de la que él fue presidente hasta el año 1997. En 1985 creó “La Editora Espírita Española”. Fue el fundador del centro espírita Centro de Estudios y Divulgación Espírita, conocido como CEYDE.

Su trabajo, tanto a nivel nacional como internacional, contribuyó para que en noviembre del año 1992 se realizara en Madrid el Congreso Mundial de Espiritismo, bajo el lema “Espiritismo, certero paradigma de la Humanidad”. Bajo su iniciativa y de otros miembros de federaciones de otros países, se aprovechó este evento mundial para fundar el CEI (Consejo Espírita Internacional), del que fue miembro activo y ocupando el cargo de  secretario general.

Tras una vida de trabajo y de muchos años de dedicación plena, el 16 de Mayo del 2005 falleció, retornando a la patria espiritual.

Sirva esta entrevista como homenaje y reconocimiento a la gran labor realizada por un hombre que desafió los prejuicios y las dificultades, y que inspiró a otros para seguir por este camino, en una época de grandes cambios en nuestro país.

1ª.- Como presidente de la Federación Espírita Española y amplio conocedor del desarrollo que el Espiritismo ha tenido en nuestro país, ¿cree Ud. que en la actualidad la sociedad tiene un concepto más real del Espiritismo o todavía persiste cierto “miedo” al oír esa palabra?

Indudablemente, en esta última década, el Espiritismo, como doctrina de esencia eminentemente filosófica, ha ido conquistando en nuestro país opinión más favorable a la que ha tenido durante los cuarenta años anteriores. Pero veamos… el Espiritismo desde su nacimiento como Doctrina Codificada, siempre es inalterable, ha sido el mismo código de moral altamente espiritualista; se puede asegurar que no ha cambiado nada en su contexto de primera hora. Y esto le da una fuerza constructiva y de acción incalculable. Sabemos que es doctrina de futuro, en la que han de apoyarse todas las innovaciones que, con ánimo de mejora, se hagan (por parte de la sociedad venidera ocupante del planeta) con la llegada de las nuevas generaciones ya predispuestas a sumarse a la labor de implantar en nuestro mundo el régimen de concordia, amor y fraternidad, esencialmente indispensable para lograr que la Paz, esa bendita paz que tanto se ambiciona y desea, se instale definitivamente en el Globo.

Quien dedica parte de su tiempo a informarse seriamente acerca de lo que es o no es el Espiritismo, lógicamente ha de deparar con los libros de la Codificación. Estos enseñan, educan y por tanto clarifican las mentes, y consiguientemente logran cambiar los conceptos equivocados que se tenían de la Idea por otros más de acuerdo a la legítima realidad que ofrece.

En cuanto al “miedo” que pueda persistir en algunos, siempre será síndrome en ellos de almas débiles, poco formadas o enfermas. Con la instrucción y el conocimiento en aumento “el miedo” desaparece, la salud mental vuelve.

2ª.- La juventud nunca ha sido conformista y siempre busca la renovación constante en todas las facetas humanas. ¿Cuál sería su opinión sobre esa inquietud creciente que manifiesta la juventud de nuestro país hacia el estudio del Espiritismo?

Las nuevas generaciones de Espíritus a reencarnar en el Globo y que han de poblarlo a partir del Tercer Milenio, según los Espíritus Superiores, ya vienen a él repletos de ideas de renovación y progreso. Su inquietud primera, por encontrarse con la Verdad, les impulsa a la búsqueda de la misma. Al encontrarse con el Espiritismo, presienten que es la Verdad ambicionada, y esto les empuja a un estudio decidido de la Doctrina de los Espíritus.

3ª.- ¿Qué consejos les daría a todos aquellos que quisieran acercarse al estudio de esta filosofía?

Nuestros consejos para los que decidan estudiar la Filosofía Espírita serán en el sentido de la constancia, perseverancia, paciencia y análisis profundo y meticuloso de sus enseñanzas básicas. No sólo interesa el conocer… el creer; es preciso llegar sobre todo a COMPRENDER. Cuando se acentúa la comprensión y el entendimiento se agiganta, pudiera decirse que se está cerca de la autoliberación de las pasiones que hasta ahí han venido dominando al ser.

4ª.- El Espiritismo, en sus facetas, filosófica, científica y moral, nos ofrece una serie de postulados y consejos. ¿Ud. cree que a través de su comprensión y puesta en práctica podría ofrecer solución a buena parte de los problemas que afectan a nuestra Humanidad?

La comprensión del Espiritismo nos conduce a la “puesta en práctica” de sus enseñanzas, e indudablemente, la consigna que éstas nos ofrecen de: “trabajo, solidaridad y tolerancia” cuando, implantadas en el quehacer cotidiano de cada uno, forzosamente han de llevar al género humano a ver la solución de todos los graves problemas que afectan a la humanidad, cumpliéndose entonces y no antes uno de los mayores mandamientos de la Ley de Dios: “Amarás al prójimo, como a ti mismo”.

“El Espíritu prueba su elevación cuando todos los actos de su vida material ponen en práctica la ley de Dios y cuando comprende por adelantado la vida espiritual.

El verdadero hombre de bien es aquel que practica la ley de justicia, amor y caridad en su mayor pureza. Si interroga a su conciencia acerca de las acciones que ejecuta, se preguntará si no ha violado esa ley; si no hizo mal; si ha realizado todo el bien que pudo; si nadie tuvo que quejarse de él: en suma, si ha hecho a los demás cuanto hubiera querido que se hiciese con él”. (ALLAN KARDEC)

Entrevista  a Rafael González Molina extraída de la revista Amor, Paz y Caridad – Año VI, Agosto 1987 – nº 61, pág. 45

 

Otras entrevistas a: Eduardo Fernandes, Jon Aizpúrua, Hermas Culzoni

Anteriores Artículos

REVISTA NÚMERO 103

Siguientes Artículos

IMPERFECCIONES EN EL ESPACIO

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.