Poesía

POESÍA ESPIRITA

Humilde pero grande es el consejo

que voy a dar a todos mis hermanos

iniciados al bien, del alma sanos

buscáis la luz verdad, claro reflejo

que ha de reproducirse en vuestro espejo

llámese la conciencia, los deberes

que en mundo de expiación tienen los seres,

pues ahí, en ese mundo los derechos

son tan pocos y a veces tan estrechos

que el hombre en su deber siente placeres.

 

No queráis por capricho o egoísmo

conocer los secretos de ultratumba

pues muy pronto veréis que se derrumba

porque en su base está el positivismo,

ciencia os dará el espiritismo

para aprender lo grande en la natura

manantiales tan ricos de agua pura,

pero sabed beber para no hartarse

y esta grande verdad debilitarse

viniendo la obsesión o la locura.

 

No alterarse por esto que yo os digo

porque locos son todos en la tierra,

locos son los que provocan guerras,

locos también el rico y el mendigo

¿no sabéis lo que lleváis consigo?

La constante intuición de un ser extraño

que puede produciros mucho daño

si os dejáis llevar por la obsesión,

precisa la virtud y observación

y el estudio que evite todo daño.

 

No dejarse llevar por la corriente

de necio fanatismo; juicio exacto

de las cosas tened, marchad con tacto

que la ciencia y virtud jamás os miente,

ella os dará un camino sonriente

lleno de luz, verdad y de alegría

no teniendo jamás superchería

que esto en la actualidad es muy extraño

que los seres se presten al engaño

viendo el alborear de un nuevo día.

 

Si en el transcurso de la vida os veis

zozobrar, sin jamás desalentarse,

en la prueba que quiere presentarse

para saber el temple que tenéis,

con Dios siempre por lema, alcanzaréis

el lenitivo puro del que siente,

lo contrario es seguir una corriente

que pudiera lanzaros al abismo,

con la luz que os da el espiritismo

podéis iluminar a aquel que miente.

 

Para final os digo, que esta idea

no os priva jamás de la expansión,

la materia se encuentra en su prisión

y el espíritu con ella se recrea,

con la virtud y el vicio se codea

para templaros bien para la lucha,

misántropos ¡jamás! Pues Dios escucha

oraciones ficticias y egoístas,

la oración verdadera espiritista

son caridad y amor, constancia mucha.

 

POESÍA ESPIRITA  (Obtenido mediúmnicamente en Villena a 26 de mayo de 1922)

Anteriores Artículos

EL CAMINO DEL BIEN

Siguientes Artículos

LOS MUNDOS HABITADOS

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.