LOS GRANDES BENEFICIOS DE LA MEDITACIÓN

0
84
La meditación

La meditación

Una vez conocemos cuales son las capacidades humanas, la importancia que tienen, y sus consecuencias, vamos a ver qué hacer para identificar el grado de desarrollo de las nuestras. De esta forma podremos potenciar las más débiles y apoyarnos en las más fuertes, con lo que estaríamos preparándonos para sortear o eliminar los momentos de mayor dificultad. También nos daremos cuenta de aspectos que habitualmente nos pasan desapercibidos, identificar y comprender las situaciones que nos afectan hallando las soluciones más adecuadas. Todo ello nos va a capacitar para realizar cambios importantes en nuestra vida, lo que nos permitirá alcanzar mayor bienestar y satisfacción.

Vamos a adentrarnos un poco en nuestro mundo interior, porque necesitamos conocernos mejor de lo que lo hacemos en la actualidad, para ver los grandes beneficios que puede aportarnos la dedicación de unos minutos al día a la reflexión, mediante el acto de la meditación. Intentemos verla no como un esfuerzo sino como lo que realmente es: una oportunidad. Se trata de desarrollar una habilidad muy valiosa que puede aportar salud física, mental y emocional en nuestra vida.

La meditación es una práctica mental de relajación en una reflexión profunda sobre ideas, pensamientos, actos, comportamientos, o cualquier aspecto o circunstancia de la vida, desde la base de un estado de concentración y de una reflexión íntima y personal, que nos permita ser más conscientes de las realidades que vivimos y nos rodean. Es una técnica mental de introspección que ayuda a auto-regular la mente, a fomentar hábitos y costumbres más beneficiosos, que es útil para realizar intercambios emocionales y a asimilar lo aprendido. La lucidez del pensamiento es necesaria para la resolución de los problemas que se nos presentan.

Es muy adecuada para trabajar nuestras capacidades, iniciando una realización interior que, bien hecha, puede mejorar nuestra vida. A continuación vamos a enumerar alguna de las muchas ventajas que puede aportarnos dedicar diez o quince minutos diarios a la meditación, una vez hayamos aprendido a hacerla bien. Comprender algunos de sus beneficios puede darnos un pequeño atisbo de su gran impacto en nuestro día a día.

 

Beneficios para el cuerpo

  • Se consigue una relajación física como consecuencia de la relajación emocional y mental, mejorando el sistema inmunológico. Reduce los dolores relacionados a la tensión, tales como: dolores de cabeza, inflamaciones musculares y de articulaciones.

 

  • Al ceder todas esas tensiones, disminuye la presión sanguínea, ayudando a prevenir y liberar el estrés, la ansiedad y la depresión, de forma natural.

 

  • Es muy útil para personas con fibromialgia y con insomnio ya que la relajación facilita el sueño mejorando su calidad.

 

  • Ayuda a aumentar la producción de serotonina lo que favorece el humor y el comportamiento. Desarrollar el optimismo y la alegría mejora la satisfacción de la vida aportando vitalidad a nuestro  cuerpo. Las personas que meditan regularmente adquieren una singular habilidad para cultivar las emociones positivas y mantener la estabilidad emocional.

Beneficios para la mente

  • Fortalece la salud mental y la resistencia emocional. La relajación ayuda a calmar la mente, tranquilizando los pensamientos y apartando las emociones dañinas e innecesarias que tanto nos perturban. Por ejemplo, podremos empezar a comprender el perjuicio real que nos ocasionan esos episodios de mal humor que hemos tenido durante el día, cómo nos afectan, cómo nos sentimos y cómo podemos evitarlos. Con el tiempo nos daremos cuenta de la mejora tan importante que supone aprender a eliminar esos episodios que nos dejan malestar y pesadumbre.

 

  • Potencia la concentración, ayuda a incrementar la memoria y mejora la atención como consecuencia de la práctica diaria. Todo lo que se ejercita se engrandece y trabajar estos aspectos nos será de mucha utilidad.

 

  • La mente se desarrolla, se vuelve más creativa y hermosa, con lo que se consigue más claridad y calidad en los pensamientos logrando más paz mental.

 

  • Al mejorar la estabilidad emocional aumenta la felicidad. Los problemas bien comprendidos se vuelven más pequeños y fáciles de superar. A través del análisis y del discernimiento nos daremos cuenta de que, a veces, creamos montañas insalvables de pequeños granos de arena. Los problemas tienen la importancia que les damos, incluso hay ocasiones en que creamos tremendos obstáculos que no tienen fundamento ni forman parte de la realidad.

 

  • Nos ayuda a ser más conscientes. Es muy útil para centrar toda nuestra atención en un solo tema, situación, problema, etcétera, entendiéndolo mejor y apoyándonos en esa comprensión para sacar los aspectos más prácticos.

 

Beneficios espirituales

  • Ayuda a revelar nuestro verdadero potencial, observando que tenemos más cualidades y posibilidades de lo que creíamos. Al pensar en nuestras capacidades nos hacemos más conscientes de ellas y las desarrollamos mejor.

 

  • Mejora la autoestima con lo que se incrementan las sensaciones positivas. La confianza en uno mismo es esencial para el desarrollo de todas las potencialidades interiores y el deseo de mejora. Aprender a visualizar situaciones positivas ayuda a dejar atrás nuestros miedos.

 

  • Nos ayuda a calmarnos cuando nos sentimos desbordados, inestables o bloqueados mental y emocionalmente. Comprender lo que nos ocurre en momentos difíciles ayuda a tener armonía interna, lo que da más fortaleza ante las circunstancias de la vida. Podemos aprender a escuchar, a sanar cada una de esas emociones que nos dañan y que nos impiden mejorar. Alejar lar críticas y aprender a amar,  perdonar y sentir el bien, genera tranquilidad y bienestar.

 

  • Ayuda a mejorar la intuición porque ésta surge cuando estamos concentrados, pendientes sinceramente de buscar la solución que necesitamos. Muchas veces no conectamos con ella porque la buscamos desde nuestros deseos, como a nosotros nos gustaría que fuera. Y es precisamente ese interés personal el que nos aleja de ella. La intuición verdadera solo puede surgir cuando el pensamiento y el ambiente son propicios para ello, por lo que debemos pensar y sentir con el sincero deseo de conseguirlo.

 

  • Genera armonía interior al darnos estabilidad en todos los aspectos que trabajemos. Comprender la importancia de nuestros actos y que nada ni nadie puede alterar ese equilibrio interno sino nosotros mismos, nos da a la vez seguridad y opción de progresar.

 

  • Mejora nuestra comunicación al hacernos más conscientes de cuanto ocurre en nuestro interior. Favorece la convivencia social al desarrollar un mayor conocimiento de nosotros mismos y de nuestro entorno. Facilita la comprensión hacia los demás, ayudándonos a identificar aquellos errores que nos perjudican más y tratar de eliminarlos. Todo ello mejora e incrementa la empatía,  la solidaridad y las conexiones sociales.

Cuando nos comportamos bien, somos generosos y comprensivos con los demás, es más fácil tener buenas relaciones. Lo que todos buscamos es el buen comportamiento, la ayuda y la atención noble y sincera, ya que son las situaciones en las que nos sentimos más a gusto y satisfechos. Nos agrada más la compañía de personas alegres que tristes, extrovertidas que introvertidas, con quienes poder dialogar fácilmente y nos prestan atención que con quienes solo expresan sus problemas. Aprender a convivir reduce nuestra soledad, nos carga de energía positiva, abre las puertas a la ayuda externa y enriquece las relaciones personales en una convivencia más armoniosa.

Podríamos enumerar muchas más ventajas pero con darnos una ligera idea puede ser suficiente. Sí que es necesario aclarar que la meditación no es la solución de todo. Conviene entender que no es un fin, sino un medio, un método de trabajo muy válido que será útil en la medida que se realice correctamente, lo que implica que deben confluir los conocimientos adquiridos, la comprensión de los mismos y la práctica, ya que es este conjunto, el que hace que la vida sea más completa. Para obtener sus beneficios es necesario hacerla regularmente y llevar a cabo las conclusiones a que lleguemos.

Si creamos el hábito de meditar diariamente estaremos adquiriendo la capacidad de conocernos y de trabajar en nosotros mismos. Aunque no lo parezca, si reflexionamos objetivamente comprenderemos que su importancia es realmente transcendente, Puede incluso ser uno de los mejores momentos del día.

Nuestro interior tiene todas las claves que buscamos y nuestra tarea es aprender a descifrarlas. El resultado de nuestra vida y de nuestra felicidad depende de ello por lo que si no llegamos a conocer todo aquello que nos afecta, beneficiándonos o perjudicándonos, estamos perdiendo la gran oportunidad de mejorar nuestra vida.

En esta primera parte hemos visto alguno de los beneficios que nos puede aportar una buena meditación continuada. Dejamos para el próximo artículo sus aspectos más prácticos y transcendentes así cómo la forma de hacerla y aprovecharla mejor.

Los grandes beneficios de la meditación por: Antonio Gómez Sánchez

 

Puede escuchar al autor en su podcast: Aprendiendo a vivir mejor

Otros artículos de esta sección: Aprendiendo a vivir mejor.

 

Publicidad solidaria gratuita