FRANCISCO THIESEN

0
63
Francisco Thiesen
Representación internacional en el I Congreso Espírita Colombiano. A la izquierda de la imagen, la delegación de España compuesta por varios miembros del grupo Villena, a continuación Mª Gracia, Divaldo Pereira, Benjamín Rodríguez y sentado en el centro Dr. Thiesen y representantes de Brasil.

En esta ocasión reproducimos la entrevista publicada en octubre de 1989 a D. Francisco Thiesen, quien fue presidente de la federación espirita brasileña desde el año 1975 hasta 1990, año de su desencarnación. Fue durante toda su vida un activo divulgador, especialmente con las tareas relacionadas con la evangelización de la infancia y de los jóvenes. Incentivó la creación de cursos regulares de Espiritismo.

Formó parte de la nutrida representación internacional que participó en la celebración del 1º Congreso Nacional de Espiritismo; posterior a la dictadura española y desarrollado en Madrid en octubre del año 1981. Algunas de sus palabras en aquel histórico evento fueron las siguientes: “… nos es grato decirles, que las esperanzas que teníamos los espiritistas brasileños acerca de las perspectivas del espiritismo español, se realizan en este Congreso. Al mismo tiempo, nuestra constatación feliz, de que los espiritistas españoles son conscientes de su responsabilidad y están debidamente preparados para enfrentar los desafíos del presente y del futuro …”.

 

ENTREVISTA:

Usted es desde hace varios años el Presidente de la F.E.B. (Federación Espírita Brasileña). ¿Nos puede explicar cuál es su experiencia y qué le supone estar al frente de esta prestigiosa institución?

Francisco Thiesen.- La Federación Espirita Brasileña, en su programa de trabajo, que viene desenvolviendo ya más de 100 años, asumió responsabilidades muy serias en el campo de la Unificación del Movimiento Espírita, a través del sistema federativo. Nuestra experiencia, que viene de actividades desde la juventud, en otras organizaciones doctrinarias, está al servicio de la Casa, en régimen de tiempo integral y dedicación exclusiva, después de jubilado, desde mil novecientos setenta, ocupando varios puestos antes de haber llegado a la presidencia.

Brasil es considerado como la cuna del espiritismo actual, pero ¿es el espiritismo en Brasil un movimiento unido y solidario frente a las necesidades espirituales de su sociedad?

Francisco Thiesen.-La respuesta es afirmativa, pudiendo ser comprobada en cualquier tiempo. El movimiento es unido y solidario en términos que trascienden a nuestra sociedad, como debe ser, visto que el espiritismo no conoce barreras nacionales. Es obvio, no en tanto, que esa unión y solidaridad son conquistas graduales en que no se llegan a alcanzar resultados completos. Hay todavía deficiencias a ser vencidas como en todo este orbe.

¿Cuáles son los objetivos fundamentales de la F.E.B.?

Francisco Thiesen.-La evangelización de la humanidad, la luz del espiritismo, ayudando a los hombres a efectuar su autotransformación. Cuando el hombre sea realmente bueno el mundo estará renovado. Son objetivos coincidentes con la propia doctrina de los espíritus. Por eso la Casa promueve intensa difusión del espiritismo por libros y por todos los medios a su alcance, juntamente con las demás Casas que integran la organización federativa.

En el próximo mes de octubre va a celebrarse en Brasilia un Congreso Mundial de Espiritismo, para el cual deseamos el mayor de los éxitos, ¿qué finalidad se persigue con el mismo?

Francisco Thiesen.-Congregar a los compañeros de todas partes, interesados en la concienciación cada vez mayor del enorme alcance del Espiritismo, de su importancia en la solución de los problemas humanos y de la excelencia de sus ilimitados recursos para llevarnos a todos a una nueva era para la Humanidad. Hay un desafío, actualmente, mayor que en cualquier otra época: contribuir para la reestructuración general del mundo con el fin de que nazca finalmente la Civilización del Espíritu; a base de amor cristiano y de la claridad del Espiritismo. Acreditamos que los espíritas, y también otros espiritualistas, precisan aceptar ese desafío y obrar de conformidad con él.

La revista “Reformador” es una publicación que se destaca dentro del ámbito espírita y es el órgano divulgativo de la F.E.B. ¿Cuál es la línea y directriz que sigue para permanecer durante estas décadas en los primeros puestos de la divulgación del espiritismo?

Francisco Thiesen.-La directriz seguida por “Reformador” es la misma de la F.E.B., que se edita desde hace más de un siglo: son las líneas evangélicas y espiritas, en obediencia a un programa que no debe sufrir solución de continuidad. La esencia es la misma, aunque cambien los frascos, de acuerdo con las exigencias del tiempo.

¿Cree usted que los grupos e instituciones espíritas deben evolucionar en sus formas y planteamientos para dirigirse a la sociedad, o han de conservar sus tradiciones y posturas?

Francisco Thiesen.-Deben evolucionar siempre. Las tradiciones y posturas, en el Espiritismo, jamás deberán condicionar las líneas del Progreso. El hombre se desenvuelve espiritualmente, y con ese desenvolvimiento paulatino va descubriendo nuevas bellezas, verdades que antes no eran accesibles a su entendimiento: ¿cómo admitir que grupos e instituciones dejen de acompañar la madurez incoercible de la vida del espíritu? El espíritu es el objetivo final; el resto son ropajes transitorios que deben ser sustituidos temporalmente.

¿Cuál es su opinión del puesto que deben ocupar los jóvenes en las agrupaciones espíritas?

Francisco Thiesen.-Los jóvenes, en las instituciones y grupos, existentes o en formación, deben merecer de los más experimentados el cariño y el amparo fraterno en un ambiente simultáneamente de libertad y responsabilidad, obrando dentro de la misma disciplina que rige a todos los adeptos. Somos favorables a su integración en el Movimiento y no a su dispersión en actividades divorciadas de la realidad. Serán los jóvenes nuestros sucesores si los sabemos asistir y encaminar bajo la alta orientación cristiano-espírita. Por eso debemos mantenerlos a nuestro lado en los servicios de las instituciones y grupos, que ellos ayudarán a dirigir después de alcanzar la edad mínima legal en cada país.

¿Qué consejos le daría a las instituciones espíritas y nuevos grupos en formación?

Francisco Thiesen.-Fidelidad a los principios de la Doctrina Espírita. Cabezas esclarecidas, sentimientos nobles y manos ocupadas en el servicio al prójimo, con renuncia a las cosas ilusorias de la vida en un mundo que es de transición. Coherencia con la convicción de que el espíritu es inmortal y de que “sólo el amor construye para la Eternidad”.

¿En su opinión, cuál es el mensaje más importante que trae implícito el Espiritismo para nuestra humanidad?

Francisco Thiesen.-Vivir y convivir, en función del amor a Dios y a todos sus hijos, nuestros hermanos.

Y por último, ¿qué opinión le merece la revista “Amor, Paz y Caridad”?

Francisco Thiesen.-Acompaño, desde su inicio de publicación, el desempeño de la revista “Amor, Paz y Caridad”. Sé cuán difícil es, incluso sacrificial, el complejo trabajo que impone a los equipos responsables para la preparación y edición periódica (mensual) de una buena revista. Elogio, también por la asiduidad y puntualidad de circulación, la conocida revista villenense. Como acostumbra a suceder, algunas materias son más o menos del agrado de los lectores, lo que ocurre también con “Reformador”. No obstante, en líneas generales, entiendo que los lectores, no sólo de España, sino también de Brasil y de otros países, deben conservar la revista con cariño entre las mejores que reciben. Perseveren, pues.

Redacción

Entrevista extraída de la revista Amor Paz y Caridad, Año VIII, octubre 1989, nº87-pag.18

Le puede interesar: Entrevistas con historia

Publicidad solidaria gratuita