Página póetica

FLAQUEZA

En esta prisión sin rejas
en que me veo, Dios mío,
prisionero del dolor,
de Tu ayuda necesito.

Dame, Señor, fortaleza
para seguir arrastrando
la cruz de mi cuerpo enfermo,
por el dolor maltratado.

Para seguir adelante
por esta senda de espinas
que me conduce hacia Ti
y el alma me purifica.

Para ser de los demás
puerta abierta al Infinito
y no apartarme del Bien
que en Tu nombre realizo.

Soy débil, Señor, muy débil,
y las fuerzas me flaquean
cuando el dolor me hace suyo
y ser libre no me deja.

Cuando tengo que luchar
con mi propia imperfección
y defender los principios
de la Verdad y el Amor.

¡Ay de mí si Tú me faltas!
¿Qué será de mí, Dios mío,
en esta prisión sin rejas
en que me veo cautivo?

El mundo me da la espalda,
y el corazón se resiente
de la fría indiferencia
de quienes amor me deben.

Se inhiben de mi dolor
y burlan de mis creencias,
porque no les sigo el curso
de sus bastardas ideas.

Porque camino hacia Ti
a través de los demás
y me siento un servidor
del Bien y la Caridad.

Porque Tu Vida es mi vida
porque Tu Amor es mi amor,
y en la lucha contra el mal
vamos unidos los dos.

Flaqueza por: José Martínez Fernández

Anteriores Artículos

SED PERFECTOS

Siguientes Artículos

BUSCANDO LA INMORTALIDAD (2)

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.