¿ES EL PASE LA ÚNICA FORMA DE TRANSFERENCIA DE ENERGÍAS?

0
118
¿Es el pase la única forma de transferencia de energías?

“Nada reposa; todo se mueve; todo vibra”. Hermes Trismegisto.

El pase magnético consiste en una transferencia de energías donde hay un emisor (el pasista) y un receptor (persona necesitada).

 “El pase que nosotros aplicamos en los Centros Espíritas, proviene de la sintonía con los Espíritus Superiores, lo que conviene considerar como una sintonía mental y no como una vinculación para la incorporación”.

(Divaldo Pereira, Directrices de seguridad).

El pase no es una nueva forma de sacramento religioso; no es una ceremonia de purificación donde el sujeto pasivo recibe la dádiva divina.

Hay que tener siempre presente que la mejor forma de renovación o revitalización de nuestra energía espiritual es la que llega como consecuencia del trabajo diario, modificando el paisaje mental, retirando pensamientos negativos, nocivos, sustituyéndolos por otros más optimistas, positivos, alegres. Esta es una tarea que nadie puede hacer por nosotros, y es básica y fundamental.

El pase nunca puede ser una rutina establecida en los Centros Espiritas, vulgarizando su práctica.

Tampoco puede ser la única manera en que aquellos que se incorporan a las tareas de un centro espirita se puedan sentir útiles. Existen múltiples formas de cooperación, de auxilio y de ayuda a los compañeros o a las personas necesitadas que puedan acudir a nuestro centro de reunión espiritual.

Hay que ser cuidadosos con la imagen que proyectamos a la sociedad. En algunos países, sobre todo en Europa, sin previo esclarecimiento, el pase puede llegar a generar una mala imagen de lo que es el verdadero Espiritismo, incluso hasta cierta incomodidad o rechazo.

Lo que muchas personas buscan en un Centro Espirita es esclarecimiento, no otra cosa.

Hay que evitar a toda costa protagonismos innecesarios.

Tampoco se puede confundir al pasista con el médium de cura, son cosas distintas. Aunque en momentos excepcionales, de verdadera necesidad para el semejante, cualquiera que actúe con verdadera fe puede realizar una imposición de manos.

No hay necesidad de escenificar la ayuda espiritual, sobre todo en público. Si fuera necesario, deben de existir lugares en el Centro Espirita, discretos, fuera de los ojos de la gente para desarrollar ese tipo de actividades.

 “Al final, si hacer es una obligación, saber hacer es un deber; y hacer lo correcto, en el tiempo, momento y lugar seguro, es buscar la perfección”.

Jacob Melo, ingeniero, autor de la obra Cura de la depresión por el magnetismo.

¿Sería el pase la única forma de transferencia energética, de ayuda al necesitado en los Centros Espíritas? Sin ninguna duda, existen múltiples formas de ayuda al semejante.

Transferencia energética positiva existe cuando aquellos que acuden:

  • Son gratamente acogidos y perciben cercanía, o lo que es lo mismo, que hay personas que van a estar a tu lado dispuestas a ayudarte.
  • Se sienten escuchados y valorados.
  • Se contagian de la armonía y paz que existe en el Centro Espírita.
  • Encuentran esclarecimiento franco y sereno.
  • Comprueban por sí mismos la coherencia y lógica de las reflexiones y razonamientos que reciben, invitando al estudio, despertando el interés por profundizar, por seguir descubriendo y aprendiendo ante el nuevo horizonte que se les descubre.
  • Reciben, sobre todo en algunos casos en particular, el beneficio de la ayuda espiritual a través de la oración en grupo, tomando nota de la persona en cuestión, para solicitar socorro espiritual para ella.

Hay que trasladar a las personas la firme convicción de que cualquiera puede solicitar ayuda espiritual y que va a ser escuchado, si lo pide de corazón, con verdadera fe.

La invocación a lo Alto no es patrimonio de los médiums, pasistas, dirigentes espiritas o personas consideradas con una cierta autoridad moral o espiritual. Es una herramienta que todos los seres humanos poseemos sin excepción.

“Kardec agrega un tercer nivel de energía que es el Espiritual por excelencia. En este caso, no existirá ninguna necesidad de un instrumento físico. Los espíritus proyectan directamente las energías sobre los necesitados”.

(Divaldo Pereira Franco, Directrices de seguridad).

Este sería, como nos traslada el párrafo anterior, el punto ideal de sintonía espiritual. Un trabajo en el plano físico, de superación de las taras morales; un esfuerzo de crecimiento espiritual que nace de la fraternidad, de la tolerancia, de la comprensión, del esclarecimiento, que permita a los planos espirituales superiores encontrar el ambiente adecuado para que se puedan sentir cómodos a la hora de desarrollar su trabajo con los menores entorpecimientos posibles.

Nunca hay que olvidar, y debemos de insistir en ello, que el verdadero trabajo lo realizan los Espíritus Superiores. No nos podemos equivocar o confundir, puesto que son únicamente ellos los que conocen en profundidad las necesidades y prioridades de los encarnados.

Somos espíritus todavía muy endeudados e imperfectos, y por esa razón existe una gran necesidad de ponerse en sus manos, pero con discreción, humildad, sencillez, para lograr un trabajo conjunto efectivo y eficaz.

¿Es el pase la única forma de transferencia de energías? por: José M. Meseguer

© Amor, Paz y Caridad, 2019 

“En el hombre, las cosas que no son mensurables son más importantes que las que se pueden medir”.

Alexis Carrel.

Publicidad solidaria gratuita