DORMIR DEL ALMA

0
9
Dormir del alma

¡Qué se dirán nuestras almas

cuando en el sueño se encuentran!,

pues cuando el cuerpo reposa

el espíritu se ausenta.

 

El sueño es como una muerte

que solo dura unas horas;

y el espíritu regresa

a la carne donde mora.

 

El espíritu se aleja

dejando el cuerpo en la cama

gozando su libertad

que en el cuerpo siente atada.

 

¡Qué se dirán nuestras almas!

Quizá se cuenten sus cuitas;

o tal vez se hagan promesas

para una próxima cita.

 

Ya pronto amanecerá:

la noche agota su tiempo;

y el alma vuelve a ingresar

en la cárcel de su cuerpo.

 

De nuevo está prisionera;

ya no tiene libertad:

tampoco sus ojos lloran.

¡Llora el alma al despertar!

 

Dormir del alma por: Mª Luisa Escrich

(Guardamar, 2016)