Leyes Universales

DESEOS Y RENUNCIAMIENTOS 4

Renunciamientos. – La ciencia espiritual enseña a conocer las leyes que rigen la vida, en sus diversos aspectos. Y sólo actuando dentro de esas leyes, que son leyes emanadas de la Sabiduría Cósmica, podremos vivir en paz y armonía, y contribuir al proceso evolutivo del Espíritu que, como bien sabemos, es el verdadero objeto de la vida humana.

Y para conseguir ese objeto, que responde a un compromiso hecho en el plano extrafísico antes de encarnar, necesario es renunciar a la satisfacción de muchos deseos que pueden conducir a los abismos de la desesperación y del dolor, y retardar nuestra evolución.

En el camino de la ascensión espiritual, son múltiples los escollos que el espíritu tiene que vencer. Y entre esos escollos están las atracciones incitadoras de deseos hacia los placeres morbosos que ofrece el mundo de hoy.

La ascensión espiritual es ley, y el ego siente ese ansia de ascensión; ansia que es ahogada por el ego inferior, que tiende a la complacencia de los sentidos. Por ello |mucho! cuesta renunciar a muchas comodidades que, en la búsqueda de la felicidad, los humanos creamos, y que impiden casi siempre, realizar el programa trazado antes de encarnar. Sólo los espíritus fuertes se sobreponen y renuncian a ciertos deseos, atracciones y comodismos que la vida de hoy ofrece, y que son lastre pesado en la ascensión del espíritu.

¡Cuántas oportunidades de servicio fraterno perdemos por no molestarnos, por comodismo! ¡Cuán lentamente avanzamos en nuestra evolución, por dejarnos dominar por los deseos instintivos!

Sabiendo ya que los deseos contienen en sí energía, según su naturaleza, y que dicha energía es el acicate que induce al individuo a las actuaciones, ¿por qué no rechazar todo deseo negativo, innoble, y cultivar deseos ennoblecedores, que son generadores de dicha y progreso?

Los pensamientos siguientes pueden ayudarnos más aún en la comprensión de este importante tema y en nuestro propósito de superación:

-El apego a las cosas materiales ata al espíritu a las reencarnaciones dolorosas.

-El primer renunciamiento debe ser a todo deseo egoísta, que desarmoniza la mente, enferma el alma y amarga la vida, retardando la llegada a la meta.

-En todo renunciamiento a lo negativo, el espíritu se fortalece.

-Todo renunciamiento a los bajos deseos, proporciona gozo espiritual y fortalecimiento; mientras que, cediendo a los bajos deseos, debilitamiento proporciona y amarguras.

-Los deseos hacia el placer de los sentidos, jamás se extinguen con el goce, más aún, arrastran al individuo hacia la frustración y el dolor.

-Si queremos librarnos de las vidas dolorosas, si queremos avanzar en el camino de la evolución, que tenemos que recorrer, querámoslo o no, hemos de renunciar a todo deseo contrario a las leyes espirituales.

-Si queremos engrandecer el Espíritu, debemos poner en práctica las enseñanzas que venimos recibiendo.

-Renunciar a sí mismo y vivir de acuerdo con las leyes espirituales.

-Si queremos librarnos del dolor que toda violación a las leyes de la Vida produce, controlemos los deseos, no dando cabida a aquellos que, cual espejismos inducen a los placeres morbosos y todo aquello que contraría la Conciencia.

Sebastián de Arauco

Anteriores Artículos

BONDAD

Siguientes Artículos

INSTRUMENTOS DEL ALMA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.