Página póetica

AMOR Y PAZ

 



¡Que hermosa es la vida,
cuando se la vive en pazy los humanos se esfuerzan

por comprenderse y amar!…

¡Y que bello es el amor,

cuando vivimos en paz

con Dios y nosotros mismos,

con toda la humanidad!

Amor y Paz son dos fuerzas

de potencia sin igual,

que al ponerlas en acción

cambian del mundo la faz.

Rompen los moldes de hierro

de la injusticia y del mal

en que vive aprisionada,

gimiendo, la Humanidad.

La Tierra se hace un edén

de armonía celestial,

y en todos los corazones

reina la fraternidad.

Pero los hombres se odian,

no saben vivir en paz,

y se declaran la guerra

por el placer de matar.

Por intereses bastardos,

por el poder temporal

y dar rienda a sus instintos

de bestia en cautividad.

Por combatir la opresión y

alcanzar la libertad,

por imponer sus creencias,

sus dogmas a los demás…

Por tantas y tantas cosas

se aniquilan sin piedad,

que no es fácil comprender

su forma de ser y actuar.

Hombres del alma de hielo,

de frió acero y metal,

¿cuando depondréis las armas

y os dejareis de matar?

¿Cuando en vuestros corazones,

dominados por el mal,

el odio y la incomprensión,

daréis cobijo a la Paz?

¿Cuando abriréis vuestras mentes

a la luz del Mas Allá,

y tratareis de ser libres

por medio de la Verdad?

¿Cuando dejaréis de odiaros

y sabréis vivir en paz

con Dios y vosotros mismos,

con toda la Humanidad?

Cuando del Amor de Dios

al llamado respondáis,

y os esforcéis por amaros,

comprender y perdonar.

Cuando de la incomprensión,

el rencor y la impiedad,

hagáis frente a la embestida,

devolviendo bien por mal.

Con las armas en la mano

no se consigue la Paz,

el triunfo de la razón,

del hombre la libertad.

No es posible la concordia,

cambiar del mundo la faz,

porque el odio engendra odio

y al mal le responde el mal.

Solo el Bien es comprensivo

y sabe al mal disculpar,

y hacer a los hombres libres

por medio de la Verdad.

Por medio de la Virtud,

de la entrega a los demás;

del perdón y la concordia,

de la paz espiritual.

Al combatir la injusticia,

el rencor y la impiedad

con las armas del Amor,

devolviendo bien por mal.

JOSÉ MARTÍNEZ

Anteriores Artículos

CONSECUENCIAS MORALES

Siguientes Artículos

INVESTIGACIONES CIENTIFICAS

Sin Comentarios

Deja tu opinión