Página póetica

TRISTE REPETICIÓN

TRISTE REPETICIÓN
 
Ya de nuevo la guerra entre los hombres, 
ya de nuevo las armas en acción; 
ya de nuevo la sangre corre a raudales 
y el mundo se estremece de pavor.
 
Ya de nuevo el sadismo de los mortales 
se recrea en el crimen y la matanza, 
y se convierte en látigo de Atila 
para cuantos ansiamos la paz del alma.
 
Ya de nuevo la vida cede a la muerte 
los destinos del mundo, la dirección, 
y el dÍa se convierte en noche oscura 
para cuantos soñamos con el amor.

Para cuantos amamos la libertad 
y el derecho a ser libres de pensamiento, 
a que nada se imponga por la fuerza 
sino por la razón y el buen criterio.
 
Hoy sangran las heridas milenarias 
del odio y el rencor, de la impiedad, 
y los humanos se matan, se aniquilan, 
por el placer morboso de matar.
 
Porque no saben amarse 
comprender ni perdonar; 
porque se olvidan de dios, 
del alma y del Más Allá.
 
Por el dominio del mundo 
y la fuerza del poder; 
porque prefieren el mal 
a la práctica del bien.
 
Por tantas y tantas cosas 
se aniquilan sin piedad, 
que no es fácil comprender 
su forma de ser y actuar.
 
¿Dónde es que están los hombres del mañana, 
los héroes forjadores de la paz; 
los que hagan de la Tierra una mansión 
de amor y comprensión universal?
 
¿Dónde los adalides del progreso, 
los bienaventurados del Señor 
que sepan inmolarse por el Bien 
y el triunfo de la luz y la razón?
 
¿Dónde las almas buenas, generosas, 
dispuestas a servir, sufrir y amar, 
que sepan olvidarse de si mismas 
por el bien de los demás?
 
No saldrán de los campos de batalla, 
sino de la bondad del corazón; 
del respeto a la Vida y el progreso, 
de la fraternidad y el amor.
 
Del triunfo de la luz y la razón, 
del culto a la Verdad y la Justicia; 
del destierro del mal y la ignorancia, 
la superstición y la mentira.
 
De cuanto es noble y justo, meritorio, 
de cuanto eleva al hombre a las alturas 
y lo hace mensajero del amor, 
de la fraternidad pauta segura.
 
Cuando el Reino de los Cielos 
se haga posible en la Tierra 
y los hombres no se maten, 
se amen y se comprendan.
 
Mientras tanto la historia se repite 
y los hombres se matan sin piedad, 
no dejan más que ruinas a su paso 
y se olvidan del logro de la Paz.
 
 
JOSÉ MARTÍNEZ FERNÁNDEZ
Anteriores Artículos

COMPARTIENDO, APRENDIENDO, EJEMPLIFICANDO

Siguientes Artículos

LA LUZ QUE NOS GUIA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.